Logo de aviso informador Logo de circulo informador Logo de gente bien
Viernes, 18 de Octubre 2019
|

Una realidad

Por: EL INFORMADOR


México está dentro de la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económico (OCDE) como integrante al grupo de países ricos, una ocurrencia sexenal que no se entiende cuando se conoce la realidad mexicana: zonas y grupos empobrecidos, altos porcentajes de la población sin acceso a una infraestructura de servicios. Todo un panorama que dice de una ubicación errónea —en la OCDE— que sólo se explica por una equívoca percepción entre lo que se quiere que México sea y lo que en realidad es, dando paso a una ilusoria dañina que construye soluciones lejanas a la realidad en que viven los mexicanos.

Y esta reflexión, de la que han sido sordas muchas autoridades sexenales, se vigoriza cuando Miguel Székely, sub-secretario de Educación Media Superior, de la Secretaría de Educación Pública, acaba de declarar que 40% de los estudiantes de preparatoria no tiene acceso al uso de computadoras… Que las propias escuelas preparatorias no cuentan con facilidades para la integración de computadoras en el proceso educativo; además sólo 10% de los estudiantes de planteles públicos de bachillerato cuenta con una computadora en su hogar y, por si esto fuera poco, sólo 4% tiene acceso a internet.

Una realidad que resulta medular, pues con los promedios de la OCDE en mente, se hacen, implementan y siguen planes para una población que, en México, no existe… planes para una población que en otros países tiene el basamento social y la infraestructura necesarias para su acceso al mundo de las tecnologías de la información y la comunicación. Pero México no está en ese caso. Los beneficios sociales y la infraestructura no se extienden a toda la población, ni siquiera a las mayorías. Así, se ha creado una escisión social profundizada, a lo que se suma un gasto desubicado y resultados empobrecidos, como la propia población mexicana.

Todo lo anterior deja un panorama complejo: un mundo —globalizado— que demanda competitividad, que avanza, no sólo en la sociedad de la información, sino del conocimiento, y un país, México, ingresado a la OCDE sin contar con el desarrollo necesario, gobiernos que, en los últimos sexenios, han tratado de dar una imagen sin sostén, ilusión que ha generado un gasto infructuoso y que no ha atendido las necesidades de niños y jóvenes  en la educación pública.

Así, hoy se enfrenta un problema adicional: el analfabetismo tecnológico. La ausencia de habilidades en el manejo y aplicación de las herramientas de cómputo en los procesos de educación, y más aún en los profesionales. Un problema que debe atenderse desde la raíz antes de la festiva algarabía de estar en el grupo de países ricos… antes de tratar de avanzar en la imaginaria lo que no se ha caminado de la mano de la realidad.

Es por ello que se da la bienvenida a las palabras de Székely, por el reconocimiento claro y directo del problema que representa el pobre acceso de la población de estudiantes a las tecnologías de la información y la comunicación. Porque es en el conocimiento, en el análisis de la situación real, que se podrá avanzar hacia una mejor planeación en la educación pública en México.

LOURDES BUENO / Investigadora de la UdeG.
Correo electrónico: lourdesbueno03@yahoo.com.mx

Lee También

Comentarios