Sábado, 02 de Julio 2022

Sergio Fong, promotor de la lectoescritura y el libro artesanal

El editor, escritor e impulsor de “La Rueda Cartonera” detalla la importancia de promoción de lectura a nivel de barrio

Por: El Informador

Sergio Fong asegura que él es un escritor urbano con un lenguaje del barrio y la calle. EL INFORMADOR/ G. Gallo

Sergio Fong asegura que él es un escritor urbano con un lenguaje del barrio y la calle. EL INFORMADOR/ G. Gallo

Director de “La Rueda Cartonera”, el editor, escritor y promotor cultural, Sergio Fong desde el 2009 con este proyecto editorial ha desarrollado un trabajo importante en pro de acercar la lectoescritura a sectores más vulnerables, barriales o en contextos de violencia, ¿de qué manera? A través de talleres y cursos que tienen que ver con la creatividad de trabajar con el cartón y la motivación de las ideas.

“Esta editorial cartonera trabaja haciendo libros enseñando a hacer libros, es decir vamos a comunidades a generar territorio y hacemos libros con grupos para que ellos de alguna manera también se manifiesten, escriban y den a conocer su literatura. Este proyecto cartonero nos permite bajar los costos de la edición y hacerlos de alguna manera más accesible al público también”, comparte en entrevista para EL INFORMADOR.

Señala que el movimiento cartonero ya tiene cerca de 20 años y nació en Argentina con una editorial llamada “‘Eloísa Cartonera’, y después nosotros en el 2009, conociendo este tipo de libros nos incluimos en este movimiento porque somos escritores y editores independientes”. Destaca además que en el mundo son cerca de 300 cartoneras y al año se hacen de seis a 10 encuentros internacionales, sin embargo, tras la pandemia también se han tenido que adaptar a las nuevas vías de comunicación.

Con “La Rueda Cartonera”, Sergio resalta que actualmente tiene un proyecto dentro de las prisiones donde han desarrollado siete títulos en siete centros penitenciarios de Jalisco, de los cuales uno fue traducido al inglés. “Tienen mucho que ver con el testimonio de la gente que está ingresada en estos centros y es una manera de trabajar en comunidades, también hemos hecho títulos en centros de rehabilitación, barrios, colonias y escuelas”.

¿Cómo funciona?

Sergio anota que son una editorial que enseña a hacer libros con cartón reciclado. “Somos distintos a las editoriales convencionales porque no hacemos libros para vender, es decir que no es el objetivo directo, sino que hacemos libros para enseñar a hacer libros”.

Por ejemplo, en los centros penitenciarios invitan a las personas para que se inscriban a un taller de edición de libro colectivo, donde hacen la inducción de un libro vacío, el cual tiene hojas en blanco donde los presos hacen sus manuscritos y una vez que se hace una inducción literaria sobre los géneros como el ensayo, la crónica, el relato o el cuento, las personas se identifican con la manera en la que van a narrar y en el libro vacío desfogan sus ideas.

Posteriormente, “La Rueda Cartonera” transcribe los textos, hacen una diagramación, la regresan al centro penitenciario donde ahora hacen un libro de correcciones, las personas firman una carta de sesión de derechos donde se imprimen al menos 100 ejemplares, las portadas ellos mismos las intervienen y se hace una presentación oficial.

Estos libros que precisamente se hacen en los centros penitenciarios, las escuelas o los barrios, los pueden poner a la venta estos mismos grupos o comunidades. “Enseñarlos a hacer libros es para que ellos los sigan reproduciendo, no es para que nos vuelvan invitar a hacer libros, y ellos mismos pueden ser maestros más adelantes con otras comunidades”. “La Rueda Cartonera” se solventa al brindar los talleres y también cuenta con el apoyo de universidades.

Oficio de toda una vida

Sergio recuerda que el gusto por la lectura inició en su secundaria, reflexionaba haciendo versos y escritos, sin embargo, cuando entró a la preparatoria, conoció a amigos que empatizaban con lo que él hacía, “y formamos una especie de grupo bohemio, pero en el barrio, y en él con otros compas, siendo chavos, formamos un movimiento que se llamó Barrios Unidos del Sector Hidalgo (BUSH), donde nuestra labor o forma de entender las cosas para unir a las pandillas o los barrios para que no se pelearan o no nos peleáramos, era expresarnos haciendo conciertos en la calle y revistas literarias callejeras”.

Resalta que él es un escritor urbano con un lenguaje del barrio y la calle. “Escribo relatos e historias del barrio y desde que empecé en el BUSH a la fecha, debo de tener como unos 34 o 36 años escribiendo”. Fong se hizo en el barrio de La Normal y resalta que además también se puede definir como anticronista, “porque todo lo que se ha establecido como cultura, pues está ya ahí, pero lo que procesamos nosotros lo llamamos contracultura, no porque estemos en contra de esa cultura, sino que estamos procesando algo a partir de lo no normativo, de lo que es libre”.

Sergio cuenta que ya tiene editados alrededor de 12 libros más los que pertenecen a antologías. Su obra la gente la puede conseguir en su librería “La Rueda”, la cual está en la calle Prisciliano Sánchez 515 en el Centro Histórico entre Pavo y Federalismo, “ahí vendemos café, vendemos libros de todo tipo, usados, nuevos, cartoneros, de autores independientes y de editoriales independientes”.

El dato

Aprovecha la vitrina

Finalmente, a propósito de que Guadalajara es Capital Mundial del Libro, comparte que en coordinación con Cultura de la ciudad estarán ofreciendo talleres durante todo el año. “Tenemos proyectados 20 talleres en comunidades que estamos proponiendo entre nosotros los cartoneros, la Secretaría de Cultura municipal y compañeros de vinculación, justo para generar territorio en comunidades que están un poco más alejadas del Centro de Guadalajara”.

Temas

Lee También