Logo de aviso informador Logo de circulo informador Logo de gente bien
Jueves, 21 de Noviembre 2019
|

Y ahora, los ilegales vienen de retache

Por: EL INFORMADOR

Lo que son las cosas, y eso que se dice que la historia de ningún modo se repite. Pues, nada, que de nueva cuenta, el fenómeno aquél de los tiempos de la recesión de 1929-1934 regresa, pero esta vez corregido y aumentado.

En aquella otra vez memorable ocasión, los buenos vecinos del Norte, ni tardos ni perezosos regresaron a México en furgones para cargar ganado, a más de 300 mil compatriotas que habían ido en pos del “American Dream”, y que como conseuencias de aquella crisis marca diablo, se desplomó en gran parte el esquema productivo de la economía estadounidense, y al quedarse sin empleo millares de obreros gringos, en primera instancia, había que expulsar por las buenas a los intrusos vecinos del Sur, a los mexicanos, que fueron retachados, como se decía; aquellos braceros, legales o no, tuvieron que pasar las de Caín para encontrar de nueva cuenta otra chamba para estar en condiciones de sobrevivir.

Después, claro está, vendría un repunte de la economía del otro lado del Río Bravo, y los braceros volvieron a emigrar en grandes cantidades, pero esto sucedería en los tiempos de la Segunda Guerra Mundial, en donde “América” convocaba a todos los países del hemiferio a que colaboraran con la aportación de su fuerza de trabajo para sostener el espíritu democrático de Occidente, en contra de los malosos líderes totalitarios de la vieja Europa que se empeñaban por cambiar las reglas del juego, en provecho de sus propios intereses.

Pero, ahora el esquema vuelve a repetirse, aunque esta vez matizado por el colorido de nuevas posturas derivadas del especulativo y perverso modelo neoliberal y globalizador, que al decir de Viviane Forrestier, han configurado, ciertamente, “una extraña dictadura”, o sea un régimen político único y planetario, no reconocido, sino impuesto, no reconocido ni aceptado, sino puesto a fuerzas, que rige la explotación en detrimento de las grandes mayorías. Esta dictadura sin dictador, no aspira el poder sino dirigir a quienes lo ejercen.

Y así las cosas, de acuerdo con la anterior teoría, la especulación desmedida y un afán de lucro realmente monstruoso ha resquebrajado al sistema, causando, en primer término, de nueva cuenta, serios daños al aparato productivo y al aparato laboral, generando de inmediato y desde ya, miles y miles de desempleados. Y, esto, sucedido en la ciudadela del capitalismo, afectó, claro está, a los muchos ilegales de mexicanos y de otras partes de América Latina, que están regresando a sus países de origen para tratar de encontrar algún medio de sustento para persistir, ellos y sus familias.

Pero, como es costumbre, las autoridades gubernamentales ni siquiera llegaron a sospechar la aparición repentina de semejante fenómeno, y se han quedado con los brazos cruzados, esperando, como decía Felipe II, el rey burócrata, que el paso del tiempo resuelva el problema.

En esta ocasión, ¡oh sorpresa!, no hubo necesidad de redadas ni necesidad de hacerlas ni de arrear indocumentados, como en el caso del año 29, para obligarlos a dejar el suelo donde se realiza el “Ameican Dream”. Pero, se estima que solamente en el curso del presente año, alrededor de 400 mil trabajadores regresarán al país, con las manos vacías y el ánimo por los suelos, la mayoría, decíamos, en forma voluntaria.
Y la pregunta continúa en el aire: ¿Qué se va hacer con estos desempleados por la crisis gringa? Pues, sólo les quedan dos sopas: o se van a las filas de la economía informal, o se alistan en las de la delincuencia. No hay de otra, porque para nada se conoce de la existencia de un plan de emergencia para estos casos.

MANUEL LÓPEZ DE LA PARRA / Periodista.
Correo electrónico: loppra@economia.unam.mx

Lee También

Comentarios