Logo de aviso informador Logo de circulo informador Logo de gente bien
Martes, 19 de Noviembre 2019
|

Recibir al apestado

Por: EL INFORMADOR

NUEVA YORK.- Nadie lo quiere. Pocos se atreven a invitarlo o a recibirlo en casa porque está quemado socialmente, dirían algunos. A los pocos lugares a los que va siempre genera polémica. Mahmoud Ahmadinejad, el presidente de Irán, es un visitante “apestado” en casi todas las democracias de Occidente. Sin embargo, Luiz Inácio Lula da Silva le abrió las puertas de Brasil, y el líder iraní realiza una visita oficial. ¿Pierde Brasil o gana con ello?
Es un tema complicado. Ahmadinejad se ha ganado a pulso el rechazo que genera en el mundo occidental. De entrada, todos sabemos cómo el mandatario iraní ha negado una y otra vez la existencia del Holocausto judío, y cómo incluso ha declarado abiertamente su deseo de “borrar a Israel del mapa”. De igual forma, los medios de comunicación han informado sobre la represión en contra de los ciudadanos iraníes que denunciaron fraude en la pasada elección iraní, así como la muerte de varios activistas, incluida Neda Agha-Soltan, la joven cuya muerte quedó registrada en un video en YouTube. Asimismo, varias organizaciones de derechos humanos han denunciado el asesinato de cientos de homosexuales en Irán.

Sin embargo, Irán es un actor internacional al que no se le debe ignorar. No sólo por sus aspiraciones nucleares, sino por el papel que desempeña Irán en el Medio Oriente. Tanto la firma de un acuerdo de paz duradera entre israelíes y palestinos, como la salida responsable de las tropas estadounidenses de Afganistán y de Iraq, no se podrán lograr si no se toma en cuenta el tamaño y la influencia de Irán en esa zona del mundo. Irán no es Cuba y no se le puede mantener bloqueado del escenario internacional, como el Gobierno estadounidense ha tratado con la isla de Fidel Castro desde 1960, sin haber conseguido la democratización cubana.

Por ello, la apuesta de Lula da Silva es polémica, pero parece ser la correcta. La visita de Ahmadinejad a América Latina también tuvo sus protestas. Varias organizaciones de la sociedad civil marcharon en Brasilia contra él, y varios legisladores del Partido Social Demócrata Brasileño (PSDB) criticaron a Lula por recibirlo.

Sin embargo, con Lula, Brasil se ha convertido en un actor que tiene claras sus ambiciones globales. Conseguir un asiento permanente en el Consejo de Seguridad de la ONU, así como influir en la paz en el Medio Oriente, pasa por dialogar con Irán. Más aún, pese a las críticas de varios congresistas estadounidenses, que le reclamaron al líder brasileño el recibimiento de uno de los integrantes del infame “eje del mal” de Bush, lo cierto es que Lula vuelve a demostrar una vez más que Brasil tiene una política exterior independiente y los ojos puestos en todo el mundo, no sólo en una región. Por demás, el Gobierno de Lula ha puesto un énfasis especial en políticas de género y de no discriminación, por lo que Lula ha optado por dejar que sea la sociedad civil brasileña y el Poder Legislativo el que critique a Ahmadinejad, y Lula no es cómplice de las atrocidades cometidas por ese apestado.

GENARO LOZANO / Politólogo e internacionalista.
www.twitter.com/genarolozano

Lee También

Comentarios