Logo de aviso informador Logo de circulo informador Logo de gente bien

Ideas

Ideas |

Seguridad en Libertad

Seguridad en Libertad

Seguridad en Libertad

La buena noticia es que se pusieron de acuerdo. De entrada, eso habla bien del gobernador y de los alcaldes que finalmente entendieron que con problemas de seguridad perdemos todos, comenzando por ellos, y que de nada sirve echarse la bolita en estos temas, pues el ciudadano terminará, como es normal, cargándoselo a todas las autoridades porque todos son responsables de brindarnos seguridad. Esa es su obligación primaria y cuando falla, todo lo demás es lo de menos.

Es una buena noticia que se hayan dividido la ciudad por cuadrantes y que podamos saber en lo sucesivo qué zona es responsabilidad de quién. Eso ayudará sin duda no solo a que dejen de echarse la culpa mutuamente sino a tener criterios más claros para evaluar, para exigir y, esperemos, para brindar un mejor servicio a los ciudadanos.

Homologar los sueldos no está mal, pero en realidad lo que hay que homologar es la calidad de los policías. Es cierto que el primer paso para que tengamos policías del mismo nivel en toda la Zona Metropolitana es que los sueldos sean iguales, pero conforme comiencen a implementar las políticas se darán cuenta de que el problema no es solo de pesos y centavos sino sobre todo de capacidades.

Otra buena noticia es que vayan a aumentar los policías ministeriales, los abogados de oficio y el personal técnico del servicio forense. De entrada, eso significa que han decidido dejar de pelearse contra los molinos y echarle la culpa al nuevo sistema de justicia penal y en cambio van a tratar de hacer las cosas bien, o si se prefiere, mejor. Si los jueces están soltando a tantos detenidos es porque las policías, municipales, ministeriales y científicas no están haciendo bien las cosas. Cambiar el discurso por acciones para solucionar el problema es un gran avance.

Reducir horarios de bares y restaurantes no servirá de mucho. Recuerdo al menos tres ocasiones anteriores en que se ha impuesto la reducción de horarios de venta de alcohol y de cierre de bares y antros y nunca ha servido para nada, salvo para incrementar la corrupción y la recaudación de los inspectores. Soy de los que cree que nada bueno pasa en una fiesta después de la dos de la mañana: los chistes se repiten y los borrachos son exponencialmente más enfadosos, sin embargo, está más que probado que restringir libertades no brinda más seguridad.

Está muy bien que exista un mapa criminógeno y que éste sea público. Lo que me parece una aberración es que digan que el mapa debe ser usado para la autoprotección, para, dicen, que cada persona sepa los riesgos que corre al asistir a una zona determinada. Eso es el equivalente a decir que sobre aviso no hay engaño y lavarse la culpa. En lo dicho: la obligación del Estado es brindarnos seguridad en libertad.

Lee También

Comentarios