Sábado, 13 de Agosto 2022

LO ÚLTIMO DE Estilo

Estilo |

Recuerdos de la niñez

Un recorrido por un menú que conserva de forma espectacular los sabores de antaño

Por: @superchofo

Comida casera, de pueblo, manjar pueblerino que no te puedes perder. CORTESÍA

Comida casera, de pueblo, manjar pueblerino que no te puedes perder. CORTESÍA

Recuerdo que en esos viajes familiares a Puerto Vallarta, en mi niñez, íbamos en una combi ocho hermanos, mis padres y algunos invitados, hacíamos 10 horas, no había carretera de cuota y nos parábamos en todos lados: que la miel, que la caña, que la gasolina. Pero todos esperábamos pasar por Magdalena para llegar a la Fonda Lupita a comer, cenar o desayunar, según fuera la hora de cruce de este pueblo.

Allí, en el mero Centro y antes de darle la vuelta a la plaza, estaba este pintoresco y concurrido lugar donde se ofrecía comida casera, de pueblo, de la que nos acordamos toda la vida.

Esta semana fui a Vallarta y decidí volver para desayunar. Llegamos a las 8:40 y no había mucha gente, ahora se encuentra a unos pasos de la carretera de cuota que va a Tepic. Al llegar al entronque de Magdalena, te sales y a escasos 300 metros del lado izquierdo lo encontrarás.

Es un lugar para ir con apetito y ganas de comida de rancho, tienen huevos al gusto, chilaquiles, quesadillas, tamales, carne con chile, bistec, huevos ahogados y un sinfín de delicias, todas acompañadas de frijoles refritos muy caldosos que da gusto sopear, con esas tortillas grandes y gruesas recién salidas del comal. ¡Deliciosas!

Pedimos varios platillos para compartir, iniciamos con unos chilaquiles ($180), que son triángulos de esa tortilla gruesa que les platicaba y bien fritas, pero ese grosor hace que no se aguaden y duren más, y aunque al final se sienten aguaditos, para mí que me gusta el crujir, no tuvo demérito alguno por el gran sabor de la salsa roja a base de chiles secos rojos en su punto. Los acompañan con queso fresco que desmoronan a mano y dejan caer en el plato, además de una muy buena porción de frijoles ‘caldudos’ maravillosos, preparados con manteca, que ya no comemos tan seguido.

También ordenamos chicharrón ($180), es de pancita, con el gordito sí un poco aguadito, la verdad yo lo separé y disfruté sólo de su carnita debajo que estaba muy doradita y con un sabor excepcional. Confesaré que me hice un gran taco del chicharrón, que escurría frijoles a cada mordida y al que le puse una salsa buenaza de tomate crudo molcajeteado con un picor medio alto. Qué barbaridad, creo que esos son los recuerdos que de la niñez tenía al disfrutar de estos placeres tan de vez en cuando.

Tiene platos combinados con dos guisos y sus frijoles, éstos son de $220. El lugar es muy sencillo, con sus mesas con manteles plásticos muy coloridos, que asemejan zarapes, y sillas refresqueras de plástico. Vale la pena cambiar de ritmo de lo citadino y darse una vuelta, o más, regalarse uno la vuelta para disfrutar de estos pequeños placeres que nuestro México nos ofrece todos los días.

También tienen menú para comer y cenar. A la hora que pases podrás disfrutar de este manjar pueblerino.

¡Sé feliz!

Asiste 

Fonda Lupita III

  • Dirección: Carretera Guadalajara – Tepic 32 Cerrito, Magdalena, Jal CP 46470
  • Horario: Lunes a domingo de 7:00 AM a 10:00 PM
  • Teléfono: 3867440142

Evaluación

  • Comida 4.5
  • Lugar 4
  • Servicio 4.5

Recibe las últimas noticias en tu e-mail

Todo lo que necesitas saber para comenzar tu día

Registrarse implica aceptar los Términos y Condiciones