Logo de aviso informador Logo de circulo informador Logo de gente bien
Martes, 21 de Noviembre 2017

Ideas

Ideas |

Trump, el radical

Trump, el radical

Trump, el radical

“Es discurso de campaña”, “se trata de una estrategia para capturar votos”, “no es lo mismo el Trump candidato que el que será como presidente”. Todas estas frases las oímos una y otra vez como justificación para votar por Donald Trump o solamente como discurso de auto convencimiento de quienes no querían votar por Hillary Clinton.

Pero el Trump de la campaña no era un impostor, era el verdadero Trump: misógino, racista, violento, políticamente incorrecto, rayando en lo bestial. La reacción ante el atentado de un supremacista blanco ha dejado desnudo al presidente estadounidense, y cada vez más solo. Trump tuvo que optar entre sus aliados de ultraderecha, su verdadera base social, la poca que le queda, y sus relaciones con empresarios y con su partido. Optó por los primeros: nunca se atrevió a condenar el atentado y por ello perdió la cercanía con empresarios que formaban parte de sus consejos informales, y abrió aún más la brecha con su partido, que dicho sea de paso, nunca lo fue.

¿Por qué Trump prefiere a Alt-Right que a los Republicanos? Porque ellos son los verdaderos artífices de su llegada a la presidencia. Steve Banon, desde Breitbat y Richard Spencer desde Radix (dos diarios de internet que promueven los políticamente incorrecto y la supremacía de las razas europeas) le dieron contenido y discurso a un movimiento que, basado en el derecho a la identidad, generaron el movimiento que soportó la campaña. Los republicanos han dado muestras fehacientes de que no quieren la relección del magnate neoyorquino: les ha salido muy caro como partido los errores del presidente, el más impopular de la historia de ese país y han tomado distancia en decisiones importantes e incluso bloqueado algunas que eran fundamentales para el presidente, como el desmantelamiento del sistema de salud conocido como Obamacare.

El tuit de ayer, referente al atentado en Barcelona, en el que hace alusión al general Pershing (”Estudien lo que el general estadounidense Pershing le hacía a los terroristas cuando los capturaba. ¡No hubo más terrorismo islamista en 35 años!”) quien, supuestamente, mató a un grupo de 49 guerrilleros islamitas en Filipinas mojando las balas en sangre de cerdo y dejó solo a uno vivo para que lo contara al mundo, está pensado para el aplauso y beneplácito de los radicales. Es con ellos y para ellos que quiere gobernar, y sin duda será con ellos con quien buscará su reelección en la Casa Blanca.

¿Puede sobrevivir Trump tres años y medio más en la presidencia con una popularidad tan baja, con los medios en contra, el capital alejado y sin el apoyo del Partido Republicano? Se antoja complicado, pero en el inter lo que veremos es un Trump cada día más radical y más alejado de los códigos políticos tradicionales. Esto apenas empieza.

 

Lee También

Comentarios