Logo de aviso informador Logo de circulo informador Logo de gente bien
Miércoles, 16 de Octubre 2019
Ideas |

Una situación muy triste

Por: Carlos Enrigue

Una situación muy triste

Una situación muy triste

De alguna manera la llevada de la Virgen detona en nuestro entorno la última parte del año para concluir con varios festejos que nos anuncian las fiestas de fin de año; si bien no podemos ignorar que las fiestas son recibidas dependiendo del entorno, que en estos tiempos es más bien un tiempo de pesar: los que entienden de estos hechos, muchos de los llamados periodistas de opinión tratan de explicárselos, pero por más que tratan de hacerlo me parece que prevalece en el ánimo de quienes militamos en el glorioso infelizaje un sentimiento de profunda tristeza, de no tener ninguna certeza y de un alto grado, plenamente justificado a mi juicio, de una gran desesperanza.


Hace tiempo que vengo sufriendo el dolor que hechos como los que estamos padeciendo provocaron que intentara escribir —provocado por el hecho de que no puedo entender la brutalidad— un libro que se llamó “Zona de desastre” en el que al no entenderlos hago un homenaje doloroso, un recuento de dolores de muchos años; pues se llegó el día de presentar esta publicación, la que tendrá lugar el próximo jueves 30 a las 19:30 horas en un auditorio que está en las instalaciones del Fondo de Cultura Económica en la antigua La Fayette, hoy avenida Chapultepec, lo que les comunico por si algún solitario lector se interesa en asistir, ahí nos vemos, sin dejar de reconocer que asistir a presentaciones de libros debe de ser considerado como una obra de misericordia.


Por más que escucho y leo que muchos autores quieren dar al problema lo que ellos denominan como “soluciones políticas”, yo no alcanzo a comprender cómo este miércoles en que escribo esto puede mejorar la situación si un gobernador o funcionario renuncia o lo corren, ¿con ello aparecerán los desaparecidos? ¿ las víctimas y sus familias recuperarán la paz de su existencia? Como una reparación no totalmente restauradora —porque el sufrimiento sufrido no puede olvidarse—, yo creo que no, el daño está hecho, pero de forma elemental la autoridad lo mínimo que puede hacer —que debe hacer— es detener a los culpables y que sean juzgados, es lo menos que pueden hacer.


Se dan muchas soluciones que no sé bien qué efectos tendrían, las marchas se suceden en que la justa indignación prevalece, desgraciadamente yo no veo que haya efectos reales, si se dan muchos efectos laterales; otras personas, ciudadanos comunes como lo somos todos, sugieren acciones para restaurar el tejido social, muchas de estas soluciones podrán actuar como condicionantes en lo futuro, temas que en conjunto pueden funcionar, que en sí no son malos, así para compensar muchas autoridades como amortiguadores reparten despensas, becas o dan otros alicientes, cursos educativos, pero entendamos que la solución es, no puede ser otra, que encuentren a los desaparecidos y capturen y juzguen a los culpables.


Por mi parte lo único que se me ocurre sugerir, sabiendo que estoy hablando en el desierto y que mi opinión no es fruto más que de un reflejo de mi propia impotencia, es que sería un avance que cuando menos las autoridades digan la verdad, no es mucho, pero de algo serviría. 

Lee También

Comentarios