Logo de aviso informador Logo de circulo informador Logo de gente bien
Miércoles, 22 de Noviembre 2017

Ideas

Ideas |

Verdades en las nubes

Verdades en las nubes

Verdades en las nubes

Me llama la atención el agobio noticioso en que vivimos, muy en especial, y de esto debo culpar a la edad y a reconocer que he sido rebasado hace mucho por la tecnología, me impresiona que en las redes, especialmente en Facebook ha proliferado la moda de transmitir comunicados que yo dudo mucho que alguien los vea, trasmisiones hechas por gentes tan equis como usted o yo que comunican o comentan situaciones que ellos consideran importantes, lo que está bien, no lo critico; sin embargo me pregunto si yo hiciera una trasmisión de ese tipo si alguien lo vería, vamos, la primera vez puede que la viera yo y a la mejor mi amado tormento, esto es, mi actual esposa (que por cierto es la única que he tenido) que es notablemente paciente para fomentar mis babiecadas, capaz que consigo que algún hijo vea un rato y puede que hasta un nieto pequeño que se sorprenda un momento de ver mi gorda figura hablando en la pantalla de la computadora. Eso sería en el estreno, para la segunda vez si yo me viera sería justamente acusado de alienación mental. Por ello creo que nadie los ve, a nadie le interesan salvo ratos de desocupación o amabilidad extrema del vidente.

El tema principal de esos “programas” es soltar netas, decirle al resto de la humanidad doliente, al infelizaje común cual es la verdad absoluta de los términos vitales más profundos de la existencia humana, pero como a ellos y en general a la raza no les interesa lo que yo diga, esa transmisión que ya sabemos no se destruye sino solo se transforma se unirá al resto del éter, del topos uranus o del sitio a donde de vayan libremente revueltas todas las tarugadas que escribimos todos aquellos que no tenemos el pudor necesario del silencio ( mea culpa por los males sociales causados a mi solitario lector).

Lo anterior no entraña ningún secreto, a todos lo que nos gusta es hablar, sin que sea trascendente el hecho de que alguien te escuche o no. Ahora que si alguna persona tiene la amabilidad de escucharte, pues, es muy agradable, hace que el que hable o escriba se sienta importante, desgraciadamente la vanidad no quita lo tarugo pero te nubla la vista. Ahora que hemos mejorado mucho en la elegancia en el hablar, si no me cree vea usted las declaraciones de policías, camilleros y bomberos refiriéndose a algún sujeto al que sucedió algo.

Mi abuelo tenía un rancho al que se dirigía y se tomaba un refrigerio en Tecuala de la hermana república de Nayarit y cerca estaban unos músicos y un amigo de don José que quiso hacerle una amabilidad y dirigiéndose al grupo preguntó:

-¿ Quién es el mañante de esta gente? A señas le señalaron al director y dirigiéndose a éste le dijo:

-Si a mi compadre Zuloaga, le provoca música, antecédasela, yo se la recapacito. Más elegancia ni en Francia.

@carlosmorsa

Lee También

Comentarios