Logo de aviso informador Logo de circulo informador Logo de gente bien
Jueves, 15 de Noviembre 2018
En San Pedro Tlaquepaque, por otro lado, la autoridad reporta grupos de pandilleros de más de 150 miembros. EL INFORMADOR
Jalisco

Municipios de ZMG presumen baja en pandillas

Las administraciones de Zapopan, Tonalá, Tlaquepaque y Tlajomulco destacan la reducción de bandas; Guadalajara labora en censo 

El Informador

El 9 de octubre, un joven fue lesionado en una riña en la Colonia La Esperanza, en Guadalajara. El hecho ocurrió a las 16:00 horas, en el cruce de las calles Concordia e Igualdad.

El agredido contó que estaba con amigos cuando comenzó una riña con integrantes de una pandilla contraria. Él sintió una herida en el abdomen: lo acababan de acuchillar.

Aunque persisten las peleas, el vandalismo y las faltas administrativas que llevan a cabo estos grupos en la Zona Metropolitana de Guadalajara (ZMG), los municipios que integran este perímetro presumieron que se ha reducido su presencia.

En 2014, Zapopan detectó 200. Cada uno con 35 integrantes, en promedio. Pero el encargado del Centro de Prevención de la Comisaría, Jonathan Flores, destacó que esta cifra bajó a 160.

Otro ejemplo es Tlaquepaque, que en 2015 documentó 260. Sin embargo, en febrero de 2017 este número llegó a 212 agrupaciones que tienen impacto en las colonias Hidalgo, Los Altos, Rancho Blanco, San Pedrito, San Martín de las Flores, Las Liebres y Los Puestos, entre otras.

“Eso es una cultura, son grupos de pertenencia, la naturaleza del hombre es pertenecer a algún grupo”, Lucía Almaraz, académica de la Universidad del Valle de Atemajac.

El Ayuntamiento de Tonalá tuvo conocimiento de 68 pandillas en 2016. Entre ellas, la más numerosa era la de “Los Fantasmas”, que operaba en la Colonia Jalisco con jóvenes que asaltaban, robaban y mataban. De acuerdo con la Policía de esta demarcación, sólo quedan 48.

En julio de 2016, este medio de comunicación publicó que frente a la disputa de nueve bandas por el control de la zona referida, el entonces alcalde tonalteca, Sergio Chávez, reveló que la Gendarmería aplicó acciones de inteligencia para reducir los delitos.

El director de Proximidad Social de Tlajomulco, César Martínez, resaltó que en 2013 había 13, principalmente en la Zona Valles, y afirmó que en la actualidad no queda ninguna.

En cambio, en el caso de Guadalajara, no se tienen pistas y los datos con los que cuenta el actual Gobierno son de 2014, cuando se reportó la existencia de 133.

Lucía Almaraz, académica de la Universidad del Valle de Atemajac (Univa), discrepó de las posturas de las administraciones municipales de la metrópoli y afirmó que estos grupos se han mantenido y han evolucionado con la influencia del crimen organizado.

“Eso es una cultura, son grupos de pertenencia, la naturaleza del hombre es pertenecer a algún grupo”, dijo la especialista. 

Tlajomulco asegura que erradicó a sus pandillas en cinco años

Desde 2013 a la fecha, las 13 pandillas que se habían identificado en Tlajomulco de Zúñiga dejaron de existir. Ahora, solamente se pueden identificar ciertos grupos aislados que, si bien delinquen y vandalizan, no se ostentan como pertenecientes a una pandilla como tal, aseveró César Martínez, director de Proximidad Social del municipio.

Estas 13 pandillas estaban ubicadas principalmente en la Zona Valles, en los fraccionamientos Chulavista, Santa Fe y Lomas del Mirador. “Nos causaban dolores de cabeza en el tema de los robos y que los vecinos se quejaban mucho de ellos”.

Sin embargo, en el último censo revisaron sus zonas de influencia y se percataron de que los jóvenes lograron ser contenidos con los programas municipales con los que obtuvieron empleos, muchos se casaron y se alejaron. Otros se dedicaron a otras actividades y hasta hubo quienes se fueron del municipio.

“En 2013 se tenían detectadas 13 pandillas bien establecidas como tal, no el tema de los chavos que se juntaban en las esquinas, sino los chavos que tenían una identidad bien formada. Hasta el momento nos hemos dado cuenta que estas 13 pandillas fueron mermando, en este momento no tenemos tema de pandillas como tal, al momento ya no están ninguna de ellas”.

Sin embargo, admitió que de esta merma hubo una dispersión de jóvenes que aún se dedican a vandalizar o a perpetrar otros delitos. “Sí tenemos grupos de chavos, pero no los podemos manejar como pandillas”.

Explicó que cuando se trataba de pandillas se juntaban los grupos para delinquir. Eran robos a casa habitación, riñas, venta y consumo de drogas, mientras que ahora son jóvenes que se juntan en los parques. “De repente se descontrolan por los problemas familiares, muchos están en estos grupos porque no les dan atención en casa”.

Quienes más delinquen, dijo, son personas que llegan a habitar las fincas abandonadas en los fraccionamientos y ahora son los que más inciden en robo a casa habitación y demás problemas en las colonias. “En las reuniones con vecinos el tema ya no es el de las pandillas, sino de las personas que van de paso por las colonias”.

Zapopan usa rap y artes gráficas para atraer la atención

El Gobierno de Zapopan se ha valido de proyectos de prevención para reducir la cantidad de pandillas, mediante los cuales ofrecen talleres para algún tipo de oficio, deporte o actividades lúdicas en zonas donde hay presencia de pandillas con el fin de que sus integrantes puedan emprender una actividad por sí mismos e influir en su entorno social, manifestó Jonathan Flores, encargado del Centro de Prevención Social de la Comisaría de Seguridad Pública.

En las reglas de operación del proyecto llamado “Zapopan Rifa”, se expone cómo se puede atraer a la población objetivo. “Los intereses de los jóvenes se posicionan en el arte urbano: expresión gráfica y rap. Sin embargo, dado que estas ocupaciones no representan una oportunidad de crecimiento económico a corto plazo por sí mismas, se considera utilizar estas dos actividades como un incentivo para que los jóvenes se acerquen al Programa de Prevención e Innovación Social para el Desarrollo de la Juventud”.

Las autoridades se coordinan con las áreas de inteligencia y estadística de la Comisaría para identificar las zonas de mayor incidencia delictiva relacionada con la actividad de las pandillas. También se imparten pláticas con padres de familia y con los jóvenes para reducir los factores de riesgo y aumentar su protección.

Sin embargo, Flores se reservó revelar los nombres de las pandillas identificadas; sólo precisó que van desde los 10 integrantes hasta unos 50 o 60, como máximo.

“Ese tema nos lo reservamos, de los nombres, para tener nosotros la posibilidad de realizar alguna acción conjunta dentro de las zonas identificadas con mayor incidencia de faltas administrativas y llevar a cabo actividades tanto operativas como programas preventivos”.

El vandalismo, faltas administrativas y las riñas aún se presentan, aunque en su opinión, el fenómeno de las pandillas viene a la baja. “Debido a la evolución generacional nos hemos dado cuenta que este tipo de situaciones de pandillas viene a la baja, por los programas preventivos”.

“Platicamos con ellos para alejarlos de las drogas, para que no se integren a las pandillas y para que se acerquen a programas de trabajo y estudio”.

Dónde operan

Las pandillas operan principalmente en las zonas Centro, Sur y Norte del municipio, en colonias como Arenales, Santa Ana Tepetitlán, Paraísos del Colli, Mesa de los Ocotes, El Vergel, Santa Margarita, Constitución, Arcos de Zapopan y hasta en la cabecera municipal.

El grafiti persiste como un elemento territorial en Zapopan. EL INFORMADOR

Barras de futbol se vuelven bandas en Tonalá

Aunque en Tonalá la Policía municipal también reportó una reducción en el número de pandillas en los últimos dos años, al pasar de 68 en 2016 a 48 en este año, entre las últimas se contaron dos que anteriormente no eran consideradas como tal, pues pasaron de ser barras de equipos de futbol a grupos violentos que vandalizan, informó Juan José Cortés Villalobos, jefe de Comunicación Social de la Comisaría.

“Tenemos identificadas alrededor de 48 pandillas: hay de la ‘Barra 51’ del Atlas, en Loma Dorada, que más o menos hay 50 personas que manejan daños a las cosas, riñas colectivas, alteran al orden público entre porras opositoras porque a veces visitan camiones de otros equipos que van a jugar al Estadio Jalisco, pues son las más numerosas. También ‘La Irreverente’ de Chivas, también de Loma Dorada”. De las 48 pandillas, cuatro se relacionan con equipos de futbol.

Sin embargo, la más peligrosa aún es la de “Los Fantasmas”, que se encuentra en la Colonia Jalisco, donde sus alrededor de 50 integrantes llegan a portar armas de fuego además de que se perpetran homicidios, robos violentos y consumo de drogas. También están “Los Cruceros”, en Santa Paula; “Los Pelones”, en la Jalisco, quienes tienen número similar de adeptos y la misma dinámica violenta.

Cortés indicó que el nuevo comisario, José Octavio García, instruyó a la implementación de programas de acercamiento con niños y jóvenes para la prevención del delito, que incluye la proximidad con las pandillas para ofrecerles alternativas al vandalismo que ocasionan.

“Platicamos con ellos para alejarlos de las drogas, para que no se integren a las pandillas y para que se acerquen a programas de trabajo y estudio”.

En Tlaquepaque se apoyan con programa D.A.R.E.

En el entendido de que el fenómeno de las pandillas está ligado a los problemas de drogas y adicciones, el principal plan utilizado en Tlaquepaque para reducir el número de estos grupos es el llamado programa de Educación Preventiva contra el Consumo de Drogas o Drug Abuse Resistance Education, conocido en Estados Unidos como D.A.R.E., el cual es llevado a las escuelas de nivel básico, manifestó Javier López Ruelas, comisario de la Policía Municipal Preventiva.

En las escuelas primarias los programas se aplican tomando en cuenta que los infantes no han tenido contacto con las drogas; en las secundarias se puede presumir que algunos ya las han probado, pero aún no existe adicción. Mientras que en las preparatorias se preparan en caso de que el adolescente necesite apoyo. “Debemos enfocarnos en la prevención, evitar que lleguen a probarlas y a una adicción”.

“La agresividad depende de los delitos que cometen y el tipo de droga que consumen. Hay algunas pandillas que en realidad son tranquilas, más que pandillas las puedo considerar como bandas, son ‘chavos banda’ que se reúnen en las tiendas, en las plazas, en los parques, algunos de ellos a consumir alcohol, pero ya los que consumen drogas de diseño es un problema más serio porque la necesidad del adicto de consumir droga lo lleva a robar”, detalló el comisario.

Mucha de la presencia de las más numerosas deriva de los años que llevan de haber sido creadas, pues varias fueron formadas por los padres y son los hijos quienes les han dado continuidad. Sin embargo, los programas de prevención han mermado sus miembros, aunque manifestó que también es importante que los papás participen.

“Que les inculquen valores a sus hijos, porque los valores sólo se imparten en la familia, que dialoguen con ellos y tengan comunicación, que se cercioren, que vayan a la escuela y vigilen que hagan las tareas que les asignan en la familia”.

Las concentraciones nocturas, actividad preferida de integrantes de pandillas para “trabajar”. EL INFORMADOR

Bandas no se han reducido, sino cambiado su dinámica: académicos

Contrario a la presunción de las autoridades, las pandillas no se han reducido en cantidad sino que han aumentado en número de integrantes y mutado en su dinámica a consecuencia de la incursión del crimen organizado, explicó Rogelio Marcial Vázquez, académico del Departamento de Estudios de la Cultura Regional de la Universidad de Guadalajara (UdeG).

“Yo no creo (que se hayan reducido) porque el incremento es muy natural, conforme van creciendo los chavos, de nueve, 12, 15 años, van creciendo en número. Además, de hace unos 10 años ahora se incorporan más jóvenes, hace una década se incorporaban de 14, 16 años a las pandillas y ahorita desde los nueve, 10 años empiezan a participar de las pandillas en sus barrios, entonces dudo mucho que sean menos”.

De acuerdo con las investigaciones del académico, el hecho de que las autoridades hayan contado menos pandillas -lo que es muy difícil de hacer- se puede explicar de varias maneras. Una de ellas es que muchas son más cautas con su actividad. “No se dejan ver mucho por cuestiones que tienen que ver que en sus barrios está presente ‘la plaza’ y entonces están más calmados”.

Otras tantas ya no muestran tanta actividad para no llamar la atención de las autoridades al haberse integrado con las actividades criminales.

“Están escondidas, porque muchas pandillas también se insertan en las labores del crimen organizado. Entonces, están más ‘tranquilas’ en sus barrios porque es lo que le conviene a ‘la plaza’”.

Incluso la delincuencia organizada ha explotado a las pandillas para establecerse y expandirse. “La misma ‘plaza’, desde que llegó, aprovechó la organización de las pandillas porque tenían la organización del territorio desde muchos barrios y cuando llegó, se montó, se aprovechó de varias pandillas”.

Y las que se han negado a ser aprovechadas por la delincuencia han padecido las consecuencias, lo que ha derivado en el asesinato de muchos de sus integrantes.

Grupos

Reportados por autoridades municipales
Municipio Pandillas
Tlaquepaque 212
Zapopan 160
Guadalajara 133
Tonalá 48
Tlajomulco 0

*Hasta 2014

Lucía Almaraz, académica de la Universidad del Valle de Atemajac (Univa), coincidió con Marcial en que no hay elementos para asegurar que ha habido una reducción. “De hecho creo que están proliferando debido a que son utilizadas o son aliados de la delincuencia organizada. Aunque no creo que se hayan creado nuevas, las existentes se han fortalecido, es decir, tienen más integrantes, sobre todo menores de edad”.