Logo de aviso informador Logo de circulo informador Logo de gente bien
Lunes, 19 de Noviembre 2018

Ideas

Ideas |

¿Cuáles promesas se cumplirán?

Por: Sergio Aguirre

¿Cuáles promesas se cumplirán?

¿Cuáles promesas se cumplirán?

Sobre las promesas de campaña siempre he pensado lo mismo. Solo sirven para medio darnos cuenta por donde va el candidato. Como un indicio de su forma de tomar decisiones. Nunca se podrá cumplir con lo prometido y eso es lo normal. Incluso a mi parecer los incumplimientos no se pueden calificar ni de buenos ni malos, aunque sus opositores siempre los utilizarán como arma política. Así ha sido siempre. Pensar lo contrario va en contra de la realidad. Las circunstancias siempre están modificándose y a veces cuando se arriba al poder se cambia de opinión, al percibir de primera mano los diagnósticos directos.

También se debe tomar en consideración la oportunidad política. A veces no se cumplen las promesas porque no se le permite o porque no le conviene hacerlo. Finalmente otros compromisos son imposibles de cumplir. Y sí. Se vale prometer cosas irrealizables. El problema no es del candidato colmilludo, sino del ingenuo que se la cree. Finalmente las promesas de campaña son solo propaganda.

Faltan poco menos de cinco meses para la toma de posesión del próximo Presidente de la República. Mucho se ha criticado y con razón el largo periodo existente entre la elección y el arribo al cargo. Pero estamos ante una situación inédita. Es la primera vez desde la primera alternancia en 2000, que el candidato vencedor, incluso antes de ser declarado como electo, no se maneja de forma muy discreta durante dicho periodo. Todo lo contrario. Parece no estar satisfecho si no es el centro absoluto de la atención. Todos los días él y los suyos salen a medios con nuevas propuestas -en muchos casos ocurrencias- aunque al igual que en campaña, sean contradictorias entre sí.

En días recientes han habido varios pronunciamientos sobre las cosas a realizarse durante su Gobierno. No me las tomo en serio todas. Algunas pocas sí son cumplibles. Sobre otras se cambiará de opinión, se relegaran tantas más por conveniencia o imposibilidad política, y otras las más, pertenecen al grupo de las imposibles de cumplir. Van algunos ejemplos de las últimas: no tener guardia personal, “descentralizar” a la Pol Pot, un montón de dependencias ubicadas en la Ciudad de México, donde en el colmo del ridículo se pretende descentralizar de la capital federal a Durango la Comisión Nacional Forestal, cuando en realidad se encuentra en Zapopan, Jalisco, ósea en el Área Metropolitana de Guadalajara y revocar un decreto inexistente cuyo contenido se dice equivocadamente fue privatizar el agua, entre otras. No hablaré de las ocurrencias porque no acabo.

Un forma de ver este espectáculo, aparte de como un adelanto de la forma personal de gobernar de AMLO, es considerarlo como un señuelo, como un distractor para ocultar los enfrentamientos internos del lopezobradorismo por el avizorado, próximo e indiscriminado repartidero de cargos. Desde secretarías de Estado hasta por lo menos las direcciones generales, pero incluyendo a todos los puestos clave sin importar su nivel. Para el Gobierno autoritario y vertical en extremo eso es vital.

¿Cuales, aparte de las promesas irrealizables, se cumplirán y cuáles no? Imposible hacer un adelanto. Ante las ambigüedades y contradicciones del nuevo proyecto político solo queda hacerle al adivinador. O jugar volados. Lo claro: será un Gobierno de idas y venidas, contradicciones y ambigüedades.

sergio@aguirre-consultores.com.mx / @seraguirre)

Temas

Lee También

Comentarios