Logo de aviso informador Logo de circulo informador Logo de gente bien
Jueves, 23 de Noviembre 2017

Ideas

Ideas |

Resistencias a megaproyectos

Resistencias a megaproyectos

Resistencias a megaproyectos

El capitalismo neoliberal se ha convertido en una “máquina depredadora” que busca la máxima ganancia a través del despojo de poblaciones y territorios. Buena parte de estas acciones de despojo y reorganización de territorios, ocurre mediante los llamados megaproyectos, que son acciones de inversión privada con el objetivo de generar negocios lucrativos, y regularmente acompañados por leyes de despojo y fuertes inversiones de dinero público.

En este momento en la Zona Metropolitana de Guadalajara y en Jalisco, hay varios megaproyectos. Tres de ellos se han discutido ampliamente en este mes: el megaproyecto turístico de Chalacatepec en la costa de Jalisco; el megaproyecto inmobiliario comercial llamado Iconia; y el megaproyecto hidráulico de la presa El Zapotillo y el pretendido acueducto a la ciudad de León. Todos ellos respaldados ampliamente por los gobiernos en turno, pero también cuestionados y resistidos por las comunidades donde pretenden llevarse a cabo.

En el megaproyecto de Chalacatepec, las autoridades ambientales dieron su autorización a la empresa Rasaland para emprender un cuestionado desarrollo turístico en el ejido Morelos, municipio de Tomatlán.

Se trata de un arriesgado proyecto de inversión pública y privada que pone en riesgo delicadas áreas ambientales. Los ejidatarios cuestionan de origen la legalidad de la propiedad en estos terrenos que son ejidales y que sin embargo según la empresa fueron adquiridos a pequeños propietarios. Por si fuera poco, están en riesgo 93 millones de dólares de los trabajadores al servicio del Estado de Jalisco, cuya inversión fue decidida de manera arbitraria por las autoridades del Instituto de Pensiones del Estado (Ipejal).

Iconia es el nombre del megaproyecto inmobiliario comercial que pretende construirse en terrenos municipales destinados originalmente para el parque Huentitán. Ahora se busca construir el desarrollo inmobiliario más ambicioso de la ciudad (18 torres de departamentos y un edificio de 62 pisos para oficinas) mediante el despojo del terreno municipal y con el riesgo de abrir un proceso de gentrificación que modificaría el entorno social y urbano de esa zona de la ciudad.

El megaproyecto hidráulico de la presa El Zapotillo y el acueducto a León, no sólo ponen en riesgo la vida de tres pueblos (Temacapulín, Acasico y Palmarejo), y el abasto de agua para varios municipios alteños por el trasvase de agua hacia León; también se está convirtiendo en un proyecto que está dilapidando recursos públicos (de Guanajuato, Jalisco y la Federación) para favorecer a la empresa española Abengoa que está en virtual quiebra en su país. De manera absurda y cuestionable, el Ipejal decidió invertir 630 millones de pesos (mdp) en Abengoa, de los cuales ya perdió prácticamente 70 por ciento de ellos, es decir, unos 440 mdp.

Todos los megaproyectos son resistidos por las comunidades donde pretenden desarrollarse, pues saben que de imponerse podrían modificar de manera sustancial sus condiciones de reproducción de la vida. Por eso deben detenerse y los gobiernos deben dejar de invertir dinero público para favorecer los negocios privados.

Lee También

Comentarios