Logo de aviso informador Logo de circulo informador Logo de gente bien

Ideas

Ideas |

Tarifa, ruta empresa y elecciones

El cambio más importante en el transporte público son las rutas empresa. Los que saben nos lo han dicho desde hace años: el modelo hombre camión no solo es ineficiente, sino que quien acaba pagando esas ineficiencias no es el propietario del camión y poseedor del permiso, ese nunca pierde, sino el usuario. La transformación del sistema ha sido una batalla de varios años. El gobierno anterior lo intentó, pero no pudo hacerlo, entre otras cosas porque el marco legal requería ser adecuado al nuevo modelo.

El primer gran logro del gobierno de Aristóteles Sandoval fue la adecuación de la Ley de Movilidad esa que permitiría, ahora sí, dar el paso al nuevo sistema que todos conocemos como ruta empresa. Presumieron la ley como si una norma cambiara la realidad, pero bueno, ese es mal de todos los gobiernos en México. El gobierno de Aristóteles está a punto de terminar y hoy por hoy solo hay una ruta empresa funcionando y al borde del naufragio por dos factores: el prepago, impuesto desde Siteur y que no está funcionando como debe, y la falta de adecuación de la tarifa. Aunque la tarifa de 9 pesos para las rutas empresa fue acordada desde hace meses es hora que no se aplica.

El gobernador Aristóteles Sandoval ha entrado de nuevo en la falsa disyuntiva de la tarifa. Su discurso, desde principios de su sexenio ha sido proteger al usuario por la vía de mantener baja la tarifa del transporte. Desde el momento en que redujo la tarifa, arbitrariamente y sin consultar a la comisión, tras el accidente de la prepa 10 se puso la soga al cuello: el aplauso de los ciudadanos le duró unas semanas; el problema del transporte lo ha perseguido todo el sexenio.

Si no se libera la tarifa de 9 pesos para la ruta empresa y se hacen las adecuaciones para que el segundo camión, en caso de ser necesario, cueste 4.50 como fue acordado en la Comisión el sistema no va a funcionar y la implementación del resto de las rutas quedará para mejor momento. ¿Qué le conviene más al gobierno de cara a las elecciones del 2018: no subir la tarifa o modernizar el sistema de transporte? Sin duda lo segundo. Lo que es claro es que las dos cosas no ocurrirán. Los transportistas no tienen ninguna prisa, pues han vivido desde hace años con este sistema semi formal que les permite manejar a su antojo el servicio y el negocio. La decisión de transformar o perpetuar el sistema está en manos del gobernador.

PS. Qué es más grave: que Augusto Valencia haya subido el desafortunado tuit en el que decía que si tan buenos eran los rectores de ITESO y Univa por qué había egresados de esas universidades tan corruptos o que siga sin entender la bestialidad de su comentario. No entiende que no entiende, diría el clásico.

Lee También

Comentarios