Logo de aviso informador Logo de circulo informador Logo de gente bien
Lunes, 21 de Enero 2019

Ideas

Ideas |

Renault, Nissan, marcas populares y el futuro de la industria

Por: Sergio Oliveira

Renault, Nissan, marcas populares y el futuro de la industria

Renault, Nissan, marcas populares y el futuro de la industria

Louis Schweitzer llegó a Renault casi sin querer. En los años 80, la empresa francesa perdía dinero a una velocidad que le llevaría inevitablemente a la quiera. Entonces el gobierno francés era amo y señor de la empresa, por lo que envío a ese tímido hombre nacido en Suiza y educado en Francia, especialista en números, para encontrar una solución para la crisis.
Schweitzer percibió que había que mejorar la calidad de los productos de la marca, el mayor talón de Aquiles de Renault, pero también era necesaria una reforma en la producción, que incluía el cierre de algunas fábricas, algo que los poderosos sindicatos obviamente no querían ni siquiera pensar. Con habilidad política, Schweitzer poco a poco fue logrando sus objetivos, aunque para alguien con su inteligencia, salvar a Renault de una crisis parecía muy poco. Y él demostró que fue muy poco.


La familia de Louis Schweitzer muestra claramente la fuerza de la genética que lo formó. Su abuelo, Albert Schweitzer, ganó el Nobel de la Paz en 1952. Su padre, Pierre-Paul Schweitzer, fue Director General del Fondo Monetario Internacional entre 1963 y 1973. Pero el más conocido en su familia es sin duda su primo, el filósofo y escritor Jean-Paul Sartre.


Esa agudeza mental lo llevó a ser el Jefe Ejecutivo de Renault en 1992, puesto en el que quedó hasta 2005. También le proporcionó la capacidad de entender que Renault, como había sido hasta entonces, resultaría inviable, por lo que era imperativo hacerla global. Su primer intento en esa dirección fue adquirir la sueca Volvo. Sin embargo, el fracaso en esa negociación permitió que su movimiento posterior fuera todavía mejor, ya que la entonces ya sana Renault, adquirió a finales de los años 90, 34.5% de las acciones de una tambaleante Nissan. Juntas, ambas empresas son hasta ahora el caso de mayor éxito de alianza entre dos grandes fabricantes de automóviles.


No fue todo lo que hizo Schweitzer. También en los años 90, él hizo un movimiento que no muchos entendieron, al adquirir la entonces obscura y desconocida marca rumana Dacia. También estableció la importantísima operación conjunta con Samsung en Corea, base de producción de muchos de los productos más exitosos de la Alianza globalmente, entre ellos la nueva X-Trail que se vende en Estados Unidos, donde se llama Rogue. Otra acción, mucho más reconocida y aplaudida, fue reclutar al brasileño Carlos Ghosn quien trabajaba para Michelin.


Resultados palpables


Los resultados de esas acciones son palpables hasta hoy. En el primer semestre de 2014 Dacia fue la marca europea de mayor crecimiento. Gracias a sus números, Renault pudo exhibir una subida de ventas del orden de 4.7%. Dacia, creció 23%. Y Carlos Ghosn, luego de salvar espectacularmente a Nissan como ya había hecho con Michelin, se transformó en uno de los ejecutivos más importantes de la industria automotriz global. Schweitzer, por lo tanto, no sólo hizo con excelencia su trabajo mientras estuvo en Renault, también la preparó para el futuro de una manera que hasta ahora, parece impecable.


Carlos Ghosn aparentemente, está teniendo algunos problemas luego de los primeros y espectaculares años al frente no sólo de Nissan, también de la Alianza Renault-Nissan. Uno de esos problemas es el relanzamiento de la marca Datsun, que no ha logrado el éxito esperado en mercados como el de India e Indonesia, aunque le ha ido algo mejor en Rusia. Otro problema que se percibe es la salida de algunos de sus más cercanos colaboradores. El primero fue el francés Patrick Pelata, a consecuencia de un escándalo sobre un supuesto caso de espionaje, en el que Pelata terminó pagando las consecuencias de actos que, se especula, no fueron suyos. Más recientemente el portugués Carlos Tavares dejó la presidencia de Renault para asumir el mucho más importante cargo de Jefe Ejecutivo del grupo PSA Peugeot-Citroën. Luego Johan de Nysschen salió de la presidencia de Infiniti para irse a comandar a Cadillac. Y por último, en el pasado mes de septiembre fue el turno del británico Andy Palmer, quien dejó el cargo de Jefe Operativo de la Alianza para asumir el de Jefe Ejecutivo de Aston Martin.


Una de las claves del éxito corporativo es tener la gente correcta para sustituir ejecutivos que ocupan puestos importantes. El más delicado de ellos puede ser la sucesión del propio Jefe Ejecutivo. Schweitzer ha mostrado grandeza incluso en este aspecto. Carlos Ghosn necesita hacer todavía más de lo que ha hecho para mostrar al menos el mismo nivel de visión de su antecesor, claro, además de arreglar otros “detalles” como Datsun. La salida de colaboradores muy cercanos y que todos consideraban estar en la línea directa de la aún relativamente lejana salida de Ghosn por retiro, causa un revuelo en la Alianza y muestra a candidatos que aparentan tener la madera para ello, como el español José Muñoz, ex–presidente de Nissan Mexicana y hoy responsable por las operaciones de la marca en las Américas.


Me queda claro que Carlos Ghosn es uno de los más visionarios ejecutivos de la industria mundial, pero como andan las cosas en este momento, me parece que su antecesor Louis Schweitzer, dejó una huella mayor que la que muchos le dan crédito por ello, mientras que el celebradísimo Ghosn aún le falta para dejar un verdadero legado.

Lee También

Comentarios