Logo de aviso informador Logo de circulo informador Logo de gente bien
Jueves, 20 de Septiembre 2018
null
Economía

Alza en salario mínimo no incide en mejores sueldos para jóvenes

Expertos coinciden en que este sector poblacional anteriormente se quejaba de la falta de empleo; hoy su molestia es por los bajos salarios

El Informador

Aunque autoridades presumen el incremento del salario mínimo, la precariedad laboral que viven los jóvenes en Jalisco se refleja, entre otras cosas, en sus ingresos. De acuerdo con el Informe del Observatorio de Salarios 2018, de la Universidad Iberoamericana en Puebla, el salario promedio de este sector de la población bajó casi un 9% en los últimos 12 años.

En 2005, el salario mínimo se ubicaba en 48 pesos y, el año pasado, subió a 88.36. Sin embargo, mientras en 2005 el salario promedio de un jalisciense era de tres mil 960 pesos mensuales, en 2017 bajó a tres mil 620 pesos. Esta disminución también se refleja a nivel nacional, ya que Jalisco cayó del décimo al undécimo lugar como Estado que mejor remunera a sus jóvenes.

Para Daniel de Loera, maestro en finanzas por el Centro Universitario de Ciencias Económico-Administrativas (CUCEA) de la Universidad de Guadalajara, esta circunstancia se debe al incremento de precios de los satisfactores fundamentales para tener un nivel adecuado de vida. “La circunstancia del poder adquisitivo del salario, es decir, qué tanto ha aumentado o perdido su poder de compra un peso considerando la inflación y la canasta básica contrastando periodos de tiempo, ha afectado al salario de los jóvenes”.

Este panorama lleva a un fenómeno reciente de jóvenes con escolaridad que ganan cada vez menos, cuando anteriormente se consideraba el estudio de una licenciatura como la puerta de acceso a un trabajo bien remunerado, consideró Luis Ignacio Román Morales, economista del Instituto Tecnológico de Estudios Superiores de Occidente (ITESO). “Los jóvenes de hoy están más escolarizados que antes, pero hay una pérdida del poder adquisitivo en los trabajadores con mayores niveles educativos. Si estamos diciendo que la solución fundamental de la pobreza es a través de una mayor educación, ¿qué pasa cuando tenemos un país más escolarizado,  pero cada vez se gana menos? Es una gran paradoja”.

Otras visiones consideran que existe un crecimiento de jóvenes profesionistas graduados de universidades, lo cual no empata con la oferta laboral que hay en Jalisco, provocando que muchos compitan por un mismo puesto de trabajo y, por lo tanto, las empresas reducen su oferta salarial.

Ramón Morales, titular del Instituto Jalisciense de la Juventud, reconoce la precariedad laboral en los jóvenes, quienes demandan cada vez más ingresos. “Se tenían que generar empleos en Jalisco y se está logrando. Antes los jóvenes se quejaban de la falta de oportunidades y empleo, pero hoy se quejan de que los empleos no están bien pagados”.

Los bajos salarios son un reclamo constante de los jóvenes, sobre todo después de terminar una licenciatura. EL INFORMADOR/Archivo

Proponen educación dual y trabajo formal 

Apostar a la educación dual, convencer a los jóvenes de trabajar en la formalidad y una política de empleos que sean ejecutivos y no sólo operativos, son algunas de las propuestas en las que coinciden expertos y funcionarios locales para elevar el ingreso salarial de los millennials jaliscienses.

Luis Ignacio Román, profesor del ITESO,  lamenta la  creciente devaluación del empleo, que afecta no sólo a los jóvenes sino a las personas de más edad. “Tenemos una bronca en la que hay menores posibilidades para la gente de mayor edad, porque su trabajo es fácilmente sustituible por jóvenes que están dispuestos a hacer el mismo trabajo por ingresos menores”.

Para lograr que los jóvenes accedan a empleos bien pagados sin que se depaupere el resto del mercado laboral, precisa, se debe avanzar de una economía atractiva por sus bajos salarios hacia una política de desarrollo tecnológico con generación de empleos directos e indirectos basados en la ejecución y no en la simple operación.

“No estamos necesitando gente que esté pensando en cómo mejorar las cosas, sino en gente que reproduzca paquetes de tecnología y de formas de organización importadas de las corporaciones, lo cual puede ser terriblemente frustrante, porque son trabajos por debajo de las capacidades intelectuales de los jóvenes”.

Según el Instituto Jalisciense de la Juventud, cada vez hay más jóvenes que ven en el emprendimiento una alternativa para mejorar su salario, de allí las iniciativas como la Casa del Emprendedor Jalisco, que fue  inaugurada  en  febrero de 2018, en conjunto con el Instituto Mexicano de la Juventud (Imjuve).

“Pensábamos que sólo los jóvenes estudiantes o emprendedores iban a ir, pero también van jóvenes que sienten que su trabajo no ha sido bien remunerado, y tienen el sueño o la ilusión de tener un negocio, y por lo general van después de sus horarios laborales”, explica Ramón Morales, director del Instituto Jalisciense.

Otra alternativa es la educación dual, que el organismo trabaja en conjunto con la Secretaría de Innovación, Ciencia y Tecnología. “Nos dimos cuenta que en regiones de Europa, como Alemania, la precarización se redujo cuando los jóvenes empezaron a asistir 50% del tiempo a las aulas y el 50% a la empresa”, acentúa Morales, quien añade que los jóvenes deben hacer conciencia de que pueden tener una mejor estabilidad económica en un trabajo formal.

Para Martín Deloya, académico del Tecnológico de Monterrey, eventos como la renegociación del Tratado de Libre Comercio y las elecciones han inhibido la mejora de salarios para los jóvenes. “Estamos en una época donde el empresario ha detenido las inversiones y contrataciones, y no colabora para que salgamos adelante”. Respecto a las promesas de candidatos a diversos cargos públicos para mejorar las prestaciones de los trabajadores, sentencia que deben ser realistas y sin comprometer el presupuesto público. “No tenemos el presupuesto necesario y el Gobierno no es el que va a emplear, sino las empresas, y se deben dar las condiciones para que se forme el empleo”.

¿Qué es la educación dual?
La educación dual plantea la formación en la empresa y en la escuela de las y los estudiantes del bachillerato tecnológico, profesional técnico o profesional técnico bachiller.
Por ejemplo, a partir del tercer semestre el estudiante se incorpora a una empresa de acuerdo con un plan de formación individualizado, alternando el aprendizaje en el aula y el lugar de trabajo durante un mínimo de uno y dos años, de acuerdo con el tipo de carrera.
El estudiante desarrolla en la empresa actividades o tareas que corresponden al giro de la misma. Así, existe aplicación casi inmediata del principio “aprender haciendo” en el ambiente real de la profesión.
Mientras en 2005 el salario promedio de un jalisciense era de tres mil 960 pesos mensuales, en 2017 bajó a tres mil 620 pesos. EL INFORMADOR/Archivo

Seis de cada 10 ganan menos de 8 mil pesos al mes

A pesar del crecimiento del número de empleos anunciado por el Instituto Mexicano del Seguro Social (IMSS), 6 de cada 10 jóvenes de entre los 20 y 29 años ganan tres salarios mínimos o menos al día, según la reciente Encuesta Nacional de Ocupación y Empleo (ENOE) del Instituto Nacional de Estadística, Geografía e Informática (INEGI).

Esto significa que 571 mil jaliscienses de la generación de los millennials (entre los 20 y 29 años de edad), de un total de 935 mil 915 personas en ese sector demográfico, ganan siete mil 950 pesos o menos cada mes, según los datos actualizados al primer trimestre del 2018.

De acuerdo con Ramón Morales, director del Instituto Jalisciense de la Juventud (IJJ), esta precarización del empleo también se debe a la insuficiente cantidad de espacios de trabajo que ofertan las empresas, las cuales piden gente experimentada. “Cada vez hay más empleo, se necesita más mano de obra capacitada, y a la juventud donde más le pega es porque no cuenta con experiencia o la oportunidad de haber tenido un trabajo. Esto se da más con los jóvenes que tienen una carrera, pero afuera no encuentran espacios a medida de lo que estudiaron, al no contar con la experiencia requerida”.

Daniel de Loera, de la Universidad de Guadalajara, indica que “hay una mayor cantidad de jóvenes que logran estudiar una profesión y salir de una universidad. Esa circunstancia (hasta hace unos años) todavía era un factor de cierta seguridad social y laboral. Pero no hay retención o les pagan menos que antes. El problema es que los satisfactores fundamentales necesarios para tener un nivel y calidad de vida adecuados se han visto disminuidos”.

Para De Loera, el joven es vulnerable a que infravaloren su trabajo y le puedan pagar menos. “El muchacho se demerita y acepta puestos que anteriormente eran considerados como operativos y no como ejecutivos, y en consecuencia el muchacho está dispuesto a aceptar un ingreso menor que el de un profesionista bien preparado y cumpliendo las circunstancias de contratación”.

Población ocupada
Jalisco tiene en su totalidad dos millones 143 mil 789 jóvenes entre los 15 y 29 años, de los cuales el 55% se ubican entre la población ocupada. De los 87 mil 700 desocupados que tiene Jalisco, el 58% son del rango de edad antes mencionado.
“Si el país crece poco, no hay capacidad para generar más empleos, y los jóvenes cada vez más escolarizados tienen que aceptar trabajos cada día más mal pagados, es un problema de orden social, no de las capacidades individuales de los muchachos”, critica Luis Ignacio Román Morales, académico del ITESO.

Sin seguridad social

Dos de cada tres trabajadores jóvenes entre 15 y 29 años en México, es decir, el 66% de la población ocupada de este rango de edad, no cuentan con seguridad social, a pesar de recibir un salario por su trabajo, de acuerdo con el reporte del Observatorio de Salarios 2018 de la Universidad Iberoamericana.

Esto ratifica que los jóvenes en México son el sector más vulnerable a tener un trabajo precario. En comparación con el total de la población ocupada en México, de los cuales el 58% no tiene seguridad social, en los jóvenes de 15 a 29 años de edad el porcentaje se incrementa un 8 por ciento.

Respecto a las prestaciones laborales, la mitad de la población asalariada joven (alrededor de 6.7 millones de personas) no tiene acceso a éstas. Esto significa que el 50.6% de la juventud no recibe vacaciones, aguinaldo, Infonavit y otras prestaciones de ley, aunque en muchos casos laboren en empresas formales.

Igualmente, apenas un 45% de los jóvenes subordinados o que tienen un patrón que les paga un salario tienen acceso a instituciones de salud o seguridad médica, contra un 53% de la población ocupada en general.

En referencia a los tipos de contrato, 6 de cada 10 mexicanos de 15 a 29 años de edad trabajan sin haberlo firmado.

El Observatorio de Salarios de la Universidad Iberoamericana reporta que los jóvenes trabajan principalmente en la industria manufacturera (20.4%), el comercio (18.9%), la agricultura y ganadería (11.9%) y la construcción (8.8%).

El sector económico que más paga salarios equivalentes al mínimo (88.36 pesos diarios) es el de la agricultura, ganadería, silvicultura, caza y pesca. La industria manufacturera es la que más sueldos entre 1 y 3 salarios mínimos otorga a sus empleados.

TELÓN DE FONDO

La expectativa para los recién egresados

De acuerdo con el Observatorio Laboral, perteneciente al Servicio Nacional del Empleo (SNE), los jaliscienses profesionistas recién egresados que tienen edades entre 20 y 26 años ganan en promedio 8 mil 161 pesos.

“Por un lado, los que acaban de egresar son contratados, pero en condiciones precarias, con salario bajo, subcontratación, o la simulación a través de un contrato y prestación de servicios bajo tiempo indefinido”, señaló el coordinador del Centro de Reflexión y Acción Laboral, Miguel Ángel Álvarez. “Por otro lado, en el mismo puesto, un profesionista de 45 o 50 años es despedido por ganar por encima de 20 mil o 25 mil pesos, porque para la empresa no es rentable”.

El sueldo que recibe un profesionista de recién comienzo en el mercado laboral, representa un 25.6% menos que el recibido por un profesionista de mayor experiencia. Además, en apenas cinco de las 21 carreras profesionales en las que el Observatorio Laboral tiene mediciones salariales en Jalisco, los jóvenes ganan sueldos por arriba de los 10 mil pesos mensuales.

Algunos casos de empleos mal pagados son los siguientes: una joven profesora de nivel preescolar gana cinco mil 392 pesos al mes; es decir, apenas dos salarios mínimos diarios, o un novel ingeniero en electrónica recibe sólo seis mil 231 pesos.

Cada vez hay más jóvenes que ven en el emprendimiento una alternativa para mejorar su salario. EL INFORMADOR/Archivo
GUÍA
Los millennials y el mercado laboral
La generación millennials suele asumir su responsabilidad en la toma de decisiones, innovan y toman riesgos, y son capaces de relacionarse con sus empleadores. Éstas son algunas de las conclusiones a las que llegó el Observatorio Laboral del Servicio Nacional de Empleo (SNE) al analizar a los millennials y su relación con el mercado de trabajo.
Una infografía del organismo considera que son mitos el considerar que los millennials son flojos, impacientes o desinteresados por el trabajo. Además, para el joven actual no sólo es importante ganar un buen salario, sino lograr crecimiento profesional, un equilibrio entre trabajo y vida social, e impacto en la sociedad.
Suelen pedir oportunidades para contribuir en la empresa, expresar sus opiniones con libertad, aceptar el fracaso como experiencia de aprendizaje y flexibilidad de horarios. Además, solicita que las empresas tengan vocación para cuidar el medio ambiente, conciencia de los problemas sociales y que promuevan la generación de empleos.

Apuestan a las tecnologías y el medio ambiente

Las carreras enfocadas a las nuevas tecnologías, al cuidado del medio ambiente y el desarrollo sustentable son las que requerirán mayor número de profesionistas calificados en los próximos años, según el Observatorio Laboral.

Algunos con grandes oportunidades de trabajo son los ecologistas de datos, los especialistas en el cambio climático o en ingeniería ambiental, así como los gerentes en sostenibilidad.

Otros trabajos del futuro en temas de desarrollo sustentable son los geomicrobiólogos, los ingenieros del agua, los técnicos en eficiencia energética y los productores de alimentos orgánicos.

En nuevas tecnologías, las empresas requerirán ingenieros en sistemas digitales, robótica y producción musical digital; mientras que en el campo médico, las nuevas profesiones con promisorios salarios son los nanomédicos, bioinformáticos o los consejeros médicos genetistas.

Sigue: #DebateInformador

¿Qué opina de la generación de empleo en Jalisco y los sueldos para los jóvenes?

Participa en Twitter en el debate del día @informador