Logo de aviso informador Logo de circulo informador Logo de gente bien
Jueves, 12 de Diciembre 2019
|

Hillary y Sarah, tan lejos y tan cerca

Por: EL INFORMADOR

NUEVA YORK.- Hillary Clinton y Sarah Palin son hoy las dos representantes más visibles y opuestas de dónde se encuentra el feminismo en Estados Unidos, y podrían sentarse a tomar un café en breve, como ambas mujeres dijeron el fin de semana bajo el pretexto de la reciente publicación de la autobiografía de Palin.

Hillary Clinton, la mujer de centro-izquierda que casi logró romper lo que las feministas llaman el “techo de cristal más alto”, al obtener más de 18 millones de votos durante la competencia interna por la candidatura presidencial del Partido Demócrata en la elección del año pasado, y Sarah Palin, la mujer de centro-derecha que se convirtió en una celebridad al ser nominada como la primera mujer candidata a la Vicepresidencia de Estados Unidos por el Partido Republicano, manifestaron interés por reunirse a discutir, entre otros temas, la cobertura que los medios de comunicación realizan sobre las mujeres que compiten por un cargo de elección popular de relevancia en Estados Unidos.

A Hillary y a Sarah las separa el abismo. Hillary es hoy tal vez la persona más preparada para ser presidenta de Estados Unidos, mientras que Palin tiene una corta experiencia política, por decir lo menos. Hillary tiene una inteligencia que es reconocida por sus colegas políticos, por hombres y mujeres de Estado de otros países y por activistas del feminismo internacional, al tiempo que Palin ha sabido tener la pericia necesaria para mantenerse vigente y ha desarrollado una sensibilidad política que la está dirigiendo a llenar un espacio que estaba vacío en la derecha estadounidense: el de una mujer que se convierta en la vocera moderada (si la comparamos con Ann Coulter) de los valores tradicionales del Partido Republicano.

Sin embargo, a Hillary y a Sarah las une lo que tal vez une a todas las mujeres que buscan un cargo político en el mundo: el muro invisible de un machismo y de un sexismo que hace que a las mujeres políticas se les juzgue con una lupa distinta a la de los hombres que compiten en el mundo de la política. Tan sólo basta con recordar la cobertura sexista que la mayoría de los medios estadounidenses realizó durante las campañas presidenciales de ambas mujeres como evidencia de que el sexismo sigue insertado en el diálogo público.

Más aún, entre Hillary y Palin se encuentran las islas de la diversidad de un feminismo que no logra conectar y reconciliarse sobre temas como el derecho de las mujeres a decidir sobre su propio cuerpo, pero que empieza a hablar un mismo idioma en torno al necesario empoderamiento de las mujeres. Si se llega a realizar lo que los medios empiezan a llamar “la cumbre del café”, habrá desacuerdos, pero un buen inicio para programar una nueva agenda feminista o por lo menos un diálogo que es necesario para encontrar puntos de acuerdo entre mujeres feministas conservadoras, como Palin, y las feministas más progresistas, como Clinton.

GENARO LOZANO / Politólogo e Internacionalista.
Correo electrónico: genarolozano@gmail.com

Lee También