Logo de aviso informador Logo de circulo informador Logo de gente bien
Jueves, 14 de Diciembre 2017
Internacional | Necesitan ratificar sus certificados, ya que el EI les dio documentos inválidos

Desplazados de Mosul afrontan trabas para recuperar sus papeles

Miles de personas necesitan ratificar sus certificados, ya que los yihadistas les expedieron documentos inválidos
Al momento de escapar, miles de pobladores olvidaron sus documentos oficiales; una ONG les ayuda a recuperar su identidad. AP / K. Mohammed

Al momento de escapar, miles de pobladores olvidaron sus documentos oficiales; una ONG les ayuda a recuperar su identidad. AP / K. Mohammed

AL JAZER, IRAQ (25/ENE/2017).- Miles de residentes de la ciudad iraquí de Mosul, que han vivido desde junio de 2014 bajo el yugo del grupo terrorista Estado Islámico (EI), afrontan problemas legales para poder retomar sus vidas y necesitan validar sus certificados de nacimiento, matrimonio y muerte expedidos por los yihadistas.

En el campamento de desplazados de Al Jazer, al este de Mosul, miles de personas que han abandonado sus hogares por la ofensiva gubernamental tienen que legalizar sus papeles y obtener los oficiales del Gobierno iraquí o del kurdo, que no reconocen los expedidos por la administración de los radicales.

Unas 161 mil personas se han visto obligadas a desplazarse desde que hace tres meses comenzó la operación para recuperar el control de Mosul, según la Organización Internacional de las Migraciones.

Un joven desplazado de 27 años de nombre Salem, que llegó hace pocos días al campamento, relató a Efe que se casó algunos meses después de la irrupción del EI en Mosul y obtuvo un certificado de matrimonio oficial del grupo, en el cual aparece el símbolo de la organización, la bandera negra que reza "no hay dios sino Alá".

"Necesito un certificado oficial del Gobierno iraquí lo antes posible, no tengo nada que pruebe que estoy casado. Me piden que presente un certificado, pero sólo tengo el de Dáesh (acrónimo en árabe del EI) y no lo reconocen", detalló.

Al igual que Salem, otros muchos tienen que probar sus identidades y su estatus civil para poder obtener nuevos documentos, y esto resulta complicado porque sus carnés y certificados originales se han perdido o los han dejado atrás cuando huyeron de sus casas por los combates en Mosul y sus alrededores.

La pequeña Hadil tiene sólo seis meses y nació en un hospital de Mosul que, como todas las instituciones, gestionaban los yihadistas.

Su padre ha acudido a la ONG sueca Qandil para obtener un certificado de nacimiento que pruebe que Hadil existe y está esperando que tramiten su caso, uno de los muchos de que los que se ocupa la organización.

La ONG que opera en la región autónoma del Kurdistán iraquí, donde se encuentra el campamento de Al Jazer, ofrece asistencia legal a los desplazados, con un equipo de 18 abogados en este y otros dos campos cercanos.

Uno de los letrados, Aran Mahmud, dijo a Efe que la mayor parte de los casos están relacionados con nacimientos y documentos de identidad y explicó que confirmar ambos puede resultar complicado.

A los recién nacidos, si disponen del certificado del hospital, es más fácil que se les reconozca, pero si tienen un certificado con el sello o membrete del EI, sus progenitores tienen que pasar por un largo procedimiento burocrático, detalló Mahmud.

Para ello, el tribunal de Mosul ha establecido una pequeña corte en el campamento de Al Jazer, con sede en unas cabañas prefabricadas, que revisa todos estos casos y facilita los trámites administrativos, que antes realizaban los abogados fuera del campo.

Mahmud señaló que uno de los principales problemas a los que se enfrentan es que los desplazados no disponen de sus documentos de identidad, porque los tienen que entregar a las fuerzas de seguridad kurdas Asayish cuando ingresan en los campamentos bajo su control.

"Si tienen una copia de sus carnés, hay trámites que se pueden hacer en un día, pero si no, pueden tardar más de una semana", añadió.

Qandil ha atendido más de tres mil casos legales en Al Jazer, desde el pasado mes de octubre, cuando abrió sus puertas el campamento tras el comienzo de la ofensiva de las tropas iraquíes sobre Mosul y otros territorios que el EI controlaba en el norte de Iraq.

También ha registrado más de nueve mil casos -en Al Jazer y otros campamentos- de personas que han perdido su carné, como Nur Jaled, madre de tres hijos, que se acercó a los trabajadores de Qandil a pedir ayuda.

"El documento de uno de ellos lo perdí y los de los otros son del EI", relató a Efe la mujer, que además tiene que cambiar su estatus de casada a viuda, porque su marido ha fallecido.

Aparte de Qandil, otras ONG prestan asistencia legal a los desplazados, como Norwegian Refugee Council, que también asesora a aquellos que desean regresar a sus hogares después de que sus localidades hayan sido recuperadas por las fuerzas iraquíes en los pasados tres meses.

Unas 22 mil personas han regresado a casa, explicó a Efe Becky Bakr de la ONG noruega, pero muchos necesitan probar que sus viviendas o tierras les pertenecen, después de haber sido ocupadas por el EI, por milicias progubernamentales o, incluso, haber sido vendidas.

Temas

Lee También

Comentarios