Logo de aviso informador Logo de circulo informador Logo de gente bien
Lunes, 27 de Mayo 2019
Ideas |

Un paseo por Chengdu

Por: El Informador

Por: Roberto Gallegos

Era sábado y, lo más importante, el sol se había asomado en Chengdu, la gran capital de la provincia de Sichuan en China, caracterizada por ser una ciudad donde predomina el clima nublado (el chiste local dice que cuando el sol sale hasta los perros le ladran). Se nos presentaba una oportunidad única de visitar la ciudad en dos llantas. Así que Dahne, nuestro amigo de Warmshowers, Annika y yo tomamos nuestros transportes no motorizados y decidimos descubrir la ciudad montados desde el asiento incómodo.

Nuestro primer destino en esta metrópolis de más de 10 millones de habitantes fue el parque ecológico Jinjiang situado a 10 kilómetros de las afueras de la ciudad. En el camino, por la ciclo vía, pasamos por una carnicería donde Annika logró identificar una peculiaridad china: un gran pedazo de carne con forma de cola de un can. “¿Es eso lo que me imagino Dahne?”, preguntó Annika. “Así es mi estimada, es carne de perro y de hecho es más cara que la de puerco o la res”, respondió con una risa contagiosa.

Después de media hora de pasar por calles no muy transitadas y sumergirnos en el ambiente local llegamos al parque, el cual contaba con un mapa que ilustraba las distintas ciclo vías que se podían seguir. Algunas de ellas marcaban trayectos de hasta 30 km de paisajes verdes y aire puro que hacían olvidar fácilmente los estragos de la ciudad. “Maravilloso”, le decía a Dahne mientras presenciaba un número importante de ciclistas chinos pasar a nuestro lado, entre ellos una pareja de edad madura, quizá en sus cincuentas, que paseaba en su bicicleta doble entre los jardines botánicos y ríos artificiales del complejo ecológico. Por un instante, y aunque la semejanza es muy poca, me transporté a un alegre domingo en bici recorriendo el Parque Metropolitano de nuestra ciudad.

Llegó el mediodía y salimos del parque para almorzar. Aunque nos tomó más de una hora para llegar a nuestro destino, los dos carriles exclusivos en cada sentido para los ciclistas y las señales de tránsito claras y lógicas facilitaron nuestro movimiento. Desde que la bicicleta se introdujo a este país, por el año de 1866, la planeación urbana de todas las ciudades en China contempla carriles que favorecen la coexistencia de los vehículos motorizados y no motorizados, como la bicicleta. Existe un carril amplio por cada sentido de la calle exclusivo para las bicicletas. El tráfico por estas vías es impresionante, pero mucho más tolerable que compartirlo con camiones y carros. Después del parque visitamos un templo budista y hasta fuimos al supermercado. Aquel día recorrimos más de 50 km por la ciudad.

Terminé cansado pero de andar en bici, no de preocuparme por la amenaza de accidentarme con un camión o auto.

En muchas revistas de negocios se habla de que China está haciendo bien las cosas. Claro, esta afirmación la soporta su crecimiento económico de 7.8% en 2012 y la cantidad de construcciones que existen por todos lados. Hay muchas cosas que envidiarle al país de los dragones danzantes en materia económica e incluso social, como sus programas de integración para las 55 minorías que habitan aquí. Sin embargo yo añadiría una cosa más, pues dado que tiene la mayor cantidad de bicicletas en el orbe (cerca de 500 millones), considero que en cuestión de movilidad urbana China también tiene mucho que presumir al mundo.

Lee También

Comentarios