Logo de aviso informador Logo de circulo informador Logo de gente bien
Miércoles, 22 de Noviembre 2017

Ideas

Ideas |

Se Borró la Diferencia

Se Borró la Diferencia

Se Borró la Diferencia

La elección del pasado 5 de junio terminó de borrar las posibles diferencias entre los partidos políticos. “Todos son lo mismo”, diría el viejo Simón, y tendría toda la razón, una vez más.

Aquellos que crecimos pensando que las lealtades hacia un partido político tenían que ver con una plataforma ideológica y una forma de ejercer el poder no entendemos cómo se puede dar lo que pasó el domingo de elecciones: la derrota del PRI en Veracruz por un ex priista que fue postulado por una alianza entre el PAN (la otrora derecha) y el PRD (la otrora izquierda). Don Manuel Gómez Morín, fundador del PAN, y Heberto Castillo, ideólogo de los partidos de izquierda, seguramente se están retorciendo en sus respectivas tumbas.

Y la mejor referencia para comprobar este desaparecer de las diferencias entre los partidos fue el electorado, que en resumen votó por sacar al partido en el poder en turno en los estados donde cambiarían de gobernador, sin importar mayormente el color ni del entrante ni del saliente. El electorado buscó que llegara otro diferente al que estaba. Fue un voto contra el sistema de partidos aunque, en la perversión del sistema, ese voto fue apoyando precisamente a un partido o una alianza. Los independientes no cuajaron.

Será difícil ahora tratar de entender o de predecir qué va a pasar en los próximos meses en materia electoral; y lo único claro es que la ciudadanía seguirá viendo con hartazgo y desconfianza a todos los partidos y sus grillas.

El país políticamente hablando parece desbalagado. El PRI muestra síntomas de ruptura cuando los militantes tradicionales, a los que se señala como culpables de la derrota en las elecciones, tratan de curarse las heridas seguramente sacrificando a alguna de las cabezas, pero estarán totalmente enfocados en pensar en un candidato que les pueda tratar de salvar la elección presidencial del 2018, lo que se ve harto difícil.

El Presidente Peña parece haber bajado personalmente la cortina de su sexenio, no piensa dar la batalla, y en lugar de verle dando golpes de autoridad como podría ser meter a la cárcel a los grandes corruptos como los son los gobernadores salientes de Veracruz, Chihuahua y Quintana Roo, lo seguiremos viendo impulsar iniciativas como el uso medicinal de la mariguana o el matrimonio igualitario, que con todo respeto para quienes las promueven son temas muy menores comparados precisamente con la impunidad, la corrupción y la pobreza en México.

Las demás fuerzas estarán haciendo su lucha por tratar de encontrar y colocar un candidato.

Veremos muy poca acción gubernamental ante esta incertidumbre política: aunque quizás sea lo mejor que nos pueda pasar, como en España, donde llevan meses sin ponerse de acuerdo para formar un gobierno y el país mientras camina en paz, sin sobresaltos, quizás mejor que si tuviesen un gobierno.

Lee También

Comentarios