Logo de aviso informador Logo de circulo informador Logo de gente bien
Viernes, 15 de Noviembre 2019
Ideas |

Pastos ganaderos 11

Por: Roberto Sierra B.

Pastos ganaderos 11

Pastos ganaderos 11

Una divisa universal es que “la calidad y belleza entran por la boca”. Siguiendo pues dicha creencia, es que vamos en la presente colaboración, a exponer las respuestas en los valores nutricionales en los pastizales naturales e inducidos, a la aplicación de fertilizantes. Es bien sabido que cada uno de los elementos de nutrición cumple una función específica e igualmente, reaccionan en sinergia; tales funciones fisiológicas y metabólicas actúan en los diferentes órganos del vegetal a lo largo de su ciclo biológico. Requisito indispensable es la humedad en un rango constante, esto en el caso de que se tenga facilidad de riego; de otra manera los pastos en algunas variedades pueden depender del temporal de lluvias sin detrimento de la calidad de su nutrición.

La fertilización es una de las medidas que interfieren en la condición del pastizal natural, y así mejora su composición botánica y su producción. Por otro lado una labor de conjunto es la escarificación, es decir airear para oxigenar los sistemas radiculares; este beneficio se presenta en el comportamiento de la flora microbiana de los suelos.

Con la exposición anterior veamos la respuesta de las diversas especies. La respuesta del pastizal a la aplicación de fertilizantes es muy diferente. Basándonos en estas diferencias en la respuesta, se puede mejorar tanto la condición como la composición botánica que ya hemos mencionado; el requisito es que tal fertilización sea adecuada.

El nitrógeno, el fosforo, el potasio, y el calcio obtienen aceptación y respuesta según la descripción que a continuación hacemos: en las especies de pastos buenos o, buenos pastos como también se entiende los elementos arriba mencionados presentan un resultado positivo. En los pastos regulares el nitrógeno y el potasio son positivos, mientras que es indiferente el factor fosforo y, de plano negativo el calcio. En los pastos de poca calidad o inferiores la respuesta al nitrógeno es indiferente, es negativa en el fosforo, indiferente en el potasio y negativa en el calcio. El comportamiento de las leguminosas arroja un resultado

negativo en la aplicación del nitrógeno, sin duda que esto se debe a las características que tienen dichas especies de fijar el nitrógeno del aire, respecto del fosforo la respuesta es positiva así mismo el potasio y el calcio. Los Pseudo pastos tienen una respuesta negativa para el nitrógeno, fosforo y potasio, en cambio es indiferente respecto del calcio. Respecto de las hierbas o malezas de posible utilidad para el ganado, el nitrógeno el fosforo y el potasio los resultados son nulos, mientras que el calcio tiene un resultado positivo; se debe tal comportamiento a la estructura de tales malezas, que es semi leñosa.

Así, una fertilización con fosforo favorece el desarrollo de las buenas especies de pastos y de las leguminosas. Las otras especies no responden pues, o sea, que tienen una respuesta negativa. La respuesta a una fertilización con potasio es similar. El nitrógeno favorece el desarrollo de pastos en particular. Una fertilización de calcio tendrá una respuesta positiva en los buenos pastos, las leguminosas y en algunas hierbas.

Para estar acorde con la divisa primeramente mencionada, los resultados pues de una fertilización adecuada es decir, tanto en la dosis como en el número de elementos que intervienen y, además la frecuencia con que el pastizal debe ser fertilizado.

En bovinos, ovinos, caprinos y caballar la diferencia de calidad se presenta ante el consumidor. Un caballo para usos deportivos es afectado desde el pelo hasta la pesuña, independientemente de su nobleza. La carne de las otras especies tiene en sus características el gusto y la facilidad industrial, que resulta en los cortes. En el bovino lechero lo mismo que en el ovino y el caprino para la explotación de lácteos igualmente estos productos deben facilitar por su calidad, el manejo de derivados, inclusive.

Dejamos para próxima colaboración la bondad de cada uno de los elementos de nutrición, que son cuatro los que hemos mencionado, que resulta pues en la calidad.

Lee También

Comentarios