Logo de aviso informador Logo de circulo informador Logo de gente bien
Domingo, 20 de Enero 2019

Ideas

Ideas |

¡Y siempre continuará presente!

Por: El Informador

Por Xavier Toscano G. De Quevedo

¿Quién consigue detener el tiempo? esa maquinaria que van con su paso lento pero forzoso y fatal que nadie ha logrado, ni jamás habrá persona alguna que sea capas de inmovilizarla.

Qué rápido han transcurrido los años, ya se han cumplido tres décadas, pero aún se mantiene presente en la memoria de los aficionados las trágicas y conmovedoras escenas que se vivieron la tarde del 26 de septiembre de 1984 en la enfermería de la plaza de toros del poblado de Posoblanco.  Francisco Rivera “Paquirri”, el torero más importante de esa época, había sido corneado por el toro “Avispado” de la ganadería de Sayalero y Bandrés, y se debatía dramáticamente entre la vida y la muerte, ante la mirada atónita y confundida de los médicos de plaza.   

El torero gaditano estaba gravemente herido, y en la enfermería los momentos eran de incalculable angustia, un hombre que había vivido íntegramente para su profesión, luchaba por su propia existencia. Lo que esos dramáticos y conmovedores instantes representa en la historia de la fiesta se ha ido acrecentando cada día más con la pátina del tiempo. En el análisis de sus recuerdos, su tránsito por la fiesta, y la remembranza de sus faenas, han ido sumando día a día una mayor jerarquía, porque es “Paquirri” el emblema y la constatación de un oficio que lo llevó a alcanzar la cúspide del torero.      

El maestro del toreo Francisco Rivera Pérez, nació en la localidad de Zahara de los Atunes, provincia de Cádiz un 23 de Marzo de 1948 —contaría con 66 años—  hijo de Antonio Rivera, novillero de principios de los cuarenta, y hermano de José Rivera “Riverita”, que alcanzó la borla de matador en 1967, torero de buenas maneras y artista, pero que no tuvo la continuidad ni la fortuna que se requiere en esta profesión.

“Paquirri”, en cambio, destacó ampliamente de su padre y su hermano, fue un torero muy completo, indiscutiblemente al estilo de los grandes maestros de éste mágico y prodigioso arte como Joselito “El Gallo”, Rodolfo Gaona, el maestro Fermín Espinosa “Armillita” o Luis Miguel Dominguín, porque cubría a la perfección y con inusitada solvencia todos los terrenos del ruedo, dominador en los tres tercios y excelente estoqueador, es decir un maestro consumado en el oficio de lidiar reses bravas.

“Paquirri” se inicia en el mundo de los toros en Agosto de 1962 cuando se presenta sin caballos en la localidad de Barbate, provincia de Cádiz, lidiando reses de Núñez Polavieja.

Dos años más tarde, el 28 de Junio de 1964, debuta con caballos en la ciudad de Cádiz, alternando con José González Copano y Rafael Jiménez con novillos del Márquez de Villamartha. Actuando en la plaza de Zaragoza el 28 de Marzo de 1965, un novillo de Salvador Guardiola le ocasiona su primera cornada seria, pero no obstante la gravedad del percance “Paquirri”, se quedó en el ruedo hasta finalizar la lidia de su novillo, mostrando coraje, entrega y un valor espartano que sería el sello que acompaño al gaditano durante toda su vida torera.

Apenas se habían cumplido dos años de su presentación como novillero cuando el 17 de Julio de 1966 llegó la alternativa, siendo La Monumental de Barcelona —hoy tristemente cerrada— el escenario escogido. Su padrino Antonio Bienvenida, y Andrés Vázquez como testigo con toros de Juan Pedro Domecq, al abrirse de capa en el toro de su alternativa “Paquirri” es corneado y ésta no se realiza.

Pero el torero gaditano llevaba mucha prisa y veintiséis días después los aficionados barceloneses regresaron a su plaza para ver cómo Paco Camino por fin doctoraba al valiente joven de Zahara de los Atunes; fue con el toro “Zambullidor” de la dehesa de Urquijo de Federico, estando de testigo Santiago Martin “El Viti”.

La afición mexicana quería ver a “Paquirri”, su fama aumentaba día a día por todos los ruedos del mundo, así, en el invierno de 1969, llega a la capital de nuestro país para confirmar su alternativa que el domingo 29 de Noviembre le otorga Raúl Contreras “Finito”, estando como testigo Manolo Martínez con reses zacatecanas de José Julián Llaguno; dos vueltas al ruedo en el toro de su confirmación y las dos orejas de su segundo, saliendo de la plaza a hombros de los aficionados.    

Nuestra bella Perla Tapatía por fin recibe al torero gaditano en nuestra añorada plaza “El Progreso” el Domingo 17 de Enero de 1971, alternando con Curro Rivera y toros de San Mateo; dos orejas cortó “Paquirri” en el primero de la tarde.

Regresó el 28 de Febrero en mano a mano con Manolo Martínez y una vez más toros de San Mateo. ¡Qué tarde la de “Paquirri”! cuatro orejas y dos rabos, en los tendidos era la locura, Manolo se fue solamente con una oreja en su espuerta

De 1962 a 1984 habían transcurrido 22 años de exitosa carrera cuando finalmente ... en la sierra cordobesa, en la plaza de Posoblanco, José Cubero “Yiyo” y Vicente Ruiz “El Soro” se han quedado en el ruedo, pero “Avispado” ya había asestado su mortal cornada.  

¡Qué gran torero fue “Paquirri”! hombres como él son los que han forjado la grandeza de nuestra fiesta, son elegidos de Dios, que con su sacrificio y firmeza han conquistado la eternidad, la gloria y la inmortalidad en éste trágico, pero sorprendente y mágico mundo que solamente existe y vive, gracias a la presencia de su Majestad; El Toro Bravo.
 

Lee También

Comentarios