Logo de aviso informador Logo de circulo informador Logo de gente bien
Sábado, 17 de Noviembre 2018

Ideas

Ideas |

Por qué no hay tal Capital de la Innovación

Por: Pablo Latapí

Por qué no hay tal Capital de la Innovación

Por qué no hay tal Capital de la Innovación

Desde hace ya varios años el Estado de Jalisco asume y presume ser la capital de la innovación y la digitalización en América Latina. Es decir, que se ve a sí mismo como un Silicon Valley de este lado de la frontera, haciendo alusión a esa región del Estado norteamericano de California donde se han asentado las principales compañías de innovación y tecnología de Estados Unidos, y a donde llegan aventureros tecnológicos de todo el mundo a buscar aprender, aportar, pero sobre todo a contactar con otras personas que navegan en la gigantesca ola de la digitalización.

Pero, la semana pasada, en Puerto Vallarta, se llevó a cabo la primera edición de la cumbre del Singularity University México, que reúne a verdaderos titanes de la innovación, y uno de ellos, Bruno Juanes, responsable precisamente de la innovación en la consultoría  de Deloitte, si bien señaló que Jalisco es ya referente a nivel nacional como un lugar de importante desarrollo tecnológico gracias al empeño que ha puesto en ello el Gobierno del Estado, también apuntó con toda franqueza que la vocación de la región es efectivamente convertirse en nuevo Silicon Valley, pero antes debe consolidar los cimientos, los pilares, las iniciativas y el programa político.

Por su parte, Vivian Lang, embajadora de Singularity University en México fue más puntual al señalar que los mexicanos deben superar las deficiencias si es que quieren convertirse en una potencia tecnológica. Es la gran tarea.
Y coincide con la revisión anual sobre la economía mexicana que hace el Fondo Monetario Internacional donde urge a nuestro país a priorizar en reformas encaminadas al buen gobierno, seguridad, Estado de derecho e impunidad, pero sobre todo la implementación real y efectiva de un Sistema Estatal Anticorrupción.
Ahí estamos atorados, y parece que lo seguiremos mientras sigamos considerando como prioritarios los temas políticos por sobre los temas estructurales.

Le estamos dando la vuelta al verdadero enemigo.

Los problemas derivados de la impunidad, la corrupción, la falta de Estado de derecho y de buen gobierno saltan a la vista desde que se pone un pie en Jalisco. Para empezar, y por las razones que usted quiera, hay un grupo de manifestantes que todos los lunes ya se han convertido en parte del paisaje en el Aeropuerto. Esa es la bienvenida. Ya algo está mal si el problema lleva años y no se resuelve.

Y ya circulando por las calles se ve la impunidad con que circulan vehículos tanto particulares como oficiales cometiendo infracciones a diestra y siniestra. Nada más arcaico que el sistema de transporte público que se traduce en camiones viejos y maltratados, y en el florecimiento de la piratería en todas las ramas de los autos de alquiler, incluidas las mototaxis.

Echar un vistazo a los expedientes judiciales (las famosas carpetas abiertas) es de terror ya que la inmensa mayoría de ellos navegan en la incertidumbre fomentando la impunidad.

Así, cuesta trabajo creerse aquello de capital de la innovación, no hay condiciones, cuando las políticas públicas parecen sólo navegar de muertito mientras lo que sí avanzan son los temas políticos (grillas).
¿Quién se va a animar a hacer algo aquí?

En tiempos electorales seguimos a la espera, al estilo Penélope, del estadista visionario que por lo menos redescubra el verdadero problema. ¿Lo habrá? Es poco probable.

Temas

  • Gobierno del Estado

Lee También

Comentarios