Logo de aviso informador Logo de circulo informador Logo de gente bien
Viernes, 15 de Noviembre 2019
|

Historias de reportero

Por: EL INFORMADOR

Huevos divorciados para los ministros

Los martes en la mañana se reúnen todos los ministros de la Suprema Corte a desayunar, a platicar de cosas que no sean del trabajo (a veces, por regla), a romper la tensión por las discusiones que se generan entre ellos por los asuntos que les llegan. Fluyen chistes, preguntas personales de cortesía, comentarios sarcásticos y de cuando en cuando, anécdotas reveladoras.

Mariano Azuela aprovechó un silencio de uno de esos desayunos, en abril de 2004, para que le oyeran todos. En ese periodo era el presidente del órgano judicial.

Compartió con los otros 10 ministros que fue citado en pleno domingo a Los Pinos para una reunión con el entonces presidente Vicente Fox, quien le dio a conocer el plan del Gobierno de iniciar un proceso de desafuero contra el otrora jefe de Gobierno de la Ciudad de México, Andrés Manuel López Obrador; que le pidió Fox su opinión y que se limitó a contestar que armaran con mucho sustento jurídico el expediente, pues de otra forma fracasaría. Hasta ahí lo que dijo Azuela, acorde a lo que relataron a este reportero algunos de los presentes en el desayuno.

Azuela se ha despedido ya de la Suprema Corte. Está negociándose su relevo que oficialmente entra el primer día de diciembre. Sus ex compañeros en el edificio de Pino Suárez están seguros de que fue el ministro Genaro David Góngora Pimentel quien contó a López Obrador de la reunión confiada por Azuela, cosa que permitió al perredista sumar pruebas a su argumento de que más que un proceso judicial, el desafuero era un ardid político en su contra, orquestado desde la Presidencia. El tabasqueño descalificó públicamente a Azuela. Denunció que en esa reunión el ministro conservador comprometió su apoyo y asesoría legal para descarrilarlo en la carrera. Azuela nunca lo aceptó. La confianza entre dos ministros, distantes ideológicamente pero cercanos en lo personal, se quebró. Y los desayunos de los martes se dan desde entonces con más cautela.

Góngora Pimentel también se va el 30 de noviembre. Su remplazo está igualmente en la mesa de los intercambios políticos entre partidos y Gobierno. En la sala de espera de su oficina extrañarán la pecera con el singular animalito, vivito y coleando, que entretenía a sus visitantes en lo que eran recibidos: un pejelagarto.

Saciamorbos

Se orquestó la liquidación de Luz y Fuerza del Centro, y no hubo una sola llamada a la rectoría de la UNAM para preguntar si temerían algún brote de organizaciones estudiantiles en apoyo de los electricistas. No hay confianza. Ni de ida de ni vuelta. Lo que sí hay son grupos radicales reavivados.

Lee También

Comentarios