Martes, 03 de Agosto 2021
Estilo |

Editorial

Por: El Informador

PIXABAY

PIXABAY

Resulta obligado hacer algunas reflexiones pertinentes sobre el resultado de la reciente elección, la que más puestos de elección popular ha tenido en la historia del México “democrático” y la que ciertamente ha provocado la mayor participación de ciudadanos.

Si bien es cierto que se superó de alguna manera la mitad de los ciudadanos registrados, que concurrieron a ejercer su derecho y su deber de voto, esta fue aún menor de la que debería serlo, sobre todo si tomamos en cuenta que hay aún muchas fallas endémicas en nuestro sistema de Gobierno y en el comportamiento de los candidatos, una vez tomando posesión de su cargo.

Una de las fallas más preocupantes es el hecho de que no existen controles ciudadanos que permitan monitorear el comportamiento de los funcionarios elegidos, de manera que sepan éstos que están vigilados con lupa en cuanto a la corrupción en que incurran o el mal ejercicio de sus funciones, en beneficio de los habitantes de su respectiva jurisdicción, comenzando por la Presidencia de la República y siguiendo hasta el más recóndito de los diputados federales.

Es por ello que resulta imperativo que los ciudadanos y las organizaciones de ciudadanos sigamos trabajando para que el porcentaje de ciudadanos que voten se encuentre en los rangos arriba del setenta por ciento. Ese 20% que faltó, de haber concurrido estamos seguros que no habría votado por Morena, con lo cual esta habría perdido la mayoría en el Congreso. Falta aún mucho por hacer y por tomar conciencia ciudadana. A trabajar.

ATALAYA

Las mujeres, la votación y la democracia

por Sergio López Rivera

La recién finalizada jornada electoral nos merece dedicarle algunos momentos de reflexión, sobre cómo ha evolucionado la vida política del país, desde los tiempos en el que el PRI fue el factótum de la misma y todo se resolvía conforme a su Diktat autocrático, emanado este poder de facto del resultado de la Revolución, que le heredó la responsabilidad de dirigir los destinos de la nación.

Enfatizo en primer y destacado lugar a la participación de las mujeres mexicanas, que de haber podido hacerlo desde los tiempos heroicos en que el antiguo y auténtico PAN era la única oposición legítima, valiente y con una convicción de misión cuasi religiosa, el derrotero de la política en el país hubiera tomado otro sendero, más democrático y más honesto.

Desgraciadamente ese partido también sufrió, como bien lo veía don Efraín González Luna, los efectos nefastos de la corrupción y la ambición por el dinero fácil emanado de los puestos y el poder político, lo que significó su destrucción y su deslegitimación, así como el enriquecimiento de quienes se aprovecharon de dichos puestos políticos.

Pero lo que se pudo observar en la reciente jornada electoral fue la participación convencida y auténtica de las mujeres mexicanas, a quienes les rindo un homenaje por su perseverancia, su compromiso y su honestidad intelectual ante el gran compromiso que significaba la misma, involucradas con sensatez y profundidad y con un gran cuestionamiento intelectual y racional, ante las alternativas de la elección. Activas y empeñosas como nadie, ya fuera en lo personal o a través de la comunicación virtual de las redes sociales, los chats y el celular, convertido el día de hoy, no en un pasatiempo, sino en una necesidad existencial.

Merecen especial mención las damas comprometidas con ese diligente trabajo de supervisión y comunicación antes y durante la elección, para verificar que todo marchara normalmente durante la jornada electoral. Ciertamente sin esa participación plena de convicción y espíritu ciudadano y democrático, otro hubiera sido el resultado de la jornada del pasado día 6.

FILOSOFÍA COTIDIANA

Cronos: sabio maestro…

por Uriel Eduardo Santana Soltero

Existe infinidad de formas para aprender, pero nadie es tan paciente como maestro, que supere al tiempo. Por mucho que -como dicen- “nos hagamos de la vista gorda”, el tiempo viene a demostrarnos cuán equivocados estábamos.

Dos irónicos de la literatura partieron casi a la par: Saramago y Monsiváis. Del escritor portugués, viene a mi memoria aquello de: “La derrota tiene algo positivo: nunca es definitiva. En cambio, la victoria tiene algo negativo: jamás es definitiva”.

Nada sencillo es sustraerse a la parafernalia mediática del clímax futbolero. Y de esas imágenes que calan hondo, es la que me quedó -hace más de una década- del entrenador de Sudáfrica -Parreira- tendiéndole la mano a quien ostentó la dirección técnica de los franceses -Domenech- mientras éste exhibía su lamentable inmadurez, al negarse a corresponderle.

Raymond Domenech se negó a recibir el saludo de su colega de Sudáfrica, Carlos Alberto Parreira, luego del partido que eliminó a los dos de la Copa Mundial. Hay quienes dicen que Domenech podría haber violado las reglas de juego limpio de la FIFA al ignorar a Parreira tras la victoria 2-1 de Sudáfrica. El técnico francés le dio la espalda y cuando Parreira le pidió una explicación, tampoco estrechó su mano.

Y, en cuanto a Monsiváis, me quedé con aquello que le atribuyen acerca de “su forma de definir la verdad y la mentira”: "…decir la verdad es un terreno al que pocos tienen acceso. No mentir es a lo más que uno aspira. Si me pronuncio ante un tema, no creo estar diciendo la verdad sino: no estar mintiendo, de acuerdo con lo que yo conozco".

Por todo ello, respeto y admiro la fina actitud política de Francisco Pelayo Covarrubias -candidato derrota do en Baja California Sur- reconociendo el triunfo nada ortodoxo de su contrincante, Víctor Castro (aunque bien sabe la mezquina forma en que lo obtuvo), deseándole éxito en su gestión, para bien de la Entidad.

Situación que rubrica, también con noble Arte político, una Señora de toda mi admiración y respeto, quien hace algunos años fue la titular de mi entonces III Distrito Electoral, y tuvo la gentileza de corresponder a mi comentario del día que nos conocimos: “…eres la diputada de mi distrito, pero no voté por ti…”, invitándome breve tiempo después a conocer, en un acto formal de su partido, al hijo de mi gran amigo de juventud (QEPD): Carlos Castillo Peraza. Maritza Muñoz Vargas, publica hoy en su Facebook personal: “En la victoria hay que ser generoso, en la derrota hay que tener dignidad”. Cerrando con todo el espíritu sudcaliforniano que le distingue: “…a darle; bien y de buenas siempre, aun en la adversidad…”

MERCADOTECNIA

La verdad

por Carlos Cortés Vázquez

Nada es verdad ni mentira, pero el tiempo es inapelable y ha llegado para exponer el vigor de propuestas de quienes fueron candidatos ganadores con el voto.

En Jalisco son 125 municipios donde las presidencias tendrán dirigentes comprometidos al cumplimiento de propósitos: reto y desafío forman binomio, como voluntad y confianza ciudadana, para abatir violencia creando un ambiente de tranquila seguridad con salud.

Aún faltan resultados definitivos que den la seguridad a triunfadores y perdedores sin posibilidad de ratificación o en algunos casos motivos de luchas internas en contra de lo que afirme y divulgue el Consejo Nacional Electoral durante el resto del mismo mes de junio. En todo caso, la información de acontecimientos y acciones gubernamentales será fundamental para crear tranquilidad.

Dios nos guarde de la discordia.

sicpm@informador.com.mx