Domingo, 23 de Enero 2022
Gente Bien | Columna

Propósitos de basura

¡Una columna por Pavo Gómez Orea!

Por: Pavo Gómez Orea

Está comprobado que compartir tus metas con otras personas aumentará considerablemente las posibilidades de que consigas cualquier cosa. UNSPLASH/ GREEN CHAMELEON

Está comprobado que compartir tus metas con otras personas aumentará considerablemente las posibilidades de que consigas cualquier cosa. UNSPLASH/ GREEN CHAMELEON

Escribí esto para que dejes de hacer un listado que se empolva en unos días (o semanas a lo mucho) y descubras ideas para que tengas más posibilidades de lograr lo que re propones en este año de forma práctica.

Aquí tienes 8 herramientas que te pueden ayudar a lograr la mayoría de tus propósitos:

1, Comparte tus metas con otros. Ya sea que se lo expongas de manera formal a un grupo de amigos o bien que busques un parther para algunos de los objetivos. Está comprobado que hacer esto aumentará considerablemente las posibilidades de que consigas cualquier cosa.

2, Flexibilidad, "Haz lo que puedas con lo que tengas, donde estés." dice una frase que me gusta mucho. Es iluso pensar que las cosas van a salir tal cual como las planeamos, sería muy aburrido ¿no?.  Dentro del seguimiento que le des a lo que pongas por escrito date el lujo de pulir y adaptar tus objetivos sin bajar la guardia y sin ser condescendiente. 

Pon tus metas por escrito, ayudará a cumplirlas realmente. GLENN CARSTENS

3, Claridad, piensa qué quieres realmente. Si no ves varias veces al mes tus metas, estoy casi seguro de que no las tendrás en tus prioridades diarias. Ponlas por escrito, revísalas, ajústalas, imprímelas, ponlas de fondo de pantalla... haz lo que sea para que las tengas siempre presente. Muchas veces no logramos lo que queremos por falta de claridad y no por falta de motivación o ganas. ¿Por qué quieres lo que te propones?

4, Partir el pan. ¿A qué me refiero? Vamos suponer que uno de tus objetivos es "Correr un maratón". Para muchos resulta una meta super lejana, incluso imposible. Pero si piensas que en febrero debes de poder correr una carrera de 5 km, en abril una de 10km y en julio un medio maratón, se convierte en algo más viable. ¿Suena muy lógico? Tal vez si, pero en la práctica no lo hacemos. Divide tus grandes metas en pequeños triunfos diarios.

5, Busca un guía. ¿Por qué de pequeños íbamos con maestros de natación, matemáticas o inglés y ahora creemos que podemos crecer sin ayuda? Ya sea un empresario que puede ser tu mentor, un sacerdote que puede ser tu director espiritual o un entrenador que te prepare para un triatlón, busca a ese guía que puede llevarte a donde quieres estar. Somos el promedio de las personas con las que convivimos. Rodéate que aquellos que te acercarán a tus sueños.

Haz una lista de actividades que NO debes hacer por no estar alineadas a tus objetivos. UNSPLASH/ THOMAS BORMANS

6, Decir que no. Algo que he aprendido a golpes es que sufro por querer comprometerme con muchas personas y proyectos. Haz una lista de actividades que NO debes hacer por no estar alineadas a tus objetivos.

7, Ponte fácil hacer lo correcto. Si te inscribes a un gym que está lejísimos de tu casa, no hay lugar para estacionarse y siempre hay tráfico para llegar, es lógico que te cansarás pronto y olvidarás esos kilos que te prometiste bajar. Un hack que me ha servido es asociar una actividad nueva a un hábito que ya tengo arraigado. Por ejemplo, para lograr leer 20 minutos por día siempre tomar mi kindle después de lavarme los dientes por la noche.

8, El poder de una gran rutina. Siempre hemos escuchado: "La rutina te va a matar". La verdad es que depende de cuál sea tu rutina. El cerebro está diseñado para ahorrar energía a través de los hábitos o los vicios que son actividades que "automatizamos". Date cuenta que solo los cambios duraderos son los que valen la pena. Cuando diseñes tus objetivos piensa en quién te quieres convertir más que pensar qué quieres lograr.

9,Pasa a la acción. La acción nos construye y mata el miedo. Si los objetivos que te has planteado el día de hoy no te dan miedo, tal vez no has apuntado lo suficientemente alto.

Por último: hay que aprender a pasar incomodidad. El estrés, la frustración, el dolor y otras sensaciones que no son agradables muchas veces son parte de un proceso de crecimiento que debemos aprender a disfrutar.

MR

Temas

  • Columna
  • Propósitos

Lee También