Logo de aviso informador Logo de circulo informador Logo de gente bien
Sábado, 19 de Enero 2019

Ideas

Ideas |

Rigidez o flexibilización

Por: Vicente Bello

La política económica del país se aupó, obsesiva, sobre esa atmósfera de por sí carga de estática del Congreso de la Unión. Señal, sin duda, de la proximidad de la fecha en que el Ejecutivo Federal deberá presentar, el 8 de septiembre próximo, sus propuestas de los presupuestos de ingresos y egresos y de política macroeconómica en 2012. Este debatir de los presupuestos por adelantado incluye, por supuesto, el ingrediente electoral de 2012. Y todo cuanto se discute ahora necesariamente tiene una relación político-electoral. La Comisión de Desarrollo Rural de la Cámara de Senadores se reunió el viernes pasado con representantes de organizaciones agropecuarias y con funcionarios del sector crediticio para opinar sobre la política al respecto que el Gobierno federal dice impulsar a través de la Financiera Rural y los Fideicomisos Instituidos en Relación con la Agricultura, mejor conocido como el FIRA, por sus siglas. Allí, senadores como Heladio Ramírez López, priista del sector campesino, dijo respecto de los créditos algo que todo el mundo sabe: que no llegan a los pequeños ni medianos productores por la falta de garantías. Y por lo tanto, resolvió el priista, “las reglas de operación para el financiamiento en el sector agropecuario deben flexibilizarse”. El jefe de la Unidad de Banca de Desarrollo de la Secretaría de Hacienda y Crédito Público, Luis Madrazo Lajous, también le entró al terreno de las obviedades y reconoció que “el empleo en el medio rural es el que menos se ha recuperado”. Por ahí, el FIRA, en voz de su titular, Rodrigo Sánchez Mújica, intentó ponerle color a la reunión y dijo que los Fideicomisos bajo su égida canalizaron, en lo que va del sexenio de Felipe Calderón, 400 mil millones de pesos al sector agropecuario y atendió a un millón 500 mil productores. Aportó los siguientes datos: sólo 6% de los productores mexicanos están totalmente integrados al mercado, “porque cuentan con la tecnología más avanzada para riego, fertilización, mejora de semillas y maquinaria. Un 18 % están integrados sólo parcialmente, y 76% no tienen acceso a mercado alguno. Y son los que “se encuentran en el nivel de autoconsumo y sobrevivencia”. El reto principal de FIRA, dijo su titular, es incrementar el número de productores con acceso a servicios financieros, “ya que se prevé una ampliación de riesgos, pero esta situación podría solucionarse con innovación en los productores financieros, tecnología y conocimiento”. El jueves, pero en la Cámara de Diputados, el vocablo flexibilización también dio de qué hablar. Ha cobrado fuerza un nuevo elemento en el debate de marras, precisamente la flexibilización de las reglas de operación del gasto público para los gobiernos de los estados. En eso están los priistas. Dos elementos presupuestarios están por convertirse en factores de negociación: La derogación del IETU o del ISR, y la flexibilización de las reglas aquellas para los estados, ha advertido este viernes el diputado del Partido del Trabajo, Mario di Costanzo. Ojalá sostuviera el PRI su dicho sobre la desaparición del IETU, pero presumiblemente no lo hará, decía Di Costanzo,  por la sencilla razón de que el priismo ha mirado el gasto público de 2012 como “un instrumento de corporativismo político electoral en sus 19 gubernaturas. Y para ello requiere que las reglas de operación se ablanden”. Más allá de lo que digan los opositores al PRI, es un hecho el que el Gobierno federal, desde los tiempos de Vicente Fox, haya estado utilizando las reglas de operación, rigidizándolas al extremo de que hay subejercicios groseramente grandes en la parte correspondiente al gasto social, para partirle la chapa al partido que más gubernaturas tiene (19), el PRI. Mediante las reglas de operación, el Gobierno, sin duda, ha politizado la aplicación del presupuesto de egresos de la Federación. Es la pelea de cada año que la Cámara de Diputados sostiene con la Secretaría de Hacienda. Y la proximidad de la elección presidencial de 2012 incorpora argumentos con tinte partidista, evidentemente.

Lee También

Comentarios