Logo de aviso informador Logo de circulo informador Logo de gente bien
Domingo, 20 de Enero 2019

Ideas

Ideas |

Tan mal, tan mal, no salió lo del INE

Por: Ivabelle Arroyo

Tan mal, tan mal, no salió lo del INE

Tan mal, tan mal, no salió lo del INE

La centralización de procesos a mí me da grima, pero no comparto la opinión de quienes ya ven infiltrados de los avernos en los consejos electorales locales con los nuevos nombramientos. Que no exageren: la selección de consejeros electorales con el nuevo formato de designación en el INE no ha salido tan mal. No hablo sólo de Jalisco: me refiero a todos los estados en donde hay renovación.

Con el nuevo esquema de nombramientos de consejeros electorales pasaron tres cosas:

Primero: se dio entrada a instituciones académicas y civiles con trabajo previo y sólido en el terreno electoral. Pienso en las universidades e institutos de investigación que participaron tanto en el diseño de las preguntas de los exámenes como en la revisión de los cerca de 300 ensayos que presentó cada uno de los candidatos. Claro, cada una de estas instituciones también tiene intereses, no hay lugar santo, pero estos intereses no se alinean —aunque puedan cruzarse— ni con el INE ni con los partidos ni con los juegos políticos locales.

Segundo: la innovación no destruyó mecanismos institucionales de protección de derechos. Viciados unos, con razón o sin ella, los ministros del tribunal electoral garantizaron el derecho de réplica de los aspirantes. Los inconformes pudieron apelar la decisión y pedir revisiones a su candidatura.

Tercero: se permitió una participación sana de los partidos políticos. Esto es importante; cuidado con satanizar y llevar al absoluto demoníaco el juego partidista. No olviden que la competencia entre ellos es lo que permite la democracia electoral. En este proceso los partidos tuvieron la oportunidad de vetar candidatos y hacer consideraciones fundamentadas en contra de ciertos aspirantes. Así panistas vigilaron a priistas, estos a perredistas, estos a panistas y a la inversa y alternar.

Los tres elementos anteriores tienen puntos a corregir pero en una primera evaluación general del proceso de elección de consejeros electorales, estoy convencida de que el balance es positivo. No intento decir que los académicos sean irreprochables, que los consejeros del INE sean santos, que los tribunales sean justos, y los partidos honestos (no se rían), más bien intento poner sobre la mesa el cruce de intereses que resultó de esto.

Sigo creyendo que esto podía hacerse con un esquema mucho más federalista y respetuoso de las dinámicas locales, pero creo que el resultado de esta primera etapa es defendible.

Pero ahora sí, ahora viene lo bueno: ¿cómo van a operar los nuevos consejeros en el esquema local? Tienen muchos retos enfrente y muy poco tiempo para organizarse, pero lo inmediato será buscar aliados en el lodoso mundo de los congresos locales y oficinas de gobierno para conseguir el presupuesto del próximo año, aún atado a las decisiones partidistas locales.

Y por favor avísenles: no es necesario que pierdan el capital ganado. En política existe el arte de actuar con independencia y, al mismo tiempo, con mano izquierda. Crucen los dedos para que aprendan rápido.
 

Lee También

Comentarios