Logo de aviso informador Logo de circulo informador Logo de gente bien
Miércoles, 26 de Septiembre 2018
Alerta Amber sostiene que no hay un solo caso documentado de niños robados en lo que va de este año, pero sí muchos reportes falsos. EL INFORMADOR / A. Camacho
Jalisco

Ante rumores, aclaran: no hay denuncias por robo de infantes

El temor carece de sustento; la Fiscalía no tiene una sola carpeta de investigación por ese delito

El Informador

Primero Puebla. Después Hidalgo y la Ciudad de México. En las tres entidades se han registrado casos en los que pobladores lincharon y mataron a inocentes que fueron señalados como “robachicos”. En todos los casos, registrados el mes pasado, hay un elemento en común: desinformación masiva a través de redes sociales.  

Jalisco no se salva del fenómeno. Tres jóvenes fueron detenidos el pasado 30 de agosto en Casimiro Castillo por “robar niños”, acusados por una mujer que sólo los vio en una fotografía en internet. Sin embargo, cuando la Comisaría investigó, descubrió que los muchachos eran comerciantes.  

Son ejemplos del temor que generan las noticias falsas, o “fake news”, entre la población. Y carecen de sustento, pues en todo este año en Jalisco no ha habido un solo reporte de robo de infante ante la Fiscalía General del Estado, confirmó Francelia Hernández Cuevas, enlace de Alerta Amber en Jalisco.

“Hay un pánico tremendo entre la ciudadanía por el robo de los menores, que están siendo robados, desaparecidos, sustraídos… pero en realidad no hay carpetas de investigación que sustenten esos dichos. Ni siquiera reportes en Alerta Amber de robo de infantes como tal”.

A diferencia de una desaparición, con el delito de robo de infante existe evidencia de que hubo un responsable; alguien que se llevó al menor.

El robo como tal lo catalogamos cuando el reportante nos dice que el niño le fue arrebatado de los brazos, o que llegaron y se lo quitaron”.
Precisamente porque no hay un solo caso denunciado a las autoridades, Hernández consideró que los rumores y el temor no están justificados. “Totalmente no, esa información es falsa. No es verídica porque no está corroborada ni sustentada ni en carpetas de investigación ni en reportes; no hay denuncias”.

Y ni siquiera intentos, pues Francelia Hernández aseguró que, a diferencia de otros delitos, es muy difícil que un robo de infante no se reporte. “En esas cuestiones son reportes de inmediato por la situación. Todos dicen que conocen de esos asuntos, que en tal escuela se robaron un niño y demás, pero nadie nos ha dicho ‘a mí me tocó verlo’, ‘yo vi que se lo robaron’, son como de oídas”.

David Coronado, jefe del Laboratorio de Estudios sobre Violencia del Centro Universitario de Ciencias Sociales y Humanidades (CUCSH), explicó que en el contexto actual de multimedia y redes sociales las noticias falsas también estructuran la realidad de la población.
“Esa noticia falsa lo que hace es crear una tensión de miedo constante a todo lo que nos rodea; es una relación de desconfianza absoluta”.

En el caso de los tres jóvenes de Casimiro Castillo, las noticias falsas derivaron sólo en su detención; sin embargo, puede haber consecuencias peores, como agresiones o incluso linchamientos. Eso ocurrió a finales de agosto en Puebla… y hace algunos meses en Guadalajara.

Ante esto, la Fiscalía lleva a cabo pláticas con grupos en planteles escolares y ha difundido comunicados para desmentir los presuntos robos de infantes. 

Sólo cinco casos desde 2016

En 2016, Alerta Amber registró los primeros casos de robos de menores en Jalisco. Desde entonces suman cinco hechos, y ninguno en lo que va de 2018.  

En 2016 fue Paty, una niña de cuatro años de Puente Viejo, Tonalá, quien regresó con sus papás e incluso las autoridades detuvieron a cuatro personas. La otra víctima fue en Tepatitlán, una niña de ocho años que fue localizada sin vida.

El año pasado fueron tres robos. El primero de ellos, Joel Eleazar, de dos años, quien fue recuperado seis días después. El segundo caso fue el de Andrés, robado en la Plaza de los Mariachis y localizado con vida. El último caso fue el de Paloma, una niña de año y medio de Lagos de Moreno que aún no es localizada, pero que, de acuerdo a la investigación, se presume que es un familiar quien la tiene.

En cambio, extravíos sí se registran muchos casos. Sólo el fin de semana pasado se recibieron tres reportes de desaparición de niños de 10 a 12 años: uno se había ido con la abuela porque lo regañaron; otro se escapó con su papá y al tercero lo hallaron en otra colonia porque le gusta caminar en la calle.

En el último mes hubo un despunte en los casos de linchamientos causados por difusión de noticias falsas en redes. Las autoridades han advertido sobre esta clase de contenido. ARCHIVO /AFP

Aumentan reportes falsos en Alerta Amber

Por las noticias falsas de robo de menores, en las últimas semanas ha habido un ligero repunte en los reportes que ha recibido Alerta Amber por niños desaparecidos. Aunque no por robos como tal, sino principalmente porque los padres de familia se alteran cuando sus hijos no llegan de las escuelas, expuso Francelia Hernández Cuevas, enlace de Alerta Amber en la Entidad.

“Las mamás, sobre todo, cuando no llega el niño de la escuela, pero no tan pequeño, más que nada de secundaria. Los quieren reportar a los adolescentes porque no llegan a la hora que comúnmente lo hacen”. Estima que hay dos o tres más reportes por día, “por lo mismo: traen mucho pánico por estos rumores que hay en las redes sociales”.

“Hay un pánico tremendo entre la ciudadanía por el robo de los menores, que están siendo robados, desaparecidos, sustraídos… pero en realidad no hay carpetas de investigación que sustenten esos dichos. Ni siquiera reportes en Alerta Amber de robo de infantes como tal”.

El que haya rumores, aclaró, no significa que los padres dejen de reportar si ven una situación anómala; al contrario.
Por protocolo, cuando reciben llamadas de ese tipo toman los datos del menor y envían una patrulla. “En cuanto llega el menor, el padre nos hace del conocimiento para cerrar el reporte. Son registros que se abren y cierran de inmediato”.

Tras el arranque de Alerta Amber, en 2014, se registraron cuatro mil reportes, cifra que ha descendido en los últimos dos años en parte por la socialización entre la población para el buen uso de la herramienta. 

Ausencia de autoridad y marginación, la causa

La ausencia de autoridad entre los estratos sociales más bajos constituye el caldo de cultivo de noticias falsas, y el temor que éstas provocan genera agresividad incluso contra personas inocentes. “Es una consecuencia ante el Estado, que no hace nada, que no conduce a ningún lado, que es ausente en las partes donde viven las clases medias hacia abajo”.

Manifestaciones sociales como los linchamientos, dijo, se dan justamente en zonas donde la acción estatal no llega, está ausente o simplemente llega con retraso. “Un linchamiento siempre se da en grupos sociales pobres, marginales, que no son atendidos institucionalmente, en niveles de educación bajos, siempre tiene este contexto”.

Y aunque generalmente no constituyen una relación de causa y efecto, estos eventos guardan un cierto vínculo con las noticias falsas. “Cuando vas a alguna de las colonias periféricas eres un extraño, y entonces esas noticias marcan ciertas tendencias en las reacciones de las personas”.

Lo que hace la gente ante la ausencia de justicia, argumentó, es hacerse cargo de la justicia misma, lo que se conoce como “paralegalidad”, situación que implica acciones paralelas ejecutadas por los mismos ciudadanos.  

CLAVES

Charlas para evitar rumores

  • Diálogos Para evitar la difusión de noticias falsas y pánico entre la ciudadanía, Alerta Amber comenzó a acudir a colonias para dar pláticas, por lo que comenzarán a programar una agenda.
  • Escuelas Las pláticas de sensibilización, que comenzaron el 7 de septiembre, también se darán en las escuelas para difundir medidas preventivas entre los alumnos, y así informar sobre los riesgos a los que se exponen en las redes sociales.
  • Número La meta es desmentir los rumores a través de esa campaña y con apoyo de los medios de comunicación, para que la gente corrobore primero la información antes de compartirla. El teléfono para solicitar charlas en colonias o en escuelas es el 3030 4949.

Por falso señalamiento, lo linchan en Guadalajara 

La tarde del pasado 24 de abril, Juan Antonio Ramos, de 59 años, salió de su casa, ubicada en la Colonia Oblatos. Iba por comida para la familia en su día libre, recordó Carlos, uno de sus cuatro hijos. “Iba a San Onofre porque le gustaban mucho las carnitas; de ahí se iba a regresar a la casa. Él trabajaba como guardia de seguridad”.

Sin embargo, ya no volvió. En algún punto del trayecto fue golpeado por personas que lo señalaron como “robachicos” por alguna causa.

“Decían que se quería robar a un ‘dizque niño’, porque ya después nos enteramos que era un muchacho de 16 años”.

Cuando Juan Antonio era encarado, una unidad de la Policía de Guadalajara pasó y los oficiales detuvieron su paso para ver qué sucedía.

“Según eso vieron que todo estaba bien y lo dejaron ahí, pero cuando se fueron una señora de una estética comenzó a gritar que lo agarraran. Ahí es cuando pasó todo”.

Lavacoches, apartalugares y vecinos de San Onofre comenzaron a agredirlo. Se unieron más personas y entre todos lo golpearon hasta que la patrulla regresó. Los agresores incluso le tomaron fotografías y las publicaron en redes sociales.

Los oficiales resguardaron a Juan Antonio y solicitaron una ambulancia, la cual lo llevó a la Cruz Verde. Alguien le informó a su mujer lo que ocurrió y ella fue a su encuentro. Por los traumatismos que le provocaron, fue trasladado a la torre de especialidades del Instituto Mexicano del Seguro Social (IMSS).  

En el área de traumatología, detectaron fracturas en nariz y en tres de sus costillas. También le rompieron todos los dientes. Se le programó una cirugía en 10 días, pero durante ese tiempo la fractura en el tórax comenzó a perforar uno de sus pulmones.

“Le drenaron sangre pero no fue suficiente. Dijeron que era mejor hacerle una traqueotomía y cuatro días después le dio un paro cardiorrespiratorio. Murió el 17 de mayo a las dos y media de la mañana”.

La familia de Juan Antonio interpuso una denuncia ante la Fiscalía del Estado por el delito de homicidio doloso, pero no les han mostrado avances en las investigaciones. “Muchos compartieron la publicación, pero después se dieron cuenta de que mi familia había denunciado y todos borraron la información”