Logo de aviso informador Logo de circulo informador Logo de gente bien
Jalisco | Mientras en 2012 se registraron 55 movilizaciones, en 2016 fueron 186

Descontento social detona más marchas en la metrópoli

El año pasado, el Gobierno estatal recibió el mayor número de exigencias
Este año arrancó con manifestaciones contra el gasolinazo. Este domingo se convoca a una marcha a las 10:00 desde La Minerva. EL INFORMADOR / R. Tamayo

Este año arrancó con manifestaciones contra el gasolinazo. Este domingo se convoca a una marcha a las 10:00 desde La Minerva. EL INFORMADOR / R. Tamayo

GUADALAJARA, JALISCO (14/ENE/2017).- En 2016, el Gobierno de Jalisco registró 186 manifestaciones: la cifra más alta entre las contabilizadas por la administración de Aristóteles Sandoval. Además, el incremento de las protestas se dio en el actual sexenio, pues en 2012 apenas hubo 55.

Rubén Efraín Palacios, de la Subsecretaría de Asuntos del Interior del Gobierno de Jalisco, precisó que 93 de las movilizaciones del año pasado fueron exigencias al Estado, 58 al Gobierno federal y 35 a los municipios, principalmente a Guadalajara, en donde los comerciantes ambulantes pidieron que la administración de Enrique Alfaro les permitiera trabajar en el Centro tapatío.

Entre los grupos que más atención pidieron del Ejecutivo estuvieron los taxistas, quienes se quejaron de la Ley Uber; los transportistas, que pugnaron por el aumento de la tarifa, y los dueños de talleres automotrices, que rechazaron la agenda verde.

Además de los ejidatarios de El Zapote, que reclamaron un pago por los terrenos en los que hoy se encuentra el aeropuerto tapatío, hubo grupos magisteriales que marcharon para exigir que se diera marcha atrás a la Reforma Educativa y para que sus colegas recuperaran su empleo tras negarse a ser evaluados.

Juan Ramón de la Fuente, presidente del Aspen Institute en México, afirmó recientemente en una columna que las reacciones inmediatas que tuvo el aumento en el precio de la gasolina no deberían interpretarse como un hecho aislado ni como si se tratara de un asunto de manipulación de las redes sociales y de vandalismo generalizado, espontáneo o inducido.

“Hay un hartazgo generalizado por tanto engaño  una crisis de credibilidad ante las explicaciones oficiales, incapaces de incorporar en su discurso las vivencias y las genuinas preocupaciones de la gente. La narrativa del Gobierno no transmite y no convence, por eso no apacigua, al contrario, exacerba. Se ha perdido la eficacia del diálogo, de la discusión y aún de la controversia”.

Igor González Aguirre, miembro del Departamento de Estudios de Movimientos Sociales de la Universidad de Guadalajara (UdeG), acentúa que el incremento de las manifestaciones en Jalisco indica que hay problemáticas que no han sido resueltas por el Estado y que la sociedad civil aprendió a ejercer su poder político.

“Está aprendiendo a hacer cosas de manera colectiva, incluso sin que necesariamente medie el Estado. Hay un aprendizaje fundamental por parte de algunos sectores de la sociedad civil que empiezan a reconocer que organizados pueden hacer más y mejores cosas”.

EN 2016 SE REGISTRÓ UNA MANIFESTACIÓN CADA DOS DÍAS

Durante el año pasado, Jalisco fue pródigo en manifestaciones. El Gobierno estatal registró 186: una cada dos días.

El 11 de enero de 2016 se registró la primera: 30 motociclistas llegaron al edificio de la Secretaría de Movilidad (Semov) para expresar su inconformidad por el chaleco reflejante con número de placa.

Ese mismo día, otro grupo de transportistas pidió que se reconocieran los cursos de capacitación que tomaron en escuelas que no contaban con el aval de la dependencia estatal.

En 2016, organizaciones ciudadanas exigieron redes de monitoreo en ciudades con más de 500 mil habitantes; hubo caminatas para promover la prevención del embarazo en adolescentes; con tractores y pancartas, los ejidatarios de El Zapote bloquearon los ingresos a la zona de aduana, estacionamiento e ingreso de llegadas internacionales del aeropuerto tapatío.

Un grupo de mujeres marchó para visibilizar el acoso; mil 800 taxistas desquiciaron el tránsito vehicular de la ciudad para frenar la iniciativa para regular a Uber y City Drive; los burócratas se quejaron de los malos manejos financieros del Instituto de Pensiones de Jalisco (Ipejal).
Alegres, dos mil demandaron respeto para la diversidad sexual; con poca ropa o desnudos, los ciclistas pidieron protección.

Los médicos protestaron por la falta de insumos en los hospitales; un grupo de tapatíos gritó por la derogación de la Reforma Educativa; los agentes pirotécnicos de Jalisco solicitaron a los diputados que legislaran para tener una mayor capacitación; miles recorrieron la ciudad para rechazar o para respaldar la iniciativa presidencial que permitiría el matrimonio igualitario, una propuesta hecha antes de las elecciones en la mitad del país.

En noviembre y diciembre llegó el turno de los mototaxistas, quienes buscaron el apoyo del Gobierno estatal para operar legalmente. También mujeres, hombres y niños fueron al Congreso para luchar por frenar los feminicidios, la discriminación y la desigualdad; los trabajadores de los Hospitales Civiles pidieron más recursos; en los últimos días del año, ocurrió la primera protesta por el aumento en el precio de las gasolinas.

Igor González Aguirre, miembro del Departamento de Estudios de Movimientos Sociales de la Universidad de Guadalajara (UdeG), explica que si en las décadas de los 80 y 90 los principales temas de las movilizaciones sociales fueron la vivienda y el trabajo, en el siglo XXI se incorporaron otros como el medio ambiente, la movilidad urbana y los derechos sexuales.
“Una característica de la última década en términos de movilización social es la diversidad de temáticas que ‘acuerpan’ a la sociedad”.

El investigador resalta que otra diferencia es que antes se buscaba la presencia masiva de las personas y actualmente se prioriza la colocación de temáticas en el espacio y la agenda públicos, objetivo que se facilita a través de las redes sociales.

“Hoy la movilización social y la participación de la ciudadanía son mucho más visibles principalmente por la variable tecno-digital. Las redes sociales brindan posibilidades organizativas que antes no se tenían y están siendo aprovechadas para poder colocar temáticas que constituyen parte del interés público”.

Para Alberto Bayardo, académico del Departamento de Estudios Sociopolíticos y Jurídicos del ITESO, el aumento en las movilizaciones en el Estado refleja que los participantes han visto resultados. Un ejemplo es la cancelación, en 2014, de la tarifa del transporte público tras la presión ejercida por el accidente en el que murió una alumna de la Preparatoria 10 de la UdeG.

¿Qué dice el Artículo 6 de la Constitución?

La manifestación de las ideas no será objeto de ninguna inquisición judicial o administrativa, sino en el caso de que ataque a la moral, la vida privada o los derechos de terceros, provoque algún delito, o perturbe el orden público; el derecho de réplica será ejercido en los términos dispuestos por la ley.

10 de septiembre

El 10 de septiembre de 2016 se llevó a cabo una de las manifestaciones más multitudinarias en Guadalajara. Miles de personas caminaron desde La Minerva hasta Avenida Chapultepec para oponerse a la iniciativa presidencial que permitiría el matrimonio igualitario.

Los participantes pidieron que la Constitución tuviera el texto íntegro de la Declaración de los Derechos Humanos que define a la familia, “como elemento natural y fundamental que debe ser protegido y tuteado por el Estado, y por tanto el matrimonio, que es entre un hombre y una mujer, fundamental esta célula básica de nuestra sociedad”.

ENCUESTA DE PERCEPCIÓN CIUDADANA

Problemas sociales y mayor conciencia detonan participación

En la Encuesta de Percepción Ciudadana 2014 de “¿Cómo nos vemos los tapatíos?”, elaborada por el observatorio Jalisco Cómo Vamos, Jorge Rocha, investigador del ITESO, precisa que no es real que los habitantes de la metrópoli sean totalmente apáticos ante la política o Gobierno. Sin embargo, señala que si el interés que mostraron los participantes se tradujera en acciones colectivas efectivas, los niveles de participación incrementarían.

A dos años de la presentación del documento, Rocha indica que la efervescencia que mostraron los tapatíos en las manifestaciones que se llevaron a cabo desde entonces se detonó porque percibieron que los problemas sociales se volvieron más agudos y la clase política no ofreció soluciones satisfactorias.

“Hay una parte que está ligada a una degradación de la vida social en el Estado que obviamente tiene que ver con muchos asuntos. Hay un problema de calidad de vida. Hay un problema de transporte público que tampoco camina. Hay un problema ambiental que tampoco se resuelve”.

El investigador subraya que también se generó una mayor conciencia por parte de los habitantes de la metrópoli en la que entendieron que si no se hacen acciones colectivas, los temas que les preocupan no se van a atender.
“En contraparte, hay una clase política que está entendiendo que el no actuar frente al reclamo social genera costos políticos cada vez más altos”.

En la Encuesta de Percepción Ciudadana 2014 se apuntó que los tapatíos están poco interesados en la política, la mayoría no participa en organizaciones de ningún tipo, no conoce el nombre de su diputado local y la acción política que está más dispuesta a poner en práctica es el voto.

También se puso de relieve que los tapatíos no participan en la resolución de los problemas de su comunidad porque no se ponen de acuerdo y porque cada quien se interesa en sus propios asuntos.

NUMERALIA

Movilizaciones en el Estado

2011 2012 2013 2014 2015 2016
82 55 105 143 183 186

México, sin canales para atender inconformidades

En 2014, las organizaciones que conforman el Frente por la libertad de expresión y la protesta social en México presentaron ante la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH) la audiencia temática Derechos Humanos y Protesta Social en México, en la que señalaron que el país no cuenta con los canales para atender las inconformidades que los ciudadanos ponen de relieve en las movilizaciones.

En el documento se destacó que el Estado no cuenta con un área que se encargue de conocer y dar cauce a las demandas o a los motivos de inconformidad de los manifestantes y, en cambio, los temas se abordan desde la perspectiva de los conflictos y del impacto que tienen en la gobernabilidad, lo que abre el camino para criminalizar estas expresiones.

“Lo anterior se sostiene a pesar de que la Subsecretaría de Gobierno de la Secretaría de Gobernación tiene un área de atención a organizaciones sociales y de que la Presidencia de la República cuenta con una ventanilla de atención general, puesto que ninguna de esas instancias está provista de un área de concertación, con capacidades de mediación y diálogo”.

En el informe se remarcó que uno de los problemas que afectan el ejercicio de los derechos a la protesta, la libertad de expresión, reunión, manifestación y petición en México es que las autoridades no reconocen la legitimidad de las demandas sociales ni les brindan atención.

“El problema entonces no es la protesta, sino la ausencia de canales adecuados y voluntades de actores gubernamentales para conocer y satisfacer las demandas e inconformidades de la sociedad”.

También se acentuó que la inconformidad y disentimientos en México tienen su origen en un marco general de impunidad, pobreza, omisiones, complicidad del Estado y violaciones a los derechos humanos, como es el caso de la desaparición de los normalistas de Ayotzinapa y las manifestaciones del 1 de diciembre de 2012 en la Ciudad de México, durante las cuales se documentaron 99 casos de detenciones ilegales, 24 violaciones a la integridad personal y también seis casos de tortura.

“Consideramos también que las protestas y manifestaciones no son un problema, sino un derecho que posibilita la expresión y participación de la sociedad. Es necesario reafirmar que toda protesta es consecuencia de otros factores y tiene detrás de sí una causa: una demanda o inconformidad por acciones u omisiones del Estado, que no ha sido atendida por otras vías y por lo tanto, encuentra su cauce en el ejercicio del derecho a la protesta y la manifestación pública”.

TELÓN DE FONDO

Estudiantes motivan a salir a las calles

Durante 2014, diferentes grupos estudiantiles participaron en manifestaciones que se llevaron a cabo en la metrópoli. En ese entonces, los miembros del colectivo Más de 131 ITESO dijeron que desde su nacimiento, en mayo de 2012, buscaron construir política, crear formas de participación más democráticas, garantizar la libertad para expresar ideas generadas en espacios estudiantiles y ciudadanos y combatir los abusos del poder y la corrupción.

Hace tres años, Juan Carlos Castañeda, de la Federación de Estudiantes Campesinos y Socialistas de México, resaltó que los estudiantes de la Normal de Atequiza aprovechan la marcha conmemorativa de cada 28 de octubre (en la que los normalistas de diferentes Estados recuerdan la represión sufrida en 1988) para entregar un pliego petitorio a las autoridades estatales. En el documento se integran las demandas materiales, políticas, económicas y académicas de la institución.

Otro grupo activo en 2014 fue la Federación de Estudiantes Universitarios de la Universidad de Guadalajara (FEU). Su presidente, José Alberto Galarza, comentó que entre las peticiones de este grupo, además de la aparición de los 43 normalistas de Ayotzinapa y del esclarecimiento de la muerte de Ricardo de Jesús Esparza Villegas, estudiante del Centro Universitario de los Lagos que apareció muerto en Guanajuato durante el Festival Internacional Cervantino, estuvieron el cumplimiento de las recomendaciones que ha emitido el Observatorio Ciudadano de Movilidad y Transporte y la creación de la Unidad de Atención a Víctimas de la Universidad de Guadalajara (UdeG).

Fernanda Justo, de la Asamblea Estudiantil de la UdeG, añadió que muchos miembros se manifestaron en contra del pre-registro, medida que afecta directamente a los profesores de asignatura y a la oferta académica de los estudiantes. La agrupación pugnó por la libertad de poder organizarse de forma autónoma a partir de sus propias problemáticas.

Sergio Morales, de #YoSoy132GDL, destacó que desde 1992 no había visto movilizaciones como las que se realizaron por la desaparición de los normalistas de Ayotzinapa.

GUÍA

Recomendaciones

• Identifique a las organizaciones convocantes de la manifestación y, si puede, establezca contacto con los grupos que estén convocando para poder conocer la información que se genere de primera mano.

• Conozca el recorrido de la manifestación, lugar, fecha y hora, así como la afluencia y duración previstas.

• Debe informarse sobre la existencia de las medidas de seguridad propias de los otros manifestantes o determinadas por la autoridad (corte de ciertas calles, escolta policial, etc.)

• Se recomienda avisar a personas cercanas de su participación en las manifestaciones públicas.

• Si tiene celular, revise que la pila esté cargada.

• Procure ir acompañado (a) durante el recorrido de la manifestación.

• Prepare un lugar y hora fijos con sus compañeros o compañeras por si se separan durante la manifestación.

• Siga las indicaciones de las personas que organizan la manifestación.

• Evite reacciones que puedan generar descontrol o confusión.

• Observe con atención todo lo que le rodea para poder identificar situaciones de riesgo.

• Si observa alguna acción de agresiones o violencia, mantenga una distancia prudente para resguardar tu propia seguridad.

• No acompañe a los actos de violencia, ni incentive a que se generen.

• Si recibe alguna agresión física, acuda a los servicios de salud y procure ir acompañado.

• Denuncie cualquier agresión hacia su persona o a la de sus compañeros y compañeras.

• No porte objetos que pudieran ser utilizados por otras personas para agredir o para ser arrojados o provocar daños.

• Recuerde que tiene derecho a manifestarse libremente, el hacerlo de manera pacífica será la mejor forma de salvaguardar tus derechos.

Sigue: #DebateInformador

¿Cuál fue la última manifestación en la que participó?

Participa en Twitter en el debate del día @informador

Temas

Lee También

Comentarios