Logo de aviso informador Logo de circulo informador Logo de gente bien
Martes, 22 de Enero 2019

Ideas

Ideas |

Víctimas contra víctimas

Por: Carlos Loret de Mola

Víctimas contra víctimas

Víctimas contra víctimas

Su legitimidad para levantar la voz es incuestionable. El dolor que han experimentado no merece comparación en ningún ámbito. Hay que verlas, escucharlas, atenderlas no desde la posición de la lástima y la empatía que naturalmente generan, sino sobre todo a partir de descubrir sus inteligencias individuales, sus trayectorias personales y la amarga experiencia que les ha orillado a conocer y experimentar, como quizá nadie más en este país, los callejones oscuros de la “justicia” mexicana, las trampas de la burocracia, la falta de resultados de los ejecutivos, la pasividad de los políticos, la lentitud e inequidad de un sistema quebrado desde hace años. A Javier Sicilia le asesinaron a un hijo en Cuernavaca. A Julián LeBarón le mataron a hermano y cuñado en Chihuahua. A Alejandro Martí le secuestraron y asesinaron a su hijo en el Distrito Federal. A Isabel Miranda de Wallace le secuestraron, ejecutaron y desaparecieron a su hijo también en la capital. A Efraín Bartolomé fue la autoridad del Estado de México quien le rompió en una madrugada casa y tranquilidad. A Marisela Escobedo ya no la dejaron seguir protestando por el crimen de su hija: la mataron a ella en Chihuahua. Aunque son un puñado de historias comparadas con las muchas más de a quienes no debe con indolencia llamarse simplemente “bajas colaterales”, las de estos hombres y mujeres se han vuelto del dominio público porque han sabido encontrar un espacio en la agenda política y mediática del país, se han vuelto —quizá involuntariamente— en voceros de la sociedad y sus víctimas de la violencia. Sin embargo, Sicilia, Martí, Wallace, LeBarón, Bartolomé vienen de contextos distintos y sus posturas políticas chocan. Frente a los temas de seguridad, en los que sin duda tienen toda la autoridad moral y de conocimientos como para hablar, Sicilia y LeBarón rechazan la Ley de Seguridad Nacional, pero Martí y Wallace la promueven. Algunos en la Caravana por la Paz descalifican a Martí por su condición de próspero empresario. Sicilia tiene sus propios enemigos que quieren tacharlo de lopezobradorista. Por estar a favor de algunas de las propuestas del Gobierno, hay guerra sucia desde los radicalismos anónimos contra la señora Wallace. Bartolomé, al preguntársele si encabezaría un movimiento o se sumaría a Sicilia, respondió: “No tengo vocación de conductor de pueblos, y después de Agamenón me cuesta trabajo respetar a cualquier otro conductor”. Que entre las víctimas haya debate —por decir lo menos— no es solamente un reflejo de la polarización que vive el país tanto como de que la violencia no se ha frenado en contextos económicos, sociales ni culturales. No ha escogido víctimas. Ha trastocado de manera dramáticamente pareja la tranquilidad nacional. Y deja claro que a la pregunta de ¿quién va perdiendo la guerra contra el crimen: los narcos o el Gobierno?, la respuesta sin duda es: la sociedad. Saciamorbos Aunque lo niegue, lo tenía como tarea de la que odiaba distraerse: capturar al de La Mano antes de que entrara el siguiente jefe.

Lee También

Comentarios