Logo de aviso informador Logo de circulo informador Logo de gente bien
Miércoles, 18 de Julio 2018

Ideas

Ideas |

Poca memoria

Por: Salvador Páramo

Poca memoria

Poca memoria

Legisladores republicanos están aprovechando el caos que envuelve la administración y que entretiene al electorado para promover proyectos de ley que pueden tener consecuencias para todos los americanos. El representante en el Senado de Idaho, Mike Crapo (R), presentó a la Cámara una ley que ataca las regulaciones impuestas por el Gobierno federal a las instituciones bancarias después de la crisis global de 2008. Siempre ha sido parte de la agenda republicana el aliviar presión y limitantes a negocios bajo el principio que la competencia genera crecimiento y evolución, desde Ronald Reagan la postura del partido ha sido “menos Gobierno, más libre comercio”.

La ley que pretender firmar levantaría la mínima cantidad de capital en los bancos y liberaría a las llamadas instituciones de comunidad de regulaciones que les prohíbe decretar dividendos o comprar acciones de la empresa. Los bancos exentos de estas normas bajo el reglamento actual no pueden tener más de 50 billones de dólares en activos, la nueva propuesta pretende alzar ese mínimo a 250 billones de dólares. Cualquier institución que cuente con activos de un cuarto de trillón de dólares no puede ser considerada comunitaria o regional, con esa cantidad de recursos en sus libros pueden apalancarse en cantidades que pongan en riesgo la salud financiera del país.

Las regulaciones impuestas después de 2008 están diseñadas para prevenir escenarios peligrosos para la economía  pero sobre todo para eliminar las empresas denominadas “demasiado grandes para fracasar”. No debemos olvidar la interconexión económica que existe en este mundo globalizado; no pretendo ser la voz del miedo, pero sí creo pertinente una llamada de atención al público que está esperando un nuevo tuit del presidente o el siguiente escándalo. Las regulaciones son necesarias por dos razones: la primera, la seguridad de los ciudadanos y su bienestar económico; y la segunda, como castigo a aquellas empresas que han apostado con fichas prestadas el futuro de sus clientes. Aunque sin acaparar los encabezados creo que esta batalla es una digna de luchar para los demócratas y sacrificando la gloria pública pueden hacer mucho bien a los Estados Unidos.

Temas

Lee También

Comentarios