Martes, 04 de Agosto 2020
null
Economía

Ante fallas, desairan aplicación de Banxico para pagos en línea

La meta de usuarios del CoDi para su primer año de operación se fijó en 18 millones, pero a seis meses de su lanzamiento sólo hay 27 mil 095 cuentas activas

El Informador

En septiembre pasado, el Banco de México (Banxico) lanzó la plataforma de Cobros Digitales (CoDi) con tres propósitos: hacer operaciones en segundos de forma segura, disminuir el uso del efectivo y reducir la corrupción en la compra o venta de bienes, así como en el pago de servicios mediante teléfonos móviles.

Mientras se fijó una meta de hasta 18 millones de usuarios potenciales en el primer año de operaciones, solamente hay 27 mil 095 cuentas activas al corte del primer semestre de 2020 (estas validaciones son en las cuentas que pueden generar un mensaje de cobro).

Ante la pandemia del nuevo coronavirus y las restricciones en las actividades no esenciales, es una herramienta valiosa para evitar los pagos o cobros de forma presencial, pero los usuarios reportan diversas fallas que desincentivan el uso de la aplicación. 

Por ejemplo: hay errores continuos en el registro y en la disponibilidad de la plataforma. Y en algunos momentos del día es imposible realizar las transferencias hacia ciertos bancos. 

“Es un sistema que falla en dos de cada cinco veces que lo quieres utilizar”, lamenta el usuario David Herrera.

También se cuestiona que los desarrolladores no hicieron la tarea completa, al omitir pasos y pruebas exhaustivas antes de lanzar la plataforma al mercado.

El Banco de México señala que la transacción máxima que se puede hacer a través de este sistema es de ocho mil pesos, y que participan más de 30 instituciones financieras. Por eso, usuarios llaman a mejorar la aplicación para incrementar las transacciones electrónicas y la inclusión financiera en el país.

A través de CoDi se han realizado 178 mil 068 pagos y 152 mil 223 cobros. INSTAGRAM//banco_de_mexico

Reportan beneficios y desperfectos

La plataforma de CoDi tiene una puntuación de 2.9 (en una escala de 0 a 5) en la calificación de aplicaciones para teléfonos inteligentes.

En sus 374 reseñas los usuarios detallan beneficios y desperfectos al usar el sistema.

Entre las positivas, resalta el comentario de Luis Balderas, quien considera que la aplicación cumple con el objetivo de fomentar la inclusión financiera. “Es fácil de usar, sólo es cuestión de leer un poco y mejorar el diseño”.

Por su parte, Dalia Huerta comenta que “es muy útil” para cobrar a cualquier persona, principalmente en los negocios. “Y con la pandemia sirve para que no tengas contacto con el efectivo… y el dinero se refleja en el momento en tu cuenta”.

José Luis Ortega indica que le funcionó bien, pero como sugerencia se podría añadir la opción de tener colaboradores para que los empleados pudieran cobrar también.

Otra deficiencia es que la aplicación solamente funciona para el cobro. Al respecto, Daniel Martínez expresa que si se agregara la posibilidad de pago, los usuarios no tendrán que abrir otras aplicaciones para pagar, ya que es tardado. “Aún faltan mejoras para que sea perfecta y fácil de usar, o que se pueda vincular con las cajas de cobros. Tiene una fácil manipulación del dinero electrónico”.

Por otro lado, los principales señalamientos en contra son en función de los errores en el registro y en la disponibilidad. Por ejemplo, David Herrera remarca que “en algunos momentos del día es imposible realizar transferencias hacia ciertos bancos... no es lo suficientemente confiable para sustituir a otros medios de pago. Si de verdad se quiere hacer masivo su uso debe ponerse especial atención a su disponibilidad. Es un sistema que falla en dos de cada cinco veces que lo quieres utilizar”.

Pablo Cortés agrega que no han resuelto los errores en la instalación ni para completar los registros. “Se escucha atractiva y es muy buena iniciativa, pero los desarrolladores no hicieron completa la tarea: omitieron pasos y pruebas exhaustivas antes de lanzar la plataforma al mercado. Ahora los que pagamos somos los usuarios que confiamos en esta herramienta, la cual deja mucho que desear”. La institución contesta que todos los que presenten problemas pueden comunicarse al 800-POR-CODI o al correo codi@banxico.org.mx. Se puede usar la herramienta desde 33 instituciones financieras.

Paso a paso

  • Ingrese a la aplicación de su institución financiera y localice la sección de CoDi. Siga los pasos y consiga el enrolamiento. Pida a la persona o comercio que le genere un código QR y seleccione la opción de pagar con CoDi.
  • Debe acercar su teléfono y escanear el código QR. Verifique que los datos de la operación sean correctos.
  • Dependiendo de su institución financiera, podrá solicitar nip o huella. Ambos recibirán una notificación confirmando la transferencia. 

Beneficios

  • Para quien realiza el pago, permite que las transacciones sean simples e inmediatas, sin costo, en una infraestructura con altos estándares de seguridad.
  • Para quien recibe el pago, permite la liquidación de los pagos en tiempo real, evitando tiempos de espera de entre 24 y 48 horas para recibir el dinero en sus cuentas bancarias.
  • Las transacciones no tienen un costo.
  • Reducen los costos respecto al traslado del efectivo.

Datos personales

  • El Banco de México es responsable de la protección y el tratamiento de los datos personales que recabe.
  • Dichos datos podrán ser utilizados para ejecutar y dar seguimiento al buen comportamiento y funcionamiento del sistema, como proporcionar asesoría y soporte a los usuarios.
  • También debe concertar, ejecutar y dar seguimiento a las solicitudes de cobro de los usuarios. Y  permitir que los participantes envíen y reciban las transferencias de los fondos a nombre y por cuenta propia o de sus clientes, entre otras responsabilidades.

¿Cómo funciona CoDi?

Operación

  • Debe usar la tecnología de los códigos QR y NFC para facilitar que tanto comercios como usuarios puedan realizar transacciones sin dinero en efectivo.
  • La tecnología QR (de respuesta rápida, por sus siglas en inglés) consiste en un código de barras (como los que aparecen en los artículos del supermercado), cuyos datos están guardados dentro de un cuadrado, mismo que permite almacenar una gran cantidad de información para después ser leída y mostrada desde una aplicación (conocida como “app”) en un teléfono celular. Este código puede estar estático en un establecimiento o se puede generar en cada transacción.

Cobro

  • Se puede realizar desde una cuenta con alguna institución financiera y una aplicación para generar mensajes de cobro. Puede ser proporcionada en su institución bancaria o puede utilizar CoDi para este propósito. Recomiendan que se acerque con la institución financiera con la que tiene su cuenta para conocer algún requerimiento adicional. El cobrador que recibirá el dinero por el monto, por el bien o servicio, genera un mensaje a través de su dispositivo móvil.

Pago

  • Se requiere un dispositivo móvil con acceso a internet y una cuenta con alguna institución financiera. Previamente, la persona que recibirá el dinero, es decir, el cobrador, es quien inicia la operación generando un mensaje de cobro. Por su parte, el pagador recibe y acepta el mensaje del cobro generado. Lo que se traduce en una transferencia electrónica, interbancaria o del mismo banco.
  • La tecnología NFC (comunicación de campo cercano) se basa en la transmisión de datos e información, con el sólo hecho de aproximar dos dispositivos móviles entre sí.
  • Una vez que se completa la transferencia, CoDi notifica al instante, tanto al cobrador como al pagador, la confirmación del pago.
Usuarios reconocen que CoDi es una buena herramienta para evitar los pagos directos en las instituciones financieras, pero lamentan que sólo sirve en algunos celulares. Presenta fallas en la disponibilidad y los procesos. EL INFORMADOR/G. Gallo

A la baja, usuarios de aplicación de Banxico para pagos en línea

Hace 10 meses, el Banco de México (Banxico) lanzó la aplicación CoDi, con el objetivo de que los mexicanos realizaran todos sus pagos y cobros por medio de las transferencias electrónicas de forma rápida, segura y eficiente, a través de los teléfonos móviles.

Aunque el Banxico estimó que en este año tendría 18 millones de usuarios, en los primeros siete meses de 2020 solamente estaban 27 mil 095 cuentas activas,  según  las estadísticas de la institución. Estas  validaciones  hacen referencia a las cuentas que pueden generar un mensaje de cobro.

Los datos reflejan una caída, ya que a mediados de junio se tuvieron hasta 29 mil 090 cuentas activas. Al respecto, el Banco de México informa que, a partir del 8 de junio, se modificaron las cifras para considerar únicamente las cuentas autorizadas que se encuentren asociadas a un dispositivo enrolado. Lo anterior, con el objetivo de eliminar las cuentas que no se encuentran en uso.

Desde que comenzó operaciones, en esta plataforma electrónica se han realizado 178 mil 068 pagos y 152 mil 223 cobros.

Uno de los principales beneficios de CoDi es que las transacciones no tienen costo y, además, tienen un mayor nivel de seguridad. 

“Se espera que el segmento de la población que no puede hacer pagos a través del Spei (Sistema de pagos electrónicos interbancarios), pero cuenta con un teléfono móvil,  pueda hacer estos pagos electrónicos y tenga acceso al sistema financiero del país”, destaca el Banxico.

El problema es que algunos usuarios comentan que la herramienta no sirve para cualquier celular. También  que tiene fallas en la  disponibilidad y los procesos. Incluso, decidieron desinstalarla tras tener inconvenientes para completar el registro.

Por ejemplo, Diego García detalla que el 19 de junio de 2020 llenó sus datos de forma correcta y, posteriormente, le pidieron un código que le llegaría a su dispositivo móvil, pero la clave nunca se le remitió, por lo que no pudo usar la herramienta.

Destacan inclusión financiera

El análisis “Servicios financieros digitales, inclusión financiera y reducción de la pobreza en México”, publicado en junio por el Banco de México (Banxico), indica que CoDi dará la posibilidad de hacer pagos digitales de teléfono a teléfono, o de teléfono a un QR en cualquier miscelánea y tortillería, entre otros negocios, sin requerir que una institución financiera tenga presencia física en esa localidad. “Este tipo de herramientas permitiría cambiar de una economía que, sobre todo en lugares remotos, opera fundamentalmente con efectivo, a una economía que funcione mediante los medios digitales”, se remarcó por parte de la autoridad.

De acuerdo con el documento, entre los beneficiarios inmediatos de este tipo de innovaciones se encuentran los clientes del Banco del Bienestar. Asimismo, estas tecnologías permitirán reducir los elevados costos, incluso se podrán reducir los riesgos de llevar a cabo la dispersión de recursos en la operación de esta institución.

En este sentido, los servicios financieros digitales tienen el potencial de aumentar el uso de los productos financieros formales entre la población de México, sobre todo aquella que habita en zonas aisladas. 

“La inclusión financiera puede contribuir a la reducción de la pobreza y a la equidad de género, ya que puede ayudar a las personas a incrementar  los distintos tipos de capitales (financiero, físico, natural y humano) como una variable de los servicios financieros digitales”. 

Se indica que la población reducida en zonas rurales dificulta la instalación de sucursales de intermediarios financieros bancarios y no bancarios, lo cual limita el acceso a los servicios. Por eso una alternativa para aumentar la inclusión financiera en este tipo de localidades es impulsar los servicios digitales. “Mediante un uso adecuado de instrumentos financieros formales, como las cuentas de ahorro, los créditos o los seguros, las personas en condiciones de pobreza podrían tener más alternativas”.

Los fraudes están en aumento en México, por lo que expertos recomiendan incrementar las medidas de seguridad para evitar afectaciones. EL INFORMADOR/E. Barrera

TELÓN DE FONDO

Los fraudes financieros ascienden a 51.6 millones cada día en México

El año pasado, en México se reportaron fraudes financieros que representaron pérdidas por 51.6 millones de pesos al día. En Jalisco se documentaron mermas por 4.3 millones de pesos diarios, lo que significó un incremento comparado con los 3.2 millones de pesos registrados en 2018.

Por monto económico, la principal causa es por consumos no reconocidos, continuándole los pagos por la vía de internet y las transferencias electrónicas.

Los fraudes están en aumento en México, por lo que expertos recomiendan incrementar las medidas de seguridad para evitar afectaciones. Como ejemplo, se recomienda a los usuarios estar pendientes de sus saldos y reportar las anomalías en el número que viene en la parte trasera de la tarjeta.

En caso de detectar una minusvalía, se debe reportar inmediatamente al número que viene en la parte de atrás de la tarjeta. Si es por una tarjeta de crédito se requiere hacer el procedimiento de reclamación. 

Por cada investigación se da una clave. Y el banco tendrá que informar, en un máximo de 96 horas, cuál fue el consumo y si fue una situación fraudulenta.

La diferencia entre el consumo y el cargo es que el primero es cuando se compra un producto en una tienda y no se reconoce. Mientras que el cargo es cuando cobran una comisión inexistente o hacen efectiva una mensualidad.

Otro consejo es que cuando los usuarios utilicen los cajeros automáticos vigilen que no existan personas que alcancen a ver la contraseña o los movimientos que realizan, además de cambiar las contraseñas periódicamente, sin que se elijan números consecutivos o que tengan relación con la fecha de nacimiento.

Sigue: #DebateInformador

¿Confía en los pagos o cobros mediante las transferencias electrónicas?

Participa en Twitter en el debate del día @informador