Logo de aviso informador Logo de circulo informador Logo de gente bien

Ideas

Ideas |

¿Y si se regresan los paisanos?

¿Y si se regresan los paisanos?

¿Y si se regresan los paisanos?

La hostilidad con la que Donald Trump ha iniciado su gobierno y la rapidez con la que cumple algunas amenazas de campaña, generaron un movimiento inusual en nuestros gobiernos. Están agarrando otro ritmo y nadie ha salido a anunciar, como en el lento pasado, la creación de una comisión.

Por ahora, se preparan para una diáspora. ¿Qué pasará si la locura de Trump cristaliza en el éxodo obligado de miles de mexicanos que hoy viven en Estados Unidos? Nadie sabe en qué condiciones lo hará Trump si lo hace. No hay elementos para anticipar si será una deportación similar a la de las últimas administraciones norteamericanas (Obama se lució regresando mexicanos), o si habrá remoción de ciudadanos norteamericanos con origen mexicano.

Hasta ahora, la deportación se ha usado por ingreso ilegal o trabajo sin permiso. No exclusiva, pero sí principalmente, y eso ha traído millones de mexicanos y centroamericanos de regreso. El problema es que hoy se teme que se engrosen las razones para deportar: Trump amenaza con sacar a quienes tengan antecedentes penales y después quién sabe.

Me causa mucha comezón que el tema se aborde como un fenómeno coyuntural para el que se necesitan medidas emergentes, habiendo como hay tan alta tasa de retorno de manera permanente. De hecho, el actual gobierno de Jalisco impulsó una política de atención a migrantes y tres sedes para ello en Estados Unidos desde hace tiempo, pero esta semana, el gobernador anunció una estrategia especial: hay teléfonos para pedir información o asesoría jurídica, habrá medidas excepcionales de revalidación educativa y programas para impulsar pequeños negocios, entre otros.

Son buenas medidas, se anuncian con prontitud y mandan el mensaje adecuado a los paisanos. Además, se aprecia su especificidad frente a la vaguedad de las medidas federales. No las discuto, las aplaudo, pero hay temas que aún faltan y que preocupan. El de las remesas es uno, muy grave. Y la disposición colectiva es otro, nunca desatendible.

Estos dos son temas internos. Quiero decir, son fenómenos que tendremos que arreglar aquí, entre nosotros, en el país. El primero afectará a las familias y pueblos que viven gracias al ingreso extraordinario que proviene de afuera, del cariño de los que no están. El segundo se relaciona con la escasez y competencia por los recursos. Habrá familias felices por el retorno, pero preocupadas por el dinero, y habrá mexicanos que sentirán amenazados sus recursos por el ingreso de nuevos grupos.

Es natural: no todos entienden (como bien puede verse con Trump) que los flujos poblacionales traen consigo capital humano, reacomodos sociales y riqueza, no sólo necesidades. Si de verdad Trump provoca una expulsión masiva de hispanos, tendremos que estar más preparados que con unas becas.

Esto no le toca a ningún gobierno. Es una tarea colectiva y consiste básicamente en entender. Si el ogro no es detenido, tenemos que hacernos a la idea de que viviremos con los paisanos, todos como mexicanos. Si lo tenemos presente, será una tarea feliz.

Lee También

Comentarios