Logo de aviso informador Logo de circulo informador Logo de gente bien
Martes, 22 de Octubre 2019
Ideas |

Unidad, sí, pero con Coraje

Por: Pablo Latapí

Unidad, sí, pero con Coraje

Unidad, sí, pero con Coraje

Las iniciativas y desplantes de Donald Trump contra México y contra los inmigrantes en general han despertado un encomiable espíritu de unidad en nuestro país que no se vivía desde los terremotos en la Ciudad de México de 1985. Como si le hubiéramos pagado para que así fuera, el presidente norteamericano se ha encargado de tocar fibras sensibles del orgullo mexicano al grado que difícilmente se encontrará otro país en el planeta, incluidos los del mundo musulmán, donde sea más aborrecido que en el nuestro.

>

Veníamos de días muy complicados: el tristemente célebre gasolinazo, aunado a la impunidad que ha acompañado a los groseros casos de corrupción de ex gobernadores, el aumento de la inseguridad y las pifias constantes del Presidente Peña Nieto, tenían contra las cuerdas a la clase política mexicana. Los niveles de aceptación desde el Presidente hasta diputados y senadores estaban por los suelos, y la irritación popular aumentaba día con día.

>

La primera semana de Trump, con su decreto para construir el muro y el desencuentro con el Presidente mexicano, fue un shock que a todos nos dejó asombrados y atentos al desarrollo de los acontecimientos.

>

Se generó un sentimiento de unidad como país y de orgullo de ser mexicanos.

>

Pero, ojo. La clase política mexicana no puede estar tranquila porque las cosas para ellos no han cambiado; sigue la misma aversión quizás mitigada un poco por lo espectacular de la gestión de Trump.

>

Mucho se habla de que la situación podría ser una excelente oportunidad para que los políticos se reivindicaran con los mexicanos.
Por supuesto que es así, pero para ello se necesita algo que no han tenido hasta ahora: coraje.

>

Necesitan pasar de discursos, pronunciamientos y posicionamientos estériles a los hechos.

>

Debería haber coraje para empezar a combatir la corrupción: ya es hora de que estén en la cárcel los políticos tramposos y ventajosos. Ya es momento también para que hagan algo por aplicar el Estado de derecho: es inconcebible y vergonzoso que contemos con un enorme y caro aparato de justicia que castiga tan sólo el uno por ciento de los delitos.

>

Es momento de entender que el principal problema en México es la pobreza; son más de la mitad de los mexicanos, lo que es bochornoso al ver el dispendio de gobernantes, senadores y diputados.

>

Pero también es tiempo de adelgazar en serio al gobierno.

>

Se habla del porqué era necesario el gasolinazo: vivir con precios reales y no de ficción en los combustibles. Que entonces enfrenten esa realidad también burócratas y políticos; los partidos políticos deben vivir de los recursos que ellos mismos se agencien de manera legal y honorable, y la enorme burocracia mexicana debe ser reducida a la mínima expresión; la indispensable. Es injusto que los mexicanos trabajemos para pagar una burocracia obesa, que por lo mismo es torpe y estorbosa. Que todos esos burócratas dejen el mundo de “los mantenidos” y pasen al de los que tenemos que trabajar y emprender para sobrevivir. Que dejen de vivir la ficción del presupuesto público para entrar a la realidad de los que se ganan el pan con actividades productivas.

>

Pero para hacer todo esto se necesita coraje, mucho coraje. Y mientras no exista, muchos mexicanos seguiremos viendo a la clase política como enemigos, y no como auténticos aliados.

>

Lee También

Comentarios