Logo de aviso informador Logo de circulo informador Logo de gente bien
Sábado, 25 de Noviembre 2017

Ideas

Ideas |

¿Qué hacer con este calor?

¿Qué hacer con este calor?

¿Qué hacer con este calor?

Sí, todos lo sentimos y cada año recordamos con cariño a toda la panda de asnos que decidieron que poblar esta sucursal del infierno era una maravilla en los meses de abril, mayo y junio. Así, indudablemente uno se plantea la posibilidad de mudarse a Anchorage y evitarse de forma plena tanto calor y tanto anuncio relativo al zika, dengue y demás maldiciones tropicales.

Sin embargo, la realidad de las cosas es que uno – como suele suceder – termina enraizado en este lugar y por mucho que amenace con construir una casa en pleno glaciar Perito Moreno, al final de cuentas se va a quedar en esta noble y leal, y terminará por apreciar poéticamente a las jacarandas, las primaveras y los tabachines que no podrían lograrse si es que no hiciera este calor del perro.

Sin embargo, el que estemos amarrados aquí no impide que se tomen medidas concretas para que se combata tanto sufrimiento, y, si bien la solución más simple sería el comprar un aire acondicionado, existen otras alternativas que si usted no cuenta con el capital o es más marro, pueden terminar dando el gatazo.

Entre las muchas posibilidades están las siguientes:

(i) Echar una buceada en el aljibe. Sin tener que desembolsar en molestas cuotas del club o esperar turno en las albercas públicas, usted podrá pasar la tarde echando una buceada en su aljibe o en su tinaco. Esto, además de refrescarlo le servirá para saber qué tan bien se está haciendo la limpieza en su casa puesto que si encuentra llantas o pedacera de hierro tarde o temprano Protección Civil lo puede desalojar pues así empiezan las grandes calamidades.

(ii) Ir al seven a dizque escoger una bolsa de hielo. ¿Se ha fijado como la gente se suele acercar sin comprar nada a los refrigeradores de las tiendas? ¿No? Pues le sugerimos que la próxima vez, en lo que llega el camión, aproveche y haga la finta de que está interesado en comprar la bolsa de hielo que está hasta abajo, así, entre todas las maniobras su cuerpo regresará de 73 grados a algo razonable.

(iii) Sacar la mecedora a la calle. Gran forma de construcción de ciudad, muy promovida por la hoy regidora y luciérnaga ciudadana Lupita Morfin, pocas cosas igualan el evitar el calor sacando el mobiliario de la casa a la calle para echar barrio con los vecinos.

A esto, la excusa de armar chambritas que nadie usará en el invierno dará pie para que las doñas puedan tejer en grupo mientras se quejan de lo que sea.

(iv) Citar a los clientes en el Agua Azul. Bien puede resultar el afirmar que los asuntos notariales son mejor discutidos a la sombra de un laurel de la India para evitar ver a su clientela en la oficina y verse mejor en tan buen parque que tenemos.

Cosa tan sencilla como el quedar de verse en la Concha Acústica y ya de ahí buscarse la mejor de las banquitas. El faje de los vecinos en nada debe perturbar la seriedad de la reunión.

(v) Aplicar la chela norteña. Producto de años de experiencia y no para descartarse sin análisis está el imitar la forma de conducir de toda persona que habite arriba de Acaponeta, para lo cual se requiere una mínima inversión de una lata de cerveza, la que será correctamente colocada en la entrepierna y la genitalia para así bajar de un soberano fregadazo toda la temperatura corporal.

En fin, sabemos rupestres las ideas pero este maldito calor termina por atrofiar todos.

Lee También

Comentarios