Logo de aviso informador Logo de circulo informador Logo de gente bien
Martes, 21 de Noviembre 2017

Ideas

Ideas |

¿Gobierno rebasado?

    México es un gran país. Siempre lo afirmo a pesar de tanto pesimista y crítico odioso visceral. Y sí, tenemos muchísimos problemas —el principal la impunidad—. Pero todos los países tienen los suyos. La diferencia actual dada la circunstancia: todos se han dado cuenta de nuestra grandeza. Propios y extraños. La solidaridad mexicana y nuestro sólido sistema para atender las desgracias naturales, se ha mostrado a nivel global. Más de 40 edificaciones caídas, decenas a punto del colapso, más 135 fallecidos, incalculables heridos, más de 50 personas rescatadas; solo en la Ciudad de México (cifras aproximadas de ayer). Ayer declarada zona de catástrofe.

    Pero muy distinto todo al temblor de 1985. La tecnología es radicalmente otra. Desde alertas sísmicas —lo entiendo, también fallan a veces—, escáneres de todo tipo cuya función es permitir la ubicación de personas vivas, maquinaria pesada, las redes sociales, chats en teléfonos inteligentes, manera de conocer en minutos todo tipo de información relevante y requerimientos de alimentos y herramientas. También nuestro sistema de atención a desastres es otro. Es envidiable. Pero también entiendo a veces comete errores. Y siempre se cometerán. Pero ello no lo descalifica. Al contrario, gobierno y sociedad hemos evolucionado ante los ataques reiterados de la naturaleza. Nuestra educación en este aspecto es gigantesca. Pero solo se aprende equivocándose.

    La excepción confirma la regla. Algunos pillos han aprovechado para hacer de las suyas. Hubo asaltos a automovilistas inmóviles y robos en inmuebles dañados. También los políticos oportunistas, usando el problema para jalar agua a su molino. Y los “críticos” odiadores, cuyos prejuicios les impide ver la realidad. Exigen toda perfección ante una verdadera catástrofe. Acusan, “como siempre” llegó primero la gente y no el gobierno. Evidentemente acudieron los transeúntes o vecinos primero: estaban ahí y no existe el botón para hacer aparecer de la nada a un bombero, o un marino. Tardaron en llegar las autoridades. Sí. Para comenzar la ciudad se colapsó y su llegada se complicó. Pero llegaron y bien. La Marina, el Ejército, los bomberos, las policías, etcétera, a diferencia del 85 llegaron sabiendo qué hacer.  ¿Desorganización inicial de los rescatistas espontáneos? Por supuesto. No se podía exigir otra cosa entre que llegaban los profesionales. ¿Mucho más gente de a pie que autoridades? Pues sí, incluso hasta estorbando. Es normal. Aparte, a mediano plazo, —hoy y estos días lo importante es seguir rescatando vidas, atendiendo accidentados y albergar a los ahora sin casa—, el gobierno cuenta con partidas con acceso inmediato para las reconstrucciones. Desconozco cuál otro país cuenta con un sistema análogo. Ya luego se verá cuáles de los derrumbes ocurrieron por negligencia o corrupción. Esperemos aquí no haya impunidad.

    Hablando de oportunistas. Si algo les he criticado a los partidos políticos es su clientelismo, es decir, comprar votos a cambio de dinero, bienes o servicios. Por eso me parece una estupidez decir y exigirle a los partidos donen parte de su dinero para las elecciones de 2018. Además de ilegal, es un incentivo perverso. Maicear a sus clientelas o crear nuevas, vaya idea. Exigir que el INE done el dinero de los partidos también es ilícito, a pesar de lo que opine el mismo INE en ambos casos. Si quieren hacer algo bien, quítense su dinero gubernamental. Sin medias tintas como el sin voto no hay dinero. No se vayan por las ramas. Quítense la lana desde el presupuesto y aplíquenlo a los damnificados. Luego autoridades donando dinero público. Muy bonito, donando dinero ajeno y fomentando clientela de paso.

    Nuestra sociedad y nuestro sistema de protección civil (incluyendo gobiernos) salvo algunos pocos casos, son de primera en este aspecto. Guste o no.

    P.D. Era inevitable el oportunismo político. Era evitable no facilitarlo. El INE decidió impulsarlo. Aplausos.

Lee También

Comentarios