Logo de aviso informador Logo de circulo informador Logo de gente bien
Jueves, 15 de Noviembre 2018
Ideas |

Al Presidente le salió un hijo fifí

Por: Carlos Loret de Mola

Al Presidente le salió un hijo fifí

Al Presidente le salió un hijo fifí

Pienso que debe existir una frontera a la hora de hablar de los hijos de un hombre público. Si son menores de edad, si ellos no están en la vida política, si tienen un trabajo privado que les ofrece suficientes recursos para darse la vida que quieran.

Ninguno de estos supuestos lo cumple José Ramón López Beltrán, hijo del Presidente electo Andrés Manuel López Obrador: no es menor de edad, ha sido operador electoral de Morena y éste es un partido político financiado millonariamente con recursos públicos.

José Ramón López Beltrán se da una vida “fifí” (el adjetivo descalificativo que emplea con frecuencia López Obrador para despreciar a sus críticos). Circulan unas fotografías de él en el restaurante del lujoso hotel Villa Magna de Madrid, que cuesta unos 12 mil pesos por noche, famoso por hospedar a mexicanos de dinero. Al parecer la reservación del hotel estaba a nombre de otro de sus hermanos, Gonzalo.

Las imágenes del hijo de AMLO en el Villa Magna de Madrid impactan en el corazón del mensaje de austeridad. El asunto se vuelve noticia justo porque se estrella contra los prejuicios del Presidente electo. Si él no usara el “fifí” como misil de ataque, si no pusiera bajo sospecha de corrupción a cualquiera que tenga los recursos para hospedarse en un hotel de lujo, si no tratara de proyectar sistemáticamente la idea de que los suyos viven en una especie de pobreza franciscana, la estancia del joven López Beltrán en la capital española no tendría nada de relevante porque no hay ninguna prueba de que haya sido financiada con dinero público o mal habido.

Ahora bien, si el papá dice que vive con 200 pesos en la bolsa, que no tiene tarjetas de crédito ni cuentas bancarias, y si el hijo sólo trabaja haciendo tareas informales en Morena, parece lógico que mucha gente se pregunte de dónde sale para el viaje a España a todo lujo. Encima, cuando aún ni toma posesión, no se distancia de la repudiada actitud de derroche de la familia del Presidente Peña Nieto.

Al Presidente electo se le han hecho muchos y muy respetuosos llamados para que modere su lenguaje. Para que entienda que las palabras cuentan, que las expresiones de desprecio a quienes piensan diferente a él sólo acarrean violencia verbal que -nadie lo desea, quiero pensar que ni él- puede traducirse en violencia física. Hasta ahora, no parece importarle: sigue lanzando injurias, infamias, estigmatizando, haciéndose el gracioso con dichos y términos que buscan disminuir a quien lo cuestione. Quiere demostrar “quién manda aquí” lanzando epítetos y calificativos, escudándose detrás del concepto de “pueblo” y asumiéndose él como su único intérprete y representante. Es el insulto como sustituto de la rendición de cuentas.

Un primer golpe de realidad se lo llevó cuando quien ha sido por décadas su colaborador más cercano, César Yáñez, se casó en una boda fifí.

Esta vez, la realidad lo alcanzó por el flanco más débil: al Presidente electo le salió un hijo fifí. ¿Servirá este episodio para que contenga su desprecio? Ya veremos.

SACIAMORBOS

Cuando disparan una calumnia les puede regresar una verdad.

Temas

Lee También

Comentarios