Logo de aviso informador Logo de circulo informador Logo de gente bien
Miércoles, 16 de Octubre 2019
|

Damnificados

Por: EL INFORMADOR

ENTRE VERAS Y BROMAS             

Un significativo botón de muestra de que ya estamos de regreso, en pleno, a la normalidad, luego de dos semanas tan atípicas como las gripas primaverales que encendieron las alarmas y llevaron a las autoridades a declarar la contingencia sanitaria de la que apenas vamos saliendo: la manifestación, ayer, de un grupo de vecinos de la colonia Jardines de la Paz... en contra del Macrobús.

—II—

Como atento recordatorio para quienes llegaron tarde a la película, la protesta se relaciona con el anuncio, ya no tan reciente, de que en breve comenzarán las obras preliminares para la operación de la proyectada Línea 2 del nuevo sistema de transporte público en la Zona Metropolitana de Guadalajara. Se trata de la línea más extensa y ambiciosa de toda la red: correrá desde Tesistán, al noroeste del municipio de Zapopan, hasta Tonalá, casi en el extremo opuesto de la mancha urbana, pasando frente a la mismísima Catedral de Guadalajara. El malestar de los vecinos recicla los mismos argumentos que ya utilizaron, en manifestaciones similares, sus congéneres de Tesistán: el temor de que el Macrobús altere, para mal, su estilo de vida: que vuelva inhabitables para los vecinos e intransitables para los automovilistas, congestionándolas, las avenidas por las que va a circular; que, independientemente de las molestias cotidianas, haya perjuicios aún más directos, si finalmente se consuma lo que por ahora sólo se rum
ora: que como las avenidas son estrechas para las necesidades del sistema, pudiera haber afectaciones (demoliciones parciales, al menos, de las viviendas, para decirlo con todas sus letras) aún más directas y sensibles para los moradores de la zona.

—III—

El “quid” del asunto, independientemente de la reticencia sistemática del ser humano a las innovaciones que de alguna manera lo afecten, pasa por dos situaciones: la insuficiente información de la autoridad acerca de los puntos finos del proyecto —y, en consecuencia, del impacto que su ejecución y puesta en funcionamiento vaya a tener en todos los sectores sociales—... y la experiencia, de rabiosa actualidad, de quienes supuestamente serían los primerísimos beneficiarios de las obras de renovación de pavimentos y banquetas en el primer cuadro de Guadalajara, y que por ahora se proclaman a voz en cuello como los grandes damnificados por las mismas.

Colofón: por algo decían los antiguos aquello de “Bienvenido, progreso: los que van a morir te saludan”.

Lee También

Comentarios