Logo de aviso informador Logo de circulo informador Logo de gente bien
Jueves, 14 de Diciembre 2017

Suplementos

Suplementos | Dentro de los atractivos, destaca la naturaleza que tiene Chihuahua para sus visitantes

La leyenda del Valle de los Monjes

Dentro de los fastuosos atractivos que tiene Chihuahua para sus visitantes, destaca una de las regiones donde la naturaleza y lo sagrado van de la mano
El nombre de este valle se debe a las figuras que estas rocas tomaron, que en efecto simulan a un grupo de monjes en una procesión. EL INFORMADOR / J. Monroy

El nombre de este valle se debe a las figuras que estas rocas tomaron, que en efecto simulan a un grupo de monjes en una procesión. EL INFORMADOR / J. Monroy

GUADALAJARA, JALISCO (15/ENE/2017).-  Dice la leyenda que hace millones de años, cuando la Tierra era muy joven, las rocas, tanto grandes como pequeñas eran suaves y maleables. En aquellos primeros suspiros de nuestro planeta hubo un pueblo en el valle de Bisabírachi (Chihuahua) que decidió dejar como legado de su existencia unas gigantescas figuras. El nombre de aquella comunidad, así como su lengua y costumbres están perdidos en las arenas del tiempo... pero las piedras que ellos moldearon de forma fastuosa siguen en el mismo lugar donde las dejaron, silenciosas y vigilantes de una región que ahora muchos conocen como el Valle de los Monjes.

El nombre de este valle se debe a las figuras que estas rocas tomaron, que en efecto simulan a un grupo de monjes en una larga procesión que se encamina al horizonte, aunque también hay quienes ven guerreros, parejas y hasta animales salvajes. ¿Y por qué tomaron dicho aspecto? la explicación que se apega a la ciencia -claro, menos romántica que la leyenda-, es que  desde hace al menos 20 millones de años el viento, potentes movimientos tectónicos y la lluvia cincelaron de forma paciente las rocas calizas en diversas figuras, que llegan a alcanzar hasta los 60 metros de altura.

El valle se encuentra a 280 kilómetros de la capital del Estado. Si decides visitarlo, puedes tomar como punto de referencia al Pueblo Mágico de Creel (al que se puede llegar en coche, autobús o en el tren Chepe). De allí, lo mejor es contratar un transporte al valle (no te tomará más de 20 minutos llegar). Además de las impresionantes formaciones rocosas, el Valle de los monjes cuenta con lagos y cascadas. 

Enclavado en la Sierra Alta Tarahumara, el valle es un lugar sagrado para los rarámuris, quienes siguen siendo celosos guardianes de la zona. Además de ser un centro espiritual, también es un atractivo para los turistas que buscan un rincón que sale de lo común, al ser un espacio de descanso y meditación, además de ser perfecto para los recorridos, la escalada y el camping.

Pero quizás la actividad más recomendable es contemplar. Dejarse llevar por el horizonte y el silencio que se interrumpe ocasionalmente por el canto de las aves o el ulular del viento. Permite que tu vista se pierda en las miles de rocas y deja que la mente imagine a aquellos hombres legendarios del pasado, que tomaron las piedras del suelo y las esculpieron sin saber que lo que hicieron en ese instante, se convertiría en un eco para la eternidad.

Temas

Lee También

Comentarios