Jueves, 02 de Julio 2020
Ideas |

¿Vivir sin auto?

Por: Diego Petersen

¿Vivir sin auto?

¿Vivir sin auto?

¿Se puede vivir sin auto en Guadalajara? De hecho la mayoría de los tapatíos lo hace, pero aspira a dejar de hacerlo y a comprarse un auto lo más pronto posible, no importa si es un auto viejo que le va a dar problemas cada jueves y domingo, que trague gasolina como loco y contamine sin piedad. Todo eso es secundario ante la incomodidad que representan las largas distancias en un transporte público ineficiente.

La ruta que tiene Guadalajara lleva inevitablemente al colapso. No hay inversión en viaductos, puentes o pavimentos que solucione el problema; por el contrario, cada metro cuadrado de pavimento o vía rápida que se construya lo que hará será concentrar el tráfico. No hay, pues, una solución única ni lineal para el problema del exceso de autos; lo que hay que hacer son políticas públicas a mediano plazo que incentiven otras formas de movilidad y otras que desincentiven o aumenten el costo al uso del automóvil.

Lo primero que hay que hacer, lo tenemos claro desde hace por lo menos 20 años, es invertir en un transporte público más eficiente. Los metros o trenes ligeros no son cómodos, al menos no en las horas pico, pero su velocidad compensa con creces la incomodidad y hasta el riesgo inminente de un agarrón. Los BRT son lo más funcional en tiro largos pero que no alcanzan la densidad para un metro o un tren ligero. Los tranvías son ideales para la convivencia con zonas de alta densidad o actividad, pero no son ni los más rápidos ni los más baratos. En fin, hay que hacer el sistema de transporte que requiere la ciudad, no el que quieren los políticos en turno.

Más importante que el transporte es la reedificación. Si vivimos más apretados, los trayectos se hacen más cortos y los servicios, más eficientes. Pero la única manera de que alguien esté dispuesto a reducir su espacio privado vital es aumentando el público. No se puede pensar en redensificar sin mejorar y ampliar el espacio público, y eso va desde recuperar calles y banquetas, hoy tomadas por los coches, hasta aumentar la seguridad en estos espacios.

A la par de los incentivos tienen que venir los castigos al uso del automóvil. No solo hay que regresar al impuesto sobre uso o tenencia del automóvil, sino prohibir el estacionamiento en la vía pública, liberar el precio del estacionamiento y gravar la gasolina para, de ahí, obtener los recursos para invertir en transporte púbico, banquetas, parques, ciclovías, etcétera.

Sí, sí podemos aspirar a vivir sin auto, si nuestros políticos cambian el “chip”, pero sobre todo si, como sociedad, somos capaces de enviar el mensaje y construir el consenso de la ciudad que queremos.

Lo primero que hay que hacer, lo tenemos claro desde hace 20 años, es invertir en el sistema de transporte que requiere la ciudad, no el que quieren los políticos en turno.

Más importante que el transporte es la reedificación:

si vivimos más apretados, los trayectos se hacen más

cortos y los servicios, más eficientes...

Lee También