Logo de aviso informador Logo de circulo informador Logo de gente bien
Domingo, 18 de Agosto 2019
null
Jalisco

Además de El Zapotillo, Alfaro pide recursos para el SIAPA y El Ahogado

En el encuentro con el Presidente López Obrador, el Gobernador jalisciense solicitó mil 300 millones de pesos para mejorar el Sistema Intermunicipal de Agua Potable y Alcantarillado

El Informador

No sólo es la presa El Zapotillo. Hasta el Sistema Intermunicipal de Agua Potable y Alcantarillado (SIAPA) y la macroplanta de tratamiento de aguas residuales de El Ahogado requieren inversión adicional para completar la estrategia de abasto en la metrópoli.

Y esa petición se le hizo al Presidente Andrés Manuel López Obrador (AMLO) en la reunión que se celebró el lunes en Palacio Nacional con los gobernadores de Jalisco y Guanajuato, Enrique Alfaro y Diego Sinhue Rodríguez.

Los mandatarios estatales llevaron un listado de propuestas para dar cierre al proyecto El Zapotillo, localizado en Cañadas de Obregón. Éstas son adicionales a la construcción del acueducto (con sus ramales para los 14 municipios de Los Altos de Jalisco), la presa derivadora El Purgatorio y solventar las afectaciones e indemnización para los perjudicados por el embalse.

De acuerdo con el documento que se expuso en el encuentro, titulado “Acuerdos entre Jalisco y Guanajuato sobre la distribución de volúmenes”, que también firmó la Comisión Nacional del Agua (Conagua), se solicitan siete mil 300 millones de pesos para el “programa de mejora integral para la reducción de pérdidas de agua para el organismo de servicio municipal (SIAPA)”.

Según los cálculos estimados de la autoridad estatal (se precisa que no hay proyecto ejecutivo aún), esa inyección de fondos al organismo operador metropolitano beneficiaría a 864 mil habitantes de la ciudad. Y a ellos se sumarían otros 900 mil favorecidos con los mil 600 millones de pesos que, se calcula, necesita El Ahogado.

Este último monto sería para adaptar la macroplanta, inaugurada en 2012 por Felipe Calderón, a fin de que el agua que ésta trate pueda ser reutilizada. Ambas entidades calculan que el proyecto completo, con una cortina de 105 metros para El Zapotillo, beneficiaría a 6.16 millones de habitantes de ambas demarcaciones.

Los diques para proteger a Temaca cuestan mil 300 MDP

La edificación de los diques que, aún con riesgos, evitarían que el agua acumulada por la Presa El Zapotillo llene de agua el sitio en donde actualmente se encuentra el poblado de Temacapulín, en Cañadas de Obregón, costaría mil 300 millones de pesos (MDP).

La presentación que le hicieron los gobernadores Enrique Alfaro y Diego Sinhue, de Jalisco y Guanajuato, respectivamente, al Presidente Andrés Manuel López Obrador, considera esa cantidad como una erogación adicional.

El problema con ese monto es que, al no existir proyecto ejecutivo (así lo precisa el documento), los mil 300 millones son sólo un costo estimado. Además, se deja en claro que “existe un riesgo elevado en la construcción de los diques”.

En abril de 2014, la Comisión Nacional del Agua (Conagua) concluyó que esas estructuras, aun con las características que siempre se han sugerido (12 metros de alto y dos de grosor), no podrían garantizar que el agua del Río Verde almacenada en el embalse alcanzara al poblado, lo que ocasionaría una acumulación que “puede causar daños materiales y humanos irreversibles”.

Una lluvia atípica, concluyó entonces la dependencia federal, añadiría riesgos para los habitantes de esa localidad. “(El poblado con diques) no podría extraer oportunamente los líquidos y, aunque la inundación sería por unas horas, este sólo acontecimiento pone en riesgo vidas y bienes materiales”, resolvió en su momento.

Lo peor es que la cuenca tiene una baja infiltración al suelo, lo que ante una inundación “severa” habría un “limitado tiempo de respuesta para evacuar a la población”.

Todo, sin contar que también es necesaria una planta de bombeo para drenaje sanitario y una más para agua de lluvia, según lo resolvió la misma dependencia que hoy acordó con los gobernadores Alfaro y Sinhue los costos y acuerdos para el futuro de El Zapotillo.

Casi tres mil MDP para derribarla

Demoler la cortina de la Presa El Zapotillo de la altura en  la que se encuentra (79.7 metros), hasta un nivel que evite que cualquiera de los poblados en la zona de riesgo se inunden, tendría un costo de dos mil 816 millones de pesos. Eso sin contar las responsabilidades administrativas. Se precisa que, si ésta se demuele o no se pone en marcha, “hoy no hay alternativas para Los Altos de Jalisco y León, Guanajuato”.

CLAVES

El río Ameca, entre las “otras opciones

Proyecciones. Según la presentación que se hizo el lunes al Presidente López Obrador, el Gobierno federal “ya tiene identificadas otras fuentes de abasto para la metrópoli proyectadas para concretarse de cuatro a seis años”.

Costo. Una de ellas es atraer agua desde los ríos Ameca y “unas partes” del Santiago, lo que garantizaría tres mil 300 litros por segundo, pero costaría nueve mil millones de pesos.

Pozos. Otra opción es la batería de pozos en acuíferos ubicados en los límites con Zacatecas, Michoacán y la zona costera de Jalisco. Eso permitiría hasta dos mil litros por segundo, pero por un costo que excedería los 10 mil millones de pesos.

Precisión. Sin embargo, ambas opciones requerirían la operación de la presa derivadora El Purgatorio y ninguna cuenta con proyectos ejecutivos y estudios básicos, lo que “conlleva recursos y tiempo”.

Desde 2015, así luce la Presa El Zapotillo. ESPECIAL

La metrópoli encara tres décadas sin agua adicional

Desde 1991, cuando se echó a andar el acueducto Chapala-Guadalajara, la metrópoli comenzó a recibir agua desde el lago natural más grande que hay en México. Y 28 años después, esa, además de los pozos subterráneos, es la única fuente de abasto para una metrópoli que creció de 1.6 a cinco millones de habitantes durante ese periodo.

En esas casi tres décadas, las ideas para aumentar el caudal de agua a la metrópoli no han parado; la traba está en que ninguna ha sido aterrizada. Eso sí: todas le han costado a los jaliscienses.

En 1998, el entonces titular del SIAPA expuso al pleno del Ayuntamiento de Guadalajara la necesidad de contratar un crédito por 250 millones de dólares para aumentar la infraestructura hídrica de Guadalajara y depender menos del temporal. El Congreso del Estado se opuso a su contratación y la iniciativa fue retirada.

Años más tarde, en el sexenio de Francisco Ramírez Acuña, se pensó en utilizar el agua que corre en el fondo de la barranca de Huentitán. 700 millones de pesos y un puente colgante histórico retirado después, la idea fue diferida.

La línea II del Acueducto a Chapala se planteó en 2010, pero la oposición ciudadana y las campañas políticas de 2012 se cruzaron. El proyecto fue sepultado.

Así han pasado 28 años y, salvo paliativos como pozos de extracción o el canal de Atequiza, cada proyecto ha sido rechazado.

El déficit se va hacia arriba

El Área Metropolitana de Guadalajara (AMG) padece un déficit de tres metros cúbicos por segundo para cubrir la demanda de agua; es decir, tres mil litros. En la pasada administración, la Comisión Estatal del Agua (CEA) y el SIAPA plantearon aprovechar el título de concesión entregado por la Conagua al Estado y utilizar 5.6 metros cúbicos por segundo de la cuenca baja del río Verde, para lo que se requiere la construcción de la presa derivadora y el sistema de bombeo El Purgatorio.

El presidente de la Cámara Mexicana de la Industria de la Construcción (CMIC) capítulo Jalisco, Luis Méndez Jaled, advirtió que ese déficit podría crecer. Refirió que, según un estudio elaborado por el SIAPA y el Consejo Nacional de Población (Conapo), en los próximos 25 años puede haber un déficit de hasta siete metros cúbicos por segundo. El representante del gremio constructor urgió a las autoridades estatales y federales a agilizar proyectos de infraestructura hidráulica.

Jalisco requiere de la Federación para aprovechar el río Verde

Coordinadores parlamentarios en el Congreso del Estado coincidieron en que los recursos que etiquete el Gobierno federal en el presupuesto 2020 son “elementales” para que avance el aprovechamiento del río Verde.

Salvador Caro (MC) destacó la gestión del Gobierno de Jalisco, pero reconoció que sin fondos federales el proyecto no podrá avanzar. “Mientras no haya ese presupuesto, todo lo demás son meras formalidades”, comentó.

Mariana Fernández (PRI) dijo que el futuro de la presa El Zapotillo sigue sin definirse y será hasta que se presente el proyecto de presupuesto federal cuando se defina si habría fondos. “No se podría financiar con recursos estatales. Ya quedamos topados en el tema de la contratación de deuda”.

Finalmente, Gustavo Macías (PAN) cuestionó la postura del gobernador, pues, en su opinión, el encuentro del Presidente López Obrador con gobernadores y opositores a la presa le dejo más dudas que certezas.

La macroplanta de tratamiento El Ahogado fue inaugurada en 2012 por Felipe Calderón. EL INFORMADOR/Archivo

TELÓN DE FONDO

Ignoran captación de lluvia

Aunque los Sistemas de Captación de Agua de Lluvia (Scall) están contemplados en el Código Urbano de Jalisco como parte de la infraestructura básica que deben incluir las obras de urbanización, su instalación es letra muerta y la legislación se incumple. Incluso, en edificios públicos.

Vía Transparencia, se solicitó información de edificios o instalaciones públicas con infraestructura para captación de lluvia. Al menos 30 dependencias respondieron que no cuentan con este tipo de sistemas.

Entre las instituciones que carecen de estas obras están la Secretaría de Medio Ambiente y Desarrollo Territorial, la Procuraduría Estatal de Protección al Ambiente y el Instituto Jalisciense de Vivienda, que deberían encabezar esta política pública. Hasta edificios de reciente construcción, como Ciudad Creativa Digital, no fueron equipados con esquemas de aprovechamiento de precipitaciones, informó el fideicomiso operador.