Logo de aviso informador Logo de circulo informador Logo de gente bien
Jalisco | Por lo general, cuando llegan a atenderse, la enfermedad o lesiones ya son de gravedad

Ocho de cada 10 pacientes que arriban al Hospital Civil, en condiciones delicadas

Por lo general, cuando llegan a atenderse, la enfermedad o lesiones ya son de gravedad
Necesidad. El Hospital Civil es para muchas personas de escasos recursos, la única opción en materia de salud. EL INFORMADOR / ARCHIVO

Necesidad. El Hospital Civil es para muchas personas de escasos recursos, la única opción en materia de salud. EL INFORMADOR / ARCHIVO

GUADALAJARA, JALISCO (21/ENE/2017).- “A la humanidad doliente”. Bajo esas palabras, el obispo Fray Antonio Alcalde y Barriga consagró al Hospital Civil de Guadalajara al momento de realizar la primera curación. Este precepto ha continuado por más de 200 años y, hoy en día, en todos los servicios con los que cuenta, recibe pacientes  graves y con padecimientos de alta complejidad.

“Casi todas las enfermedades que llegan a este hospital son de alto grado de complejidad (...) 80 o 70% llegan graves, con lesiones muy complejas, con lesiones muy grandes o ya tratados en otros sitios y con otro tipo de instituciones”, asegura Francisco Javier López González, médico adscrito a Neurocirugía del Antiguo Hospital Civil.

Esta, parece ser una constante, ya que Jaime López Taylor, jefe del Área de Tórax y Cardiovascular de la unidad hospitalaria “Fray Antonio Alcalde”, también menciona que ese es el porcentaje de pacientes “que llegan en una evolución muy avanzada, en fases terminales. En primer lugar porque son personas de bajos recursos y no tienen acceso a una atención de primer nivel”.

En ocasiones, los enfermos no responden a los tratamientos como los médicos quisieran, por lo que deben quedar hospitalizados más tiempo del planeado, lo cual puede traerles complicaciones.

La crisis y falta de recursos en el Hospital Civil de Guadalajara también afecta, ya que muchas veces no hay material para cirugía, por lo que se tienen que aplazar y esto puede agravar la situación del enfermo.

Apoyo de familiares es vital para mejoría de internados

María tiene más de seis meses hospitalizada en la sala antigua del Hospital Civil “Fray Antonio Alcalde”. Cuando llegó tenía una hemorragia cerebral, por la cual fue operada de emergencia, sin embargo su progreso no ha sido el deseado, por lo que ha tenido que continuar internada.

“Su estado neurológico es malo, entonces se complicado: no se ha podido quitar el ventilador, ha tenido neumonías repetitivas, presentó hidrocefalia, infecciones urinarias. Es decir, una cosa llevó a otra”.

Después de todo este tiempo, la señora de 72 años, se encuentra en un estado semiconsciente, en el que puede abrir los ojos por sí sola y tener algo de movimiento en las extremidades, esto, dice el especialista, gracias a su familia que no la ha dejado.

“Es muy asistida por su familia, sus hijas la quieren mucho y están todo el tiempo con ella. Ellas han hecho que su mamá vaya saliendo adelante, ayudándola, acompañándola. Porque el Servicio de Enfermería no lo puede estar haciendo todo, entonces la familia tiene una labor muy importante”.

El médico planea autorizar el alta en próximos días, en cuanto ceda totalmente una infección urinaria recurrente.

FUNDACIONES, VITALES EN EL AUXILIO DE LAS PERSONAS
Falta de materiales retrasa cirugías y tratamientos

El Área de Tórax y Cardiovascular del Hospital Civil “Fray Antonio Alcalde” se formó hace 18 años, con la finalidad de ofrecerle a la población de bajos recursos la posibilidad de realizarse cirugías de este tipo, las cuales tienen costos demasiado elevados.

Aquí, llegó José, quien presentaba una infección en el corazón, la cual destruyó las válvulas del miocardio, por lo que tuvieron que ser cambiadas por prótesis. Ha sido tratado, durante mes y medio, con lo que el hospital posee para salvarlo y con lo que él tuvo que conseguir para que le realizaran la cirugía.

“A pesar de que el hospital ofrece el equipo, servicios e infraestructura, el paciente tiene que pagar su material. Él sí pudo comprarlo, pero hay quienes no pueden y eso retrasa la cirugía porque tenemos que conseguir el recurso. En esto nos ayudan las sociedades y fundaciones a los que nosotros mandamos, en 70% de las ocasiones, solicitudes para que ellos paguen los costos”.

Los médicos de esta área se unen para ayudar al paciente a conseguir quién pague los materiales, pero aún así las cirugías pueden aplazarse.

CRÓNICA
Seis años dentro del nosocomio

Después de tener a su primer bebé, Verónica Macías Magaña fue diagnosticada con insuficiencia renal, por lo que comenzó a recibir tratamiento de diálisis peritoneal. Sin embargo, al año de iniciar, tuvo que ser suspendido y cambiado por hemodiálisis, ya que su peritoneo se infectó y no era posible utilizar el catéter que sirve para este procedimiento.

Durante cinco años estuvo en hemodiálisis, pero fueron los mismo años de sufrimiento, ya que sus accesos vasculares se tapaban o infectaban y tenían que buscar otra vía de acceso para seguir con su tratamiento.

“Así como ponían el catéter, se tapaba o se infectaba, regresaba al hospital, me operaban y me iba otra vez a mi casa y ya tenía fiebre y otra vez al hospital. Ya al final sólo quedaba una vena en la pierna, antes de que me hicieran el trasplante. Todo el tiempo que estuve en tratamiento, que fueron como seis años, estuve internada”.

Su historia es dramática: “Resultado de esto, hace como dos o tres años, perdí la vista en un ojo porque me entró una infección y lo tuvieron que raspar antes de que se pasara al otro. También perdí la fuerza en las piernas y me caía. Además, depender de una máquina, estar conectada ahí es lo más difícil, ir con miedo a tu sesión porque a lo mejor ya no va a servir tu vena y van a tener que buscar más, todo es muy difícil”.

Gracias a una familia que decidió donar los órganos de su hijo, quien tenía muerte cerebral, Verónica pudo recibir su trasplante, al cual ha respondido bien y, a cinco meses de su operación, se siente optimista.

“Ya puedo realizar más cosas, me siento segura de que estoy bien, me siento con más energía y ganas de hacer cosas. Lo que más me gusta es que ya no dependo de una máquina”.

El jefe de la Unidad de Trasplantes del Hospital Civil “Fray Antonio Alcalde”, Marco Antonio Covarrubias Velasco, comenta que Verónica está respondiendo adecuadamente al trasplante e invita a todos a ser donadores de órganos y tejidos, ya que se pueden salvar muchas vidas como la de Verónica.

Temas

Lee También

Comentarios