Logo de aviso informador Logo de circulo informador Logo de gente bien
Martes, 13 de Noviembre 2018

Ideas

Ideas |

Una nítida ventana

Por: El Informador

Por Eduardo Escoto

El pasado mes de septiembre se presentó en en el Museo Nacional de Arte de la Ciudad de México la publicación en edición crítica de 15 obras del compositor Jaime Nunó que fueron extraídas del fondo documental localizado por los musicólogos españoles Cristian Canton y Raquel Tovar. Estos investigadores catalanes -como el mismo autor del himno nacional mexicano- se han dado a la tarea de rescatar y revalorar el legado de un músico que ha sido víctima de la fama de su creación más celebrada.

El libro leva por título Jaime Nunó, selección de obras, y fue editado por Mozaic editions con el apoyo del Fondo Nacional para la Cultura y las Artes y el CONACULTA. El doctor Canton ha sacado a la luz estas piezas mediante el estudio de sus manuscritos y en algunos casos de primeras ediciones.

Las composiciones recogidas se dividen en 5 grupos: obras para piano, obras seculares para canto y piano, obras sacras para canto y piano, obras seculares para coro y obras sacras para coro. Este material conforma el grueso de las 115 páginas del proyecto que es presentado en un volumen de cuidada y esmerada edición.

A modo muy general se pueden destacar como rasgos definidos del estilo de Nunó sus líneas melódicas poco predecibles en las que aparecen con frecuencia audaces intervalos, una armonía bien trabajada con modulaciones correctamente empleadas e interesantes disonancias siempre bien resueltas, además de una viveza rítmica de constantes variantes y del abundante uso de síncopas.

De modo más particular se puede precisar que las piezas para piano son muy del gusto de la música de salón de finales del siglo XIX, con un carácter marcadamente afrancesado y de melodías agradables e inspiradas. Lo mismo se encuentra en las obras seculares para canto, aunque en ellas destacan los elementos más propios del lenguaje operístico.

En el caso de sus obras corales, éstas presentan una solvente escritura contrapuntística que no busca hacer alarde de grandes recursos y en donde todo se resuelve sobriamente. Por su parte, sus obras religiosas, tanto las corales como las de voz y piano, no se ciñen a un estilo eclesiástico riguroso y no obstante cierta solemnidad, por momentos no difieren de las composiciones seculares más que por la temática del texto.

Sobresalen el vals para piano Adiós a México, la canción Song of the brook, una versión del Himno nacional mexicano para coro y piano, el Ave María para voz y piano, Storm song para coro masculino a capella y el Te Deum para coro y órgano, cuya escritura se prefirió reducir en la presente edición para hacerla asequible al piano.

El poder conocer estas composiciones por tanto tiempo olvidadas produce una sensación parecida a la que provocan las antiguas fotografías de diferentes etapas de la vida del compositor que ilustran el libro, sobre todo aquella en la que se le puede ver en su estudio en el Carnegie Hall de Nueva York hacia 1892. Una especie de ventana hacia un lejano pasado lleno de logros artísticos que en buena medida están ligados a la historia musical de México.

No sólo los músicos podrán disfrutar de estas creaciones pues se planea presentar (quizá ya el próximo mes) un CD en edición de lujo con las obras aquí recogidas, ejecutadas por el Solistas Ensemble que dirige Xavier Ribes.

De esta forma sus gestores logran colaborar integralmente a la difusión de éste patrimonio artístico al no conformarse con que sus descubrimientos sean apreciados en los círculos especializados donde han ganado ya un merecido lugar, y esto, lo hace más loable.

Lee También

Comentarios