Logo de aviso informador Logo de circulo informador Logo de gente bien
Jueves, 17 de Enero 2019

Ideas

Ideas |

¿Y nosotros por qué?

Por: Diego Petersen

¿Y nosotros por qué?

¿Y nosotros por qué?

Yo sé que citar a Vicente Fox no sólo es políticamente incorrecto sino que uno corre el riesgo de quemarse. Pero la verdad es que lo mejor de los políticos normalmente es lo que más se les critica. El neologismo inventado por Santiago Creel, el “sospechosismo”, es genial. Más allá de las burlas por el lenguaje, la palabra define con una pulcra claridad la actitud de políticos y ciudadanos que ya desconfiamos hasta del “buenas noches” de la abuelita. El “nuncamente” de Alberto Cárdenas hizo época, es el primer adverbio de negación en idioma español, pero nunca no es lo mismo que “nuncamente”, eso jamás, perdón, eso nunca. Fox hizo famosa la pregunta “¿Y yo por qué?”, con la que se sacudió un tema incómodo, pero que dejó claro que hay cosas a las que es mejor no hincarles el diente. Parafraseando al vate de San Francisco del Rincón, lo mismo podríamos decir los ciudadanos respecto a la actitud de nuestros políticos: “¿Y nosotros por qué?”. El pleito entre las autoridades del Gobierno del Estado y del Ayuntamiento de Guadalajara está llegando a niveles absurdos, que afectan ya los intereses de los ciudadanos. El Gobierno del Estado reclama a Guadalajara que no informa ni se coordina con ellos en el tema de pavimentación, lo cual nos haría infinitamente más fácil la vida en una ya caótica y atiborrada ciudad. El municipio, por su parte, se queja que el Estado no rinde cuentas del gasto en los Panamericanos, y que retiró subsidios o sacó del padrón de beneficiados a habitantes de Guadalajara. En la relación con Zapopan tampoco cantan más las rancheras. La descoordinación es patente y patética en obras y proyectos por parte del municipio, y al mismo tiempo se quejan de que el Gobierno estatal les jinetea la lana del Fondo Metropolitano. Seguramente ambos tienen razón, o lo que es lo mismo, los dos están en su absurda lógica electorera que está afectando a los ciudadanos. Con el Congreso y su supuesta apertura a escuchar a las ONG´s pasó algo similar. Ahora resulta que son los ciudadanos los que tienen que presentar las pruebas sobre un asunto que ellos detectaron a través de una auditoría, pero que ellos mismos filtraron a la prensa. Pero encima, como si fueran autoridad judicial, citan a los organismos ciudadanos a comparecer ante una comisión que ya no es la que tiene el asunto. Algo no han entendido los señores diputados: son ellos los que deben rendir cuentas a los ciudadanos, no al revés. Ahora sí que más allá de todo “sospechosismo”: ¿Y nosotros por qué? Fe de burrada: El lector Daniel Sandoval me hizo notar un par de errores en la columna de ayer: el campeonato juvenil fue en Cannes 1975, no en el 79, como escribí yo, y Manuel Manzo no estaba en esa selección. Lección aprendida: a estas alturas del partido uno ya no puede confiarle esos datos a la memoria.

Lee También

Comentarios