Logo de aviso informador Logo de circulo informador Logo de gente bien
Lunes, 21 de Octubre 2019
Ideas |

Si el ébola llega a Guadalajara

Por: Carlos María Enrigue

Si el ébola llega a Guadalajara

Si el ébola llega a Guadalajara

Lo que hace semanas nos parecía tan lejano – al grado que mi versión de Word ni siquiera reconoce la palabra y me la marca como error ortográfico – ya no lo es tanto. Y es que después de ver el tema como exclusivo de africanos, la semana pasada se registraron una serie de casos de la enfermedad en Estados Unidos y corrió el rumor de que en Tabasco ya había una víctima que mostraba signos fatales – lo que a la postre fue desestimado, pues solamente se trató de una cruda de tres días por haber agarrado un pedo con Bacardí Solera.
 
Pero por más que uno diga que deberíamos estar más preocupados por no acabar hipertensos de tanta Maruchán o dementes de ver Laura en América, la verdad de las cosas es que, por si sí o por si no, no estaría de más que fuéramos pensando en los do’s and dont’s de una epidemia de ébola.
 
Estimamos que, de llegar dicha enfermedad, uno debe estar consciente de las siguientes cosas:
 
i. Morgan Freeman se quedaría en Estados Unidos. Toda gran peste merece tener a una gran voz para narrar tal tragedia; sin embargo, por derechos derivados de la película “Epidemia” el señor Morgan no podrá hacerlo para nuestro país, por lo que necesariamente dicho papel tendrá que ser cumplido por alguno de los hermanos Bichir o en su defecto por el que narraba la de “Y tu mamá también” – quien luego fue corrompido por el poder y narrado la publicidad de Calderón.
 
ii. El gobierno compraría las reservas internacionales de “Mejoral”. Tal como se hizo con lo de la gripe porcina – y que tan aclamado fue en los foros internacionales – nuestros altos mandatarios mandarían hacer una compra valiosa por medio presupuesto nacional de puros Mejorales y Mejoralitos para así tener algo que repartir en los centros de salud para que no cunda el pánico y empiecen los saqueos de televisiones en el Walmart.
 
iii. Los brujos del Mercado Corona no servirían. Para aquellos que no crean en las bondades de Bayern y que suelan optar por medicinas alternativas basadas en la sapiencia milenaria de adictos al peyote, cabe aclararles que el acudir con los brujos que estaban en el Mercado Corona no será de mucha utilidad ya que la credibilidad de estos, tras el incendio, ha quedado en entredicho, pues si no fueron capaces de prever que se les iba a chamuscar el changarro mucho menos capacitados están para solucionar un problemón de estas dimensiones.
 
iv. En el IMSS darían incapacidades falsas. Luego, luego, si por ejemplo el brote se da en Chihuahua usted encontrará que Ramírez, el soldador, no se ha aparecido en una semana quesque le pica mucho el ébola y trae una comezón de locos. Así, por más que haya cientos de kilómetros entre el foco del brote y la fuente de trabajo, no faltará el vivales que llegue después de días diciendo que eso del ébola sí se siente re gacho y que es uno de los síntomas de mejora el llegar con un bronceado envidiable.
 
v. La gente se lo pretendería curar con limón. Dentro de la idolatría jalisquilla al cítrico, se destaca por sus funciones curativas – además de sustituto de gel para el cabello. Así, en cuanto haya un enfermo no va a tardar en llegar una tía a quien nadie le habló y cuyos comentarios son raramente bienvenidos a sugerir que le hagan un té de limón pues ella cuando era chica así se curó seis veces de esa ébola.
 
vi. Llevarían a los infectados al Omnilife. Ante una contingencia de ese calibre nada resulta de más utilidad que la cuarentena. Ahora bien, no es necesario que se declare un toque de queda como sucedió en los países donde se originó la enfermedad – y que como resulta obvio no dio frutos – sino ir a medidas extremas y excluir cualquier contacto humano llevándolos al recinto de las cabras, lugar en donde tendremos la certeza no habrá nuevos focos de contagio.

Lee También

Comentarios