Logo de aviso informador Logo de circulo informador Logo de gente bien
Jueves, 19 de Julio 2018
null
Economía

Sin TLC, Estados Unidos perdería 50 MMDD al año

Pérdida de empleo, de poder adquisitivo, de competitividad y aumento de la inflación serían algunos de los efectos adversos

El Informador

Cancelar el Tratado de Libre Comercio (TLC) también tendría efectos negativos para la economía de Estados Unidos (EU). Pérdida de empleo, de poder adquisitivo, de competitividad y aumento de la inflación son sólo algunos de los efectos que enfrentaría el vecino del Norte.

Un estudio elaborado por Trade Partnership Worldwide estima que costaría 50 mil millones de dólares (MMDD) anualmente a Estados Unidos salirse del acuerdo comercial. Esta cifra es superior al presupuesto anual del Departamento de Seguridad Nacional que equivale a 42.4 mil MDD.

El análisis toma en cuenta dos escenarios. En ambos el costo de importar o exportar en Estados Unidos aumentaría, mientras que el intercambio comercial entre Canadá y México permanece libre de impuestos.

Luego de las múltiples declaraciones del presidente estadounidense, Donald Trump, amenazando con abandonar el TLC, el representante de Comercio de EU, Robert Lighthizer, reconoció que durante la sexta ronda de negociaciones, que terminó ayer, lograron avanzar, aunque “muy lentamente”.

La próxima ronda será en la Ciudad de México a finales de febrero, luego habría una más en Washington, aunque no hay información oficial sobre si sería la ronda final.

Estimaciones de pérdida de empleo en el corto y mediano plazo (1-5 años)
México: entre 2.3 y 10.3 millones
Estados Unidos: entre 1.8 y 3.6 millones
Canadá: 1.2 millones
Estimaciones de cambios en las exportaciones de México en el corto y mediano plazo (1-5 años)
Canadá: de +3.5% a +60.2%
Estados Unidos: de -17.4% a -62.8%

Moderado optimismo resulta de sexta ronda de negociación

 Ayer concluyeron las negociaciones en Montreal, representantes de los tres países afirmaron que hay avances, pero que “no ha sido fácil”. AP/G. Hughes

La sexta ronda para la renegociación del Tratado de Libre Comercio de América del Norte (TLCAN) concluyó oficialmente ayer en Montreal, Canadá, con un moderado optimismo ante los avances en algunos temas, pero también con evidentes muestras de distanciamiento en puntos clave.

Tras una semana de negociaciones, la ministra de Asuntos Exteriores de Canadá, Chrystia Freeland; el secretario de Economía mexicano, Ildefonso Guajardo, y el representante comercial de Estados Unidos, Robert Lighthizer, expusieron ayer los resultados de las discusiones.

Y aunque los tres países expresaron de una forma u otra que se habían producido avances, todos también reconocieron que las negociaciones fueron difíciles y que todavía queda mucho camino por delante a pesar de que Montreal es, en principio, la penúltima ronda negociadora.

“No ha sido fácil”, reconoció Guajardo en la comparecencia ante los medios de comunicación que siguió a la reunión trilateral que mantuvo con sus colegas canadiense y estadounidense. Aunque reconoció que se “está en un mejor momento ahora” gracias a que se han conseguido “avances”.

Aunque el proceso va “muy lentamente”, Lighthizer espera “avances mayores” en el próximo ciclo de diálogo que se celebrará en febrero en México.

Resaltaron que en esta sexta ronda el progreso se refleja en el cierre del Capítulo de Anticorrupción y considerables avances en los de Telecomunicaciones y Comercio Digital.

“Concluimos un capítulo importante como es el de anticorrupción y avanzamos en otros clave, pero debemos avanzar más rápido porque se lo debemos a nuestros ciudadanos que están viviendo un momento de incertidumbre”, dijo Lighthizer.

Por su parte, el secretario Guajardo señaló que es de alta prioridad para dar certidumbre a los mercados. Resaltó que el capítulo de Anticorrupción incluye “disciplinas muy fuertes”.

Adelantó que los capítulos de Telecomunicaciones, Medidas Sanitarias y Fitosanitarias, así como el de Comercio Digital, se cerrarán en la próxima ronda en Ciudad de México que se realizará del 26 de febrero al 6 de marzo.

Asimismo, Guajardo reconoció el esfuerzo de Canadá por poner sobre la mesa propuestas creativas. Resaltó los “desafíos” para las próximas rondas, pero el avance que se consiga “nos colocará en la ruta correcta”.

El proceso de modernización del TLCAN tendrá una séptima ronda en Ciudad de México del 26 de febrero al 6 de marzo y una octava en abril en Washington, según acordaron los equipos negociadores.                                      

Diversificación, la clave

Se han identificados 130 productos de los sectores agropecuario, agroindustrial e industrial donde México demuestra alta competitividad. EL INFORMADOR/Archivo

Para hacer frente, el Banco Mundial recomendó a México diversificar sus mercados. Explicó que aún si el TLCAN continúa, el país debe aumentar su capacidad de hacer frente a los cambios en la relación con Estados Unidos.

De acuerdo con el estudio “Oportunidades de diversificación comercial de México” realizado por IQOM Inteligencia Comercial para el Banco Interamericano de Desarrollo (BID), los países con los que se debería fortalecer la relación comercial son Canadá, Nueva Zelanda, Australia, Noruega, Japón, los países de la Alianza del Pacífico (Perú, Colombia, Chile), naciones de Latinoamérica y el Caribe, y del Medio Oriente.

El informe identifica 130 productos de los sectores agropecuario, agroindustrial e industrial donde México demuestra alta competitividad y que representan 59% del total de las exportaciones.

Los sectores que se destacan con potencial exportable son el automotriz y el electrónico. Así como el de las máquinas y aparatos mecánicos, equipos ópticos y médicos y otros sectores como el agropecuario, la minería y la fabricación de envases. 

Para lograrlo, los expertos recomiendan que tanto el Gobierno como el sector privado impulsen estrategias para superar las barreras no arancelarias, mejorar los canales de distribución y disminuir los costos del transporte.

Exportaciones de México a EU podrían caer

Las exportaciones mexicanas hacia el país vecino bajarían al menos 62 por ciento. EFE/H. Jeon

El comercio exterior de México a Estados Unidos se desplomaría sin el Tratado de Libre Comercio de América del Norte (TLCAN). Estimaciones de Trade Partnership Worldwide señalan que en cinco años, las exportaciones mexicanas hacia aquel país bajarían al menos 62 por ciento.

Estados Unidos es el mayor socio comercial de México pues 81% de las exportaciones mexicanas son hacia aquella nación; éstas alcanzaron en 2016 un valor de 303 mil millones de dólares de acuerdo con datos de la Comisión Estadística de las Naciones Unidas.

De manera que sin el tratado, el país podría perder hasta 187.8 mil millones de dólares en exportaciones en los primeros años. Esta cantidad sería suficiente para construir 18 nuevos aeropuertos en la Ciudad de México.

El sector que se vería mayormente afectado es el de la manufactura, el que envía más bienes a Estados Unidos. En lo que encuentran otros mercados para colocar los productos, caería la producción de autos, electrónicos, maquinaria, instrumentos ópticos y médicos, así como muebles, entre otros.

También el sector agropecuario y de alimentos tendría problemas. Siendo los más afectados los productores de frutas y vegetales frescos, vinos y licores, botanas y alimentos procesados.

Por otro lado, el estudio de Trade Partnership Worldwide señala que las exportaciones a Canadá se dispararían 60.2%,  que según datos de la Comisión Estadística de las Naciones Unidas subirían apenas 6.2 mil millones de dólares.

China, el gran ganador si cancelan acuerdo

La cancelación del TLCAN provocaría un crecimiento entre 0.07% y 0.16% adicional al PIB de China. AFP/G. Baker

Mientras que acabar con el Tratado de Libre Comercio de América del Norte (TLCAN) traería serias consecuencias económicas para los países firmantes, el gran ganador si desaparece el acuerdo comercial sería China.

Una de las promesas de campaña de Donald Trump es renegociar el tratado o terminarlo al señalar que no ha dejado beneficios para Estados Unidos. Sin embargo, salirse del acuerdo beneficiaría exponencialmente a China, otra nación a la que ha acusado de aprovecharse de su país y que también ha sido blanco de sus ataques.

Un estudio elaborado por Trade Partnership Worldwide señala que a corto y mediano plazo, la cancelación del TLCAN provocaría un crecimiento entre 0.07% y 0.16% al producto interno bruto (PIB) de China adicional a la tasa anual de 6.8%. La economía del gigante asiático está valorada por el Banco Mundial en más de 11.1 trillones de dólares.

Además, en los primeros cinco años se impulsaría la creación de entre 1.7 y dos millones de empleos en aquel país. Cantidad cercana a los que perdería Estados Unidos en el mismo periodo.

China es conocido por los expertos en materia económica como el cuarto miembro no oficial del TLCAN pues se logró colar a los mercados que abrió el acuerdo cuando se unió a la Organización Mundial de Comercio (WTO, por sus siglas en inglés) en 2001. Lo señalan como el culpable de que el tratado no haya tenido los efectos esperados para los tres países firmantes pues los productos chinos desplazaron a muchos que se producían en la región.

El documento de Trade Partnership Worldwide explica que China se beneficiaría de los cambios en el abastecimiento y la producción en América del Norte. Por ejemplo, la interrupción en las cadenas de suministro basados en el tratado impulsaría la competitividad de los proveedores asiáticos en el Pacífico y con ello se incrementarían los bienes y servicios en aquellas economías.

Además, sin el TLCAN, México y Canadá ya no aplicarían tarifas preferenciales a las importaciones de Estados Unidos y les aplicaría aranceles similares a otras naciones como China. Esto reduciría la competitividad de los negocios estadounidenses y se desplomarían sus exportaciones no sólo en la región, si no a nivel mundial.

Este fenómeno provocaría mayores costos de producción y, por lo tanto, los negocios estadounidenses se volverían menos competitivos en esos mercados. Ante ello, los compradores extranjeros abandonarían los bienes y servicios de Estados Unidos para buscar los más baratos sobre todo en países asiáticos.

China, que ya está presente en los mercados que abrió el TLCAN, podría suplir muchos de los productos de Estados Unidos que estarían mucho más caros.

Este escenario no es ignorado por el Gobierno mexicano. Mientras se tensan los diálogos para renegociar el TLCAN, se han dado acercamientos con China, que es el segundo socio comercial más grande de México.
Durante una visita a aquel país en septiembre, tanto Enrique Peña Nieto como el presidente chino Xi Jinping no descartaron la posibilidad de un acuerdo comercial entre ambas naciones.

En noviembre, mientras sucedía la primera ronda de negociaciones del acuerdo comercial, el secretario de Economía, Ildefonso Guajardo, se reunió con empresarios de ambas naciones en Monterrey durante la quinta reunión anual del Grupo de Alto Nivel Empresarial México-China. Durante el encuentro, acordaron impulsar la cooperación entre los servicios financieros y energéticos.