Logo de aviso informador Logo de circulo informador Logo de gente bien

Suplementos

Suplementos | Esta comunidad se encuentra en un proceso de crecimiento, apoyado en su famoso chile

Yahualica, picor y tradición

Esta comunidad se encuentra en un proceso de crecimiento, apoyado fuertemente en su famoso chile
Yahualica, picor y tradición

Yahualica, picor y tradición

GUADALAJARA, JALISCO (10/SEP/2017).- La gastronomía jalisciense es una de las más reconocidas en México y el mundo, en ella se alberga sabores, olores y picores muy característicos. Sí, siempre sale a relucir el sabor de nuestros chiles. Y en la Entidad somos impulsores de uno de los alimentos más característicos de Yahualica: el chile de árbol. En un viaje que realizamos el sábado pasado, recorrimos el municipio y visitamos sus puntos más característicos, y claro que también degustamos distintos platillos teniendo como característica estrella al chile de árbol, ¡terminamos con una acidez que sabía a gloria!

Luego de dos horas y media de viaje en carretera, partiendo de la ZMG a Yahualica, llegamos a la casa de Luis Plascencia, uno de los agricultores y productores del chile de árbol. Desde que pisamos su casa, el característico olor del chile estaba presente, él y su familia nos recibieron con un desayuno que consistía en carne de cerdo en chile de árbol, frijoles refritos y cocidos, sin dejar de lado el café de olla y el soluble para quienes así lo quisieran. En la mesa también había chiles de árbol verdes, es muy típico de la región comerlos a mordidas mientras se degustan los frijoles recién cocidos y acompañados de tortillas recién hechas.

Un día en el campo

La reunión en casa de Luis también tenía un objetivo, que nos enteráramos de que actualmente la cosecha de chile de árbol está muy castigada y que a veces la inversión que se da -de unos 135 mil pesos- no reditúa por el precio que ellos dan que oscila en los 80 pesos el kilogramo y que los clientes siempre les regatean. Luis y el alcalde del municipio, Alejandro Macías Velasco, nos dijeron que están impulsando un programa de promoción turística para Yahualica y diversos municipios cercanos que también siembran el chile de árbol, para que el público se dé cuenta de la importancia que significa seguir cultivando este picante manjar que le da identidad al poblado.

Son 10 o 11 meses en los que se prepara la tierra y se cuida para poder cosechar chile, que por esta temporada es cuando está la pizca. Dice Luis que el año pasado produjo nueve toneladas y ahora solo tres a causa de los temporales, pues llegaron tarde y por lo mismo no se han ido. Y es que una vez que se han cortado los chiles del campo, necesitan del sol para secarse y poder guardarse, eso evita que no generen hongos a causa de la humedad.

“El proceso del comienzo del cultivo del chile se hace con la extracción de la semilla que se hace de manera artesanal, extraemos los mejores chiles que creemos tendrán la mejor semilla y después sembramos los almácigos donde está la planta, donde después se va a trasplantar al terreno donde seguirá el cultivo. De ahí siguen los riegos para cuidar detalles como el agua y evitar problemas de plagas y de la tierra”, comparte Luis.

El chile se corta en varias etapas, partiendo de bajo de la mata y hasta llegar a la punta, siempre se cortan los chiles que ya están rojos, los que tienen tono café y verde hay que dejarlos más días hasta que adquieran el tono vivo que da el rojo. Luego se ponen en camas de plástico en el suelo a secarse al sol, cuando están listos es porque adquirieron un tono rojo escarlata y ya no conservan humedad.

La ruta del chile, en proceso

El alcalde nos compartió que la ruta del chile es una iniciativa de todos los municipios que producen el chile de árbol y que esperan que el proyecto se concrete en el marco de la tercera edición de la Fiesta de todos los chiles mexicanos en septiembre del 2018. De hecho la segunda feria se realizará en estos días, del 22 al 24 de septiembre en la ciudad de Yahualica donde se promociona al poblado y a los productores de chile que tienen diversos productos como mermeladas con chile, salsas picantes, chile en polvo y chile en aceite, entre otros.

Hasta ahora, el avance que se tiene para la ruta del chile es comenzar con la creación de un banco de datos que tiene cada municipio: hoteles, restaurantes sitios históricos, platillos y folclor. Y una vez recabada esa información, pasarla a las secretarías de Turismo y Cultura del Estado y comenzar a trabajar en capacitación para promover el turismo en estas regiones. Los municipios involucrados son  obviamente Yahulica, Ixtlahuacán del Río, Mexticacán, Teocaltiche, Cañadas de Obregón, Jalostotitlán, Encarnación de Díaz, Villa Hidalgo y Cuquío, además de Nochistlán de Mejía y Apulco, que estos dos corresponden a Zacatecas. En cuanto al tema de la denominación de origen, está en proceso, esperan una respuesta a finales de año.

Panza llena, corazón contento

Luego de visitar la casa de Luis y platicar con el presidente municipal, nos fuimos a comer encurtidos en la tienda “Toñita”, cuya dueña es Margarita Pérez, el negocio tiene trabajando 70 años, de hecho Margarita es la segunda generación a cargo. Ahí el alimento estrelle es el vinagre, que se produce a partir del chile cascabel y hay encurtidos de puerco, nopales, papas cambray, zanahoria, cebolla, entre otros, todos sumamente delicioso, estas son las botanas habituales de Yahualica tanto para bodas, aniversarios, reuniones, baby showers y despedidas de solteras. También se venden duros o chicharrrones con base de harina los cuales se acompañan con papas encurtidas, limón y salsas de Yahualica.

Luego de tomarnos una cerveza y disfrutar de los encurtidos, fuimos a la fábrica de salsas “Porfis” para conocer del proceso de elaboración que tiene su toque artesanal. Nos dio un ataque de tos y estornudos por la molida del chile, pero valió la pena, salimos con una botella en mano. Y finalmente para culminar el trip, nos fuimos a comer a la presa El Estribón, ahí nos aguardaban unos meseros para servirnos unos chamorros deliciosos acompañados por tequila y cerveza, también habían encurtidos de cerdo como botona, el postre eran dulces típicos y un pan artesanal riquísimo. ¡Sin duda el viaje fue inolvidable!

Lee También

Comentarios