Logo de aviso informador Logo de circulo informador Logo de gente bien
Jueves, 12 de Diciembre 2019
|

Bucareli

Por: EL INFORMADOR

Vecinos El Gobierno de la Ciudad de México ha creado el más insólito premio de la historia: al buen vecino. Pasado mañana, 15 habitantes de la capital recibiremos el “Diploma de honor en el Bi-Centenario”, “Por su amor a la Ciudad y al Centro Histórico”.

En el antiguo Palacio del Ayuntamiento y en presencia de la Autoridad del Centro Histórico, el Jefe de Gobierno entregará su reconocimiento a un grupo de personas del más diverso origen, profesión y nivel económico, unidas por un denominador común: son actores de su propia vida en el lugar donde se estableció y crece la más antigua cultura urbana del Continente Americano.

Los premiados somos: Luis Ávila Blancas, por su trabajo a favor del arte sacro del Centro Histórico. Salvador Orozco Camacho, propietario de la Hostería de Santo Domingo, donde la comida mexicana alcanza su más alto nivel, heredero de la tradición de “El Oriental”, fundado en el siglo XIX. Tito Briz Garizurieta, propietario del Restaurante El Cardenal, modernizador de una manera muy capitalina de sazonar y servir. Julián Pablo Fernández, por el rescate del patrimonio de Santo Domingo. Rafael Guillen, propietario del restaurante El Taquito, el más antiguo de la ciudad si lo antiguo se califica por tres características: nunca ha cambiado de nombre, nunca ha cambiado de domicilio desde su fundación en 1923 y desde entonces pertenece a la misma familia Guillén que ahora, en su tercera generación, lo cuida como lo que siempre fue: la fonda preferida del barrio. José Herrera Padilla, propietario de la tlapalería La Zamorana, por su promoción de tradiciones populares y conservación del patrimonio intangible. Elda Lucila Guízar de Arias, propietaria de la dulcería de Celaya, en la calle de 5 de Mayo. Dulces hechos a mano ofrecidos en una tienda que parece su estuche. Un lujo contra lo corriente y la corriente. Amador Bernal, el hombre que vende los jugos de frutas más ricos, la juguería más antigua y acreditada del ramo, en la calle de Palma.

Guadalupe Gómez Collada, Directora de la Revista Ritos y Retos, promotora radiofónica y en otros medios de los lugares interesantes y atractivos del Centro Histórico. José Iturriaga, historiador y uno de los primeros que protestaron por la destrucción del centro y procuraron su restauración. Pedro Bocker, vecino, comerciante y protector del centro desde sus antecesores. Carlos Slim, hijo de inmigrantes que hace 100 años abrieron tienda en la calle de Capuchinas, origen de su fortuna y de su dedicación al Consejo Consultivo del Centro Histórico. Carmen Beatriz López Portillo Romano, rescatadora, en dos formas, del convento de San Jerónimo, donde fue monja Sor Juana Inés de la Cruz. Primero respetó el inmueble y luego estableció en él una Universidad de materias prácticas modernas y de humanidades, cuyos alumnos son de familias modestas, de medianos ingresos. Guillermo Tóvar y de Teresa historiador de la ciudad, cronista, conocedor y amante de su gente, calles y tradiciones. Miembro del Consejo Consultivo del Centro Histórico. Y yo, vecino que con el Cardenal Norberto Rivera Carrera integramos el grupo de cuatro nombrados por el Presidente de la República y el Jefe de Gobierno del Distrito Federal en aquella época.

Jacobo Zabludovsky

Lee También