Logo de aviso informador Logo de circulo informador Logo de gente bien
Martes, 22 de Enero 2019

Ideas

Ideas |

Urgencia de los Planes Parciales

Por: Juan Palomar

Urgencia de los Planes Parciales

Urgencia de los Planes Parciales

Las ciudades, como todo organismo vivo, deben regularse a sí mismas. Y Guadalajara se ha regulado a sí misma muy mal. Basta ver cómo la mancha urbana se ha extendido de manera anárquica y perversa, vaciando la ciudad central –la que tiene infraestructuras y servicios-, y echando a perder los valles circundantes con “desarrollos habitacionales” de paupérrima calidad. De esta manera se ha perjudicado grandemente a una población de más de cuatro millones de habitantes, la segunda de este país.

Es evidente, a estas alturas, la falta de gobernabilidad urbana. Es un asunto histórico, una de cuyas raíces reside en la demagogia con la que fue “manejada” corruptamente, desde los años setenta, la venta ilegal de terrenos ejidales que terminaron formando un denso cinturón de precariedad en el que la ciudad ha debido invertir miles de millones de pesos que debieron aportar los responsables de tales fraccionamientos, quienes ganaron, impunemente, una cifra de dinero aún mayor.

De este modo, ante la ausencia de una oferta razonable dentro de desarrollos ordenados y suficientes, decenas de miles de familias -inmigrantes y locales- tuvieron que encontrar en esas áreas solución a sus problemas de habitación. Mientras tanto la ciudad central, el municipio de Guadalajara, perdió 150 mil habitantes en los últimos veinte años. Patéticamente, en el corazón de la ciudad existen al día de hoy miles de viviendas desocupadas y ociosas.

Los planes parciales son la mejor herramienta que hasta ahora se ha encontrado para regular lo que pasa, en términos urbanos, en la ciudad. Son defectuosos, perfectibles, se ocupan solamente de dos dimensiones cuando la ciudad es tridimensional. Pero es lo que hay ahora, y lo que contemplan las leyes.

En el municipio de Guadalajara es particularmente dramática la situación. Es utilizado por centenares de miles de habitantes de otros municipios, su carga de servicios es ya insostenible, requiere urgentemente de una rehabitación que lo haga viable. Particularmente las zonas 1 y 2, las más despobladas, tienen necesidad de una razonable densificación. Y los planes parciales respectivos datan de hace más de diez años. Es de justicia decir que dichos planes, y los de las demás zonas, estuvieron elaborados, consultados y listos para su puesta en práctica en la administración municipal antepasada. Una desafortunada e interesada oposición política en el seno del cabildo echó por tierra, a última hora, esta indispensable medida.

Ahora se lleva, otra vez, adelante el proceso. Transcurre la consulta de los planes para las Zonas 1 y 2. Estos contienen en general medidas razonables y atinadas para una adecuada mixtura de usos y una sana y prudente densificación. Lo que ahora es urgente es que la gente participe, razone, argumente y se llegue a un consenso social para impulsar la Guadalajara viable y deseable, la ciudad que logre obtener, en sus áreas centrales, la oportunidad de renovarse, de aspirar a un mejor futuro. En beneficio de todos, ojalá se logre.

Lee También

Comentarios