Viernes, 14 de Mayo 2021

LO ÚLTIMO DE Ideas

Ideas |

Una orquesta en plenitud

Por: Jaime García Elías

Una orquesta en plenitud

Una orquesta en plenitud

¿Qué no se ha dicho acerca de la Novena Sinfonía de Beethoven…? Se ha dicho lo obvio: que difícilmente habrá un rincón de este planeta en que no hayan resonado las notas del Himno a la Alegría con que culmina. Se ha dicho que “es una obra que abre el alma a todos los que la oyen y los une en una sola emoción, rescatando lo divino que tenemos dentro”. Se ha ponderado que su autor demoró seis años en escribirla y 30 en terminarla desde que, leyendo los versos de Schiller, decidió musicalizarlos para la voz humana e incluirlos en una sinfonía, pero seguramente invirtió toda su vida en concebir y finalmente dar forma a esa cima de una de las expresiones estéticas más admirables que el ser humano ha conseguido crear.

>

Bien. La Novena Sinfonía en Re menor, Op. 125, Coral, fue incluida como plato fuerte en la conmemoración del CL aniversario de la inauguración del Teatro Degollado (el 13 de septiembre de 1866) y el Centenario de la fundación de la Orquesta Sinfónica de Guadalajara, hoy Filarmónica de Jalisco (OFJ).

>

El primero de los tres conciertos con el mismo programa tuvo lugar la noche del jueves en el Palacio de la Cultura y la Comunicación (PALCCO), con sala llena. La participación de la soprano letona Maija Kovalevska; la mezzo Cassandra Zoe Velasco, el tenor César Delgado (mexicanos ambos) y el bajo ruso Grigory Soloviov, más la participación del Coro Municipal de Zapopan, dirigido por Timothy Ruff Weich, sumados al punto de madurez musical alcanzado por la OFJ, magistralmente dirigida por su titular, Marco Parisotto, dieron como resultado una velada memorable.

>

Abrió el programa la Obertura Leonora No. 3, Op. 72a, también de Beethoven, a la que sólo podría objetarse que la trompeta in lontano fue colocada en un palco –no en la lejanía, como demanda la partitura—, lo que, en vez de atenuar, acrecentó el volumen del instrumento.

>

En el primer movimiento de la Coral hubo impurezas aisladas, como excesos en timbales y metales. Del segundo movimiento en adelante la pulcritud del sonido fue al alza. Sobresalieron la delicadeza de las cuerdas con el sutil pizzicato de los cellos en el tercer movimiento, y la primera exposición, en pianissimo, del tema principal del cuarto: detalles que denuncian a una orquesta en plenitud. Y claro, la apoteosis final de la obra.

>

El segundo concierto tuvo lugar el viernes; el tercero y último está programado para hoy, a las 12:30 horas, en el Teatro Degollado.

>